*

El cine y la compañía de otra persona suelen ser buen complemento

El cine, casi desde su invención, ha sido por encima de todo una actividad social. Como otras en la historia de la cultura, el cine convoca y reúne, es pretexto para ver a otros y compartir tiempo con ellos. Las afinidades, los gustos compartidos, los intereses y la curiosidad crean lazos que encuentran expresión en el hecho aparentemente simple de ver una película con alguien más.

En este sentido, y porque ahora el universo cinematográfico es prácticamente inabarcable, decidimos hacer una breve selección de siete películas que puedes mirar en siete escenarios distintos de compañía, pues aunque es posible que el cine haya nacido como una actividad comunitaria, la compañía en la que podemos encontrarnos no es siempre la misma.

Por supuesto la lista es perfectible, por lo que te invitamos a completarla con tus sugerencias en nuestras redes sociales o en la sección de comentarios de esta nota.

 

Compañía de amistad

Burn After Reading, Joel y Ethan Coen (2008) - Una comedia inteligente e imprevisible de los hermanos Coen, con un encadenamiento de hechos que recuerda a las del teatro clásico. Una buena oportunidad para compartir y contagiarse de buen humor.

 

Compañía de pareja

Only Lovers Left Alive, Jim Jarmusch (2013) - Una obra maestra de Jarmusch que es también una suerte de homenaje a algunos de los ámbitos más refinados de la cultura occidental, todo ello dentro del marco de una relación de pareja casi eterna, pues involucra a dos vampiros, seres inmortales, como se sabe. ¿Cómo es el amor cuando se sabe que ninguno de los amantes morirá?

 

Compañía de complicidad

Goodfellas, Martin Scorsese (1990) - Un clásico del cine sobre crimen y mafias que ciertos críticos colocan incluso encima de The Godfather (Francis Ford Coppola, 1972). Una buena historia que, desde cierto ángulo, explora los límites de la amistad y la conveniencia.

 

Compañía familiar

Boyhood, Richard Linklater (2014) - Una película que sigue el desarrollo ficticio de un niño real (y otros actores que hacen los papeles de su familia). Linklater filmó durante 11 años a las mismas personas, en distintas etapas de su vida, pero sobre la base de una historia inventada. Sin duda un esfuerzo notable que, por otro lado, da cuenta de todo eso que sucede al interior de una familia y que muchas veces, por ser al mismo tiempo protagonistas y testigos, dejamos de notar.

 

Compañía circunstancial

Django Unchained, Quentin Tarantino (2012) - Si por una extraña casualidad te encuentras en una compañía no esperada, una película de Tarantino puede ser una especie de “zona segura” para hacer transcurrir la posible incomodidad del momento.

 

Compañía de escuela

Whiplash, Damien Chazelle (2014) - Una buena cinta sobre la relación maestro-alumno, importantísima en la vida de algunos y sin duda inevitable para la mayoría. Una película con la cual es posible descifrar y revertir las imposiciones de la educación.

 

Compañía de ti mismo

Jean-Paul Sartre llegó a decir: “Si te sientes solo cuando estás solo, entonces estás en mala compañía”, pues en la vida es imprescindible aprender a estar a solas, es decir, aprender a que nuestra capacidad de disfrute, satisfacción y bienestar surjan y se alimenten de lo que somos y no dependan de estar en compañía de alguien más. Y en esto quizá no puede haber recomendación pues, en esencia, se trata de ver una película afín a tu gusto o tu curiosidad, algo que deseas ver y para lo cual ha llegado el momento. Cine clásico o contemporáneo, una superproducción de Hollywood o una modesta cinta independiente: tú eliges.

 

Si deseas preservar esa compañía con la cual puedes compartir el gusto por el cine, te sugerimos aprovechar esta oportunidad de mantenerte en contacto con los demás. Sólo haz clic en este enlace para conocer más al respecto.

El puente del corazón entre el sueño paradójico y el desincronizado: reflexión de la cinta “Cementerio de esplendor” (Apichatpong Weerasethakul, 2016)

Arte

Por: Psicanzuelo - 02/07/2017

Un relato lúcido sobre las conexiones entre estar dormido y estar despierto; por medio de la empatía humana se puede acceder a reinos ancestrales y mejorar la calidad de vida del lado de la naturaleza

Agraciadamente con su más reciente filme, Apichatpong Weerasethakul regresa a esa manera de hacer cine que había dejado después de filmar Síndromes y un siglo (2006), cuando optó por el espectáculo grandilocuente del que está construido El tío Boonemee que recuerda sus vidas pasadas (2010), curiosamente su más popular y exitosa cinta. Me parece que el cineasta tailandés finalmente encuentra un equilibrio entre su carrera de artista visual, para lo que también es genial, y la de cineasta purista y sencillo que no deja de recordar al maestro Ozu desde sus inicios. Con Blissfully Yours (2002) (que sería difícil de explicar en cuanto a trama, o quizás demasiado fácil: un picnic romántico en la selva a dos pistas; en una de ellas, una pareja joven de trabajadores y en otra dos personas de más edad) se trataban problemas de inmigración, identidad, y económicos de la clase trabajadora, pero nunca de forma directa; la cinta es un poema de sensaciones que acerca al hombre a la naturaleza, el sonar de un río, de las hojas de los arboles, aparentemente en tiempo real. Pero quizás esa sencillez viene de antes, del primer ejercicio fílmico del autor, que era una narración fantástica armada como juego de cadáver exquisito con distintos individuos miembros de distintas comunidades en el campo de Tailandia: Objeto misterioso al mediodía (2000). Esta cinta era un documental sobre la ficción/fantasía, sobre la capacidad de inventar, pues por medio de las historias contadas se va abriendo una explicación de lo que sucede con cada individuo. Es a este inicio a lo que se refiere bastante la nueva obra de Weerasethakul: inventar historias para curar pero concebir la trama para entender lo que hay detrás de lo que hacemos, para explicarnos de alguna forma la vida y poder ordenarla para después redirigirnos a donde en realidad debemos de ir. Pensar en el sistema de reencarnaciones que son tan familiares para los orientales religiosamente tiene mucho que ver con encontrar una lógica de vida que rebase nuestros sueños egoístas: mirar la gran película, el panorama general del espíritu.

En Cementerio de esplendor (Weerasethakul, 2015), Jen (Jenjira Pongpas) es voluntaria que cuida soldados dormidos que se alojan en una escuela fuera de uso por obras, semejando un pequeño hospital. En especial desarrolla una relación con Itt (Banlop Lomnoi), que cuando no está dormido es un buen compañero de pláticas y paseos. El trabajo de Jen es excepcional, logra no sólo comunicar los conflictos externos e internos del personaje sino que puede vivir lo que se dice en un nivel subcutáneo de la película, que más bien medita sobre las formas de control, sobre el laberinto de ilusiones en un sentido búdico del cual está construido el mundo tecnológico actual, sobre la soledad y el cambio de cuerpos que vive el alma. La actriz Jenjira Pongpas es un elemento necesario para el cine del autor tailandés; pareciera que es su álter ego, intentando proteger su creación y a sus habitantes.

El trabajo del director de fotografía mexicano Diego García (Toro de neón) es sobrio y preciso, no busca brillar ostentosamente y hace que la propuesta de Weerasethakul aterrice adecuadamente. Parece que se siguen las indicaciones que André Bazin hiciera a mediados del siglo pasado apoyándose en la obra de Orson Welles y Jean Renoir, entre otros: un cine objetivo en plano general que no dirigiera la mirada del espectador, brindándole una ansiada libertad en la pantalla (poder mirar adonde él quiera, sin obligarlo a mirar por un corte cerrado). La cámara del Cementerio de esplendor está fija, casi no se mueve, con planos largos de duración y encuadres que no buscan una formalidad estética sino que tratan de romper la película y que el espectador se pueda sumergir como un observador de una realidad distante, y quizás no tan distante, en esas tomas lejanas que no tienen una sola protección, ni siquiera en planos medios.

Resulta que debajo de los soldados dormitando hay un valle con príncipes y guerreros enterrados, donde alguna vez hubo una ciudad con palacios hace muchos siglos; parece ser que los soldados vuelven a darle energía a estos seres que se intentan manifestar en nuestro mundo. Weerasethakul hace la formula psíquica exacta y contrapone a una médium espiritual psíquica que puede entrar a los sueños de los soldados con un trabajo exploratorio físico de Jen; deambulando juntas pueden presenciar lo que se encuentra en otras dimensiones y a lo que de una u otra manera se puede acceder en el mundo físico por medio del corazón.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo