*

X
Las grandes corporaciones se enfrentan hoy a un escenario que tiene una clara advertencia para ellas: descentralizar y abrirse, o morir..

anticorp

Hace un par de décadas cuando internet empezaba a perfilarse como nuevo paradigma para la conslidación de la llamada "sociedad de la información", el profesor del MIT, Tom Malone, comenzó a imaginarse las posibles repercusiones de esta nueva faceta de la humanidad.

Su ejercicio imaginario quedó impreso en distintos artículos y reflexiones escritas que definían proyecciones concretas para esta nueva era. Entre ellas aparecía una condena contra las grandes megacorporaciones al afirmar su "descentralización y externalización", lo cual eventualmente derivaría en un modelo de ecosistemas industriales formados por redes de nodos activados y sintonizados. Evidentemente este escenario que Malone previó hace 20 años no contempla la supervivencia del tradicional modelo corporativo.

La principal razon de este transformación atiende a que los grandes conglomerados estan simentados sobre estructuras extraverticales, originalmente diseñadas para economizar los llamados "costos de transacción", costos implícitos en la coordinación y el intercambio de información entre los equipos y células involucrados en la cadena de producción o servicio. Sin embargo estos costos, con la aparición de las holo redes distribuidoras de información, se desvanecieron.

Este fenómeno resulta en que pequeñas organizaciones tienen la misma efectividad de interconexión que las grandes corporaciones verticales, pero además gozan de todos los beneficios de construir en campo abierto: flexibilidad, inmediatez, agilidad, y cooperación orgánica. Esto representa una ventaja competitiva tal que es suficiente para pensar que los millones de Davids terminarán por expulsar a las decenas de Goliats del nuevo mercado.

Hoy surgen de manera casi espontánea compañías que se crean en unos cuantos días, contruyen redes de trabajo entre varios proveedores y unos cuantos empleados, quienes trabajan en conjunto para resolver un proyecto en particular. Al término de este los integrantes se dispersan o reacomodan en sus respectivos sitios. Eventualmente todos los involucrados volverán a conformar distintos equipos humanos, en su mayoría con lineups inéditos, y enfrentarán una nueva aventura productiva.

Durante una entervista en 1998, Malone afirmó a la revista Wired:

"Imagina a un AT&T que se fragmenta no en dos o tres grandes compañías, sino en doscientos o trescientos mil pequeñas compañías"

Al parecer el escenario descrito en los párrafos anteriores plantea dos simples opciones para las grandes corporaciones que han dominado sus respectivos mercados durante las últimas dos o tres décadas: agonizar lentamente hasta que los muros del imperio comienzen a desmoronarse, o descentralizarse voluntariamente en pro de modelos orgánicos de organización laboral.

"Esta especie de radical y voluntaria descentralización, representa una atractiva y viable alteranativa para las grandes compañías"

Por su parte Paul Graham, "el papa oso" de los startups de tecnología, se explica así la insostenibilidad corporativa:

"Resulta ser que la regla que afirma que las organizaciones grandes y disciplinadas triunfan, necesita ahora un pequeño apéndice al final con la advertencia: únicamente en escenarios que cambian lentamente. Nadie sabía lo que pasaría cuando el ritmo del cambio alcanzara cierta velocidad"

Más allá de las acertadas predicciones del profesor Malone, y las explicaciones de Pappa Bear Graham, lo que podemos confirmar es que la velocidad con las que nuevos escenarios surgen o se desvanecen, y la fugaz vigencia de hábitos, módelos, y paradigmas, amenazan la estabilidad de algunos de los pilares más sólidos en la cosmovisión de las sociedades contemporáneas, lo cual indiscutiblemente nos lleva a afirmar que estamos viviendo una era apasionante.

Via Wired: The New New Economy: More Startups, Fewer Giants, Infinite Opportunity

Programa tu propio dinero

The New Socialism: Global Collectivist Society Is Coming Online

Secret of Googlenomics: Data-Fueled Recipe Brews Profitability

Con la crisis económica y la circulación gratuita de información en internet, el periodismo enfrenta una encrucijada: transformarse o desaparecer
1-quien-mato-a-los-peridoicos Hace tan solo unas semanas los principales grupos editoriales de Estados Unidos y la Gran Bretaña se reunieron en Londres para definir el futuro de los medios impresos. Ante el avance de Internet las ventas de periódicos en todo el mundo han ido a la baja y parece que la tendencia no va detenerse; la costumbre de leer periódicos (de papel) parece ser ya una cosa tan antigua como los heraldos o los edictos pegados en la plaza del pueblo: aunque las nuevas generaciones se informan, a veces desde más de una fuente, este proceso se realiza en línea. El dilema de los periódicos es que, según ellos, han acostumbrado a sus usuarios a que les “regalen” sus contenidos; aunque aún existen algunas excepciones, la mayoría de los medios ponen a disposición del público internauta las versiones completas, a veces con más información, de sus publicaciones. Durante dicha reunión se habló sobre la posibilidad de “cobrar por entrar”, tal como lo hace el diario Reforma; obligar al internauta a pagar por lo que lee. Por supuesto que esta propuesta fue criticada de manera amplia en la blogosfera. Tal vez aquí el problema no sea tanto el cobrar por contenidos o el buscar la forma en que los tradicionales negocios de medios impresos sigan siendo esas inmensas y monolíticas instituciones. Aquí la situación es que la red ha hecho evolucionar la forma de dar a conocer las noticias y contenidos a un nivel que los grandes conglomerados se niegan o temen reconocer. Los periódicos enfrentan la perdida de clientes de sus versiones impresas y además la exigencia que su contenido sea libre, sin embargo la principal preocupación de éstos debería ser la cada vez más extendida ciudadanización de los medios informativos. En la actualidad abrir un blog es tan sencillo como inscribirse a un correo electrónico y tan fácil de administrar; cualquier ciudadano con rudimentos de redacción así como un teléfono con cámara es un reportero en ciernes; la “gente de la calle”, sobre todo la más joven, está creando una serie de medios alternativos que están dando el punto a las grandes instituciones. En muchos casos no solo están ganándoles con una pasmosa velocidad de reacción ante acontecimientos si no que también, por su misma naturaleza, están generando una opinión libre de intereses, más sincera y más comprometida con su público; de la misma forma estos reporteros, aunque son independientes son muy colaborativos, es decir, forman redes a través de similares para así dar mayor cobertura y fuerza a sus contenidos. Un ejemplo muy claro de esto fue el accidente del vuelo 1549 de US Airways que, antes que cualquier medio institucional, ya habían sido colgadas infinidad de fotos en Flikr casi todas ellas tomadas desde teléfonos celulares; una cobertura imposible para un medio tradicional ya que, en este caso, fueron miles los usuarios que de manera colaborativa subieron las fotos al sitio. Los diarios tienen que re inventar su esquema; estamos ante un cambio similar al de la invención de la imprenta o la radio, tal vez mucho más profundo y trascendente para nuestra civilización y su futuro. Los contenidos de Internet con cobro, no son populares y los usuarios van a preferir los más cercanos y gratuitos. Este es el momento para replantear y modernizar un modelo de negocio que fue inventado en el siglo dieciocho.

Armando Reygadas / Colaborador PS

Blog del autor: Reseñando Más Información: ¿Muera la Prensa, Viva Internet? Imagining A City Without Its Daily Newspaper Reunión de principales grupos editoriales Fotos del vuelo 1549 (Flickr)