*

X

5 mujeres convierten el sexo casual en un hermoso proyecto artístico

Arte

Por: PijamaSurf - 03/24/2017

Las artistas convirtieron el sexo casual de la mujer en arte. El resultado: una exposición con el nombre #OneNight en la Doomed Gallery de Londres

En términos generales, el feminismo es un movimiento que busca la equidad de género –y sexos– mediante el empoderamiento de la mujer. Si bien las luchas feministas en Europa son distintas a las que surgen en América Latina, e incluso en África o Asia, existen temas que convergen hacia el bienestar global tanto de la mujer como del hombre como, por ejemplo, la libertad sexual. 

Ejemplos pueden sobrar en torno a este tema, pero quizá hay uno con mayor popularidad: él, en su afán de mostrar destellos de su hombría, es capaz de enlistar con cuántas mujeres ha tenido sexo casual; ella prefiere guardarse esa información para evitar que la tilden de “zorra” o directamente de “puta”. En otras palabras, si la mujer decide tener una vida sexual casual igual de cotidiana que un hombre puede provocar reacciones no sólo negativas sino también contrarias a las que obtendría el sexo opuesto. 

Con el objetivo de generar una toma de conciencia y normalizar la sexualidad de la mujer,  un colectivo de mujeres que surgió en el London College of Communication, en el Reino Unido, dio vida a Skin&Blister. Mediante una serie de fotografías profesionales, Sophie Davis, Marta Gut, Francesca Oldfield, Dafne Salis y Laura Solomons decidieron enfocar el sexo casual –también conocido en inglés como one night stand– de las mujeres.

El resultado, aquel en que las artistas convirtieron el sexo casual de la mujer en arte, derivó en una exposición en la Doomed Gallery de Londres con el nombre #OneNight. En palabras de Davis:

Quisimos montar una exposición que transmitiera un poco más de reto que antes, una exposición que encarnara la libertad y la falta de inhibición que el acto físico de ‘sexo casual’ sugiera. A todas nos gustó el hecho que implicaba el título pues podía sugerir muchas cosas, y la naturaleza provocativa relacionada con lo sexual –en especial desde la perspectiva femenina.

Mediante el proyecto fotográfico, las cinco mujeres examinan cada aspecto de la masculinidad y los estrípers masculinos (Oldfield), la vida continua de los úteros en bronce (Salis), una instalación sonora de la fantasía femenina (Solomons), retratos formales (Gut) y retratos de desnudos de The Unresolved –un documental de Davis acerca de extraños que conoció en clubes, cafés y otros sitios. De alguna manera las cinco mujeres, de diferentes edades, bagajes culturales y experiencias, usaron su deseo de sororidad para apoyar las carreras creativas de cada una de ellas. 

El objetivo de Skin&Blister, esperan sus creadoras, es que pueda compartir experiencias que puedan dar apoyo a otras mujeres que lo necesiten. 

 

Fotografías: Broadly Vice

 

 

Hombre corre desnudo en compañía de caballos salvajes por los campos de Islandia (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 03/24/2017

Nick Turner presenta este diálogo entre la naturaleza y el hombre, entre lo indómito del entorno y el deseo de retornar a ese paraíso perdido

La fantasía de vivir en contacto con la naturaleza es una de las más poderosas e intensas que anidan en la mente del ser humano, prácticamente desde siempre, como si en nuestra memoria tanto personal como colectiva perviviera un deseo intenso de volver a una época, acaso inexistente, en que nuestra especie era una con su entorno, una suerte de paraíso perdido en el cual no teníamos necesidades pues éstas tenían satisfacción en el momento mismo en que surgían, gracias a la inagotable generosidad del mundo.

Quizá por ello, porque ese supuesto retorno ha sido inspiración lo mismo de poetas y artistas que de políticos e incluso científicos, de tanto en tanto aparecen personajes que reviven el deseo de vivir en comunión con lo natural tanto como sea posible.

Un ejemplo de ello es Nick Turner, fotógrafo de profesión que en su proyecto más reciente se capturó a sí mismo entre los paisajes naturales de Islandia, asombrosos por sí mismos y sin duda objeto de muchos otros ensayos fotográficos y aun recuerdos de paseantes ocasionales.

En el caso de Turner, sin embargo, los impresionantes paisajes islandeses son sólo el marco para su verdadero objetivo: la carrera que él mismo emprendió, desnudo, al lado de caballos salvajes. Al respecto, el fotógrafo dice:

No es que sea yo corriendo a lo loco y desnudo con caballos. Nada de eso. Intento mostrar la idea de que corro con ellos y estoy en ese mundo a causa del diálogo que estoy sosteniendo. Pienso que el ser humano tiene muchos instintos primarios, similares a los de los animales.

Si bien la premisa teórica puede ser discutible el resultado artístico es notable, pues la naturaleza indómita de los equinos parece contagiar algo de su potencia a ese ser humano indefenso y frágil que, de no ser por el desarrollo evolutivo de su cultura, hubiera sido aplastado por el peso implacable del mundo natural.