*

X

Encuentran extraña forma de vida en cristales gigantes de cueva mexicana

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/18/2017

Seres microscópicos que viven durante miles de años en un estado inactivo y se alimentan de metales y químicos dentro de los cristales han sido encontrados en Naica

Las cuevas de Naica en Chihuahua, México, parecen salidas de otro mundo, acaso la tierra de una película de ciencia ficción y, de hecho, contienen una criatura que parece otro mundo (y que podría habitar en condiciones extremas).

Se han encontrado criaturas microbiales que viven del hierro, el azufre y otros químicos dentro de estos cristales. Esta forma de vida nunca antes había sido observada y parece apuntar a que la vida en la Tierra puede soportar condiciones má difíciles de las que hasta ahora se creía que eran necesarias.  

Estos organismo han existido en un estado pasivo por grandes períodos de tiempo, durmiendo por eones entre los cristales. Algunos de estos cristales tienen medio millón de años, y estos microorganismos podrían haber existido desde hace 10 mil a 50 mil años.

En un futuro cercano, la investigación se incorporará a los proyectos de exploración espacial y exobiología de la NASA.

Una quimérica criatura de las regiones abisales ha sido captada en video

En las zonas abisales del océano, donde no penetra la luz del Sol, viven numerosas criaturas misteriosas que evocan legendarios monstruos. Uno de ellos es el tiburón fantasma Hydrolagus trolli, o quimera azul de nariz puntiaguda. Esta hermosa y espectral especie tiene un órgano sexual retractible en su cabeza (de ahí el nombre de quimera).

Estrictamente no es un tiburón (aunque así se le llama popularmente), es un primo de los tiburones y las mantarrayas que se dividió de estas especies en el curso evolutivo hace 300 millones de años (también se le conoce como "conejo de agua" y "pez rata").

Por primera vez se ha han dado a conocer imágenes de esta criatura en video, las cuales han sido recientemente publicadas por el Monterey Bay Aquarium del Instituto de California. Las imágenes fueron captadas por geólogos (que no estaban buscando tiburones fantasma), por lo cual fue un golpe de suerte.