*

X

Con esta naturaleza se convive todos los días en Japón (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/14/2017

Kunito Imai es un fotógrafo que en los últimos años se ha dedicado a capturar la vida natural de Tokio y sus alrededores

Japón es un país cuya cultura podemos asociar, entre otras muchas cualidades, con cierta singular delicadeza. Su poesía, su forma de practicar una religión como el budismo, incluso algunas de sus prácticas de comportamiento más cotidianas.

Esta característica encuentra un correlato en la naturaleza del país, lo cual podría parecer en un momento sorpresivo o inesperado pero quizá, si lo pensamos mejor, es totalmente coherente si consideramos que en no pocas ocasiones las obras mayores de la creatividad humana han nacido de la observación de la naturaleza.

Las imágenes que compartimos son obra de Kunito Imai, un fotógrafo amateur que desde hace algunos años se ha dedicado a capturar con su cámara la vida natural de Japón. 

Ante la calidad de las imágenes es difícil hacer coincidir ambos rasgos –amateur y “desde hace algunos años”– pero, según cuenta él mismo, sólo cuando cumplió 40 años de edad (en el 2001) se atrevió a retomar el sueño que tuvo en su juventud de convertirse en fotógrafo de la vida salvaje, sin ninguna formación previa y armado con nada más que su cámara y su intuición. Poco a poco fue refinando su técnica y, junto con el estudio del efecto de sus fotografías en redes sociales, llegó a delinear su estilo, preferencias y más.

El haiku es sin duda una de las formas poéticas más conocidas de Japón, a la cual muchos identificamos con la métrica silábica de sus versos (5-7-5). No siempre se sabe que otra de sus cualidades canónica es que el haiku suele tener una alusión a la estación del año o al entorno natural en que fue compuesto. 

De manera afín, Imai considera a sus fotografías haikus visuales, en los que no está exenta la influencia de pintores como Monet, a quien admira y quisiera emular por el manejo que hizo de la luz en sus obras. “Aprendí más del impresionismo que de la fotografía”, declaró Imai en una entrevista.

Cabe mencionar asimismo que muchas de sus imágenes provienen de paseos que el fotógrafo realiza en Tokio o sus alrededores, en donde la naturaleza no está en contradicción con el modus vivendi de una gran metrópoli. De hecho, Kunito asegura que ahora se observa más vida natural en su ciudad que hace 30 años, cuando él era niño.

Imai –que se encuentra en Instagram como @ikunito– se ha convertido ahora en un fotógrafo que comienza a ser considerado profesionalmente. Y justificadamente, pues sus imágenes han llegado a ser tan refinadas que nos entregan una idea cabal de la delicada naturaleza de Japón.

 

También en Pijama Surf: Menos cosas es igual a más felicidad: la vida minimalista de este japonés es un buen ejemplo

Dona de manera inteligente: este sitio te dice dónde donar para hacer que tu donación cuente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/14/2017

The Life You Can Save investiga seriamente dónde se necesitan donaciones en el mundo y qué organizaciones son las más efectivas y transparentes

A menudo, una persona busca donar y ayudar económicamente a una causa, pero no confía en las instituciones o cree que su donación no hace realmente una diferencia. O en algunos casos, simplemente no somos conscientes de lo que una donación inteligente puede hacer, especialmente si ésta es constante y no sólo fruto de la conmoción de un momento trágico. En realidad, siempre se necesita ayuda en el mundo. 

Cifras de UNICEF en el 2011 mostraban que 6.9 millones niños de menos de 5 años mueren al año por enfermedades relacionadas a la pobreza; esto significa 19 mil muertes al día. Como señala Peter Singer en el primer video, no es importante que estos niños no viven cerca de nosotros, que no podemos verlos o que los medios no hablan de ellos. La ayuda puede ser tangible y verdaderamente influyente. Por ejemplo, si le damos dinero a la fundación Against Malaria, esta fundación puede comprar redes y puede evitar que un niño muera de esta enfermedad.

La idea de Singer es combinar el corazón -que motiva a ayudar- con la cabeza -que la hace efectiva. Para ello se creó el sitio Life You Can Save, el cual evalúa a las organizaciones altruistas más importantes del mundo y ofrece una calculadora para que puedas ver el impacto real de una donación particular. El proyecto de Peter Singer y Charlie Bresler ha creado desde el 2014 reportes anuales muy completos sobre el estado de la filantropía en el mundo, la transparencia de las compañías y los resultados de sus trabajos.  

La tesis de The Life You Can Save es que en realidad una donación sí puede hacer un importante impacto en la vida de alguien que lo necesita, pero es importante dirigir bien los esfuerzos. Si uno hace eso, no hace falta donar gran cantidad de nuestros ingresos, aunque esto siempre será genial, si se quiere hacer.

Diversos datos sugieren que se necesitan 125 mil millones de dólares para eliminar la mitad de la pobreza mundial al año; por ejemplo, en Estados Unidos se gasta en alcohol, tan sólo en 1 año, unos 116 mil millones. Así que no es difícil encontrar algo de dinero que podemos tener para donar, si reducimos mínimamente algún hábito innecesario. En el mundo hay millones de personas que viven con menos de 2 dólares al día, por lo cual donar un poco es significativo. Una excelente cita al respecto es esta de Edmund Burke: "Nadie hizo un error más grande que quien no hizo nada porque sólo podía hacer un poco".

Sin duda, la forma más humana de ayudar es involucrándote con las personas que necesitan ayuda, darles no sólo tu dinero sino tu tiempo, conectando con ellas en todos niveles. Dicho eso, al menos dar dinero y dedicar un tiempo a averiguar dónde ese dinero puede ser efectivo es algo que uno puede hacer que tiene impacto y beneficio, así que no debemos dejar de hacerlo.