*

X

Lascaux: la apasionante historia detrás del santuario de arte prehistórico

Arte

Por: PijamaSurf - 01/07/2017

Nazis, perros y la afortunada casualidad que permitió a la humanidad conocer las increíbles pinturas rupestres resguardadas durante cientos de años

1940: durante la invasión nazi en Francia la huida del profesor Henri Breuil, de 60 años, acabaría con uno de los hallazgos de arte prehistórico más interesantes del siglo XX.

Breuil trabajaba en el Instituto de Paleontología Humana y en el Museo del Hombre de París, que había sido tomado desde mayo de aquel mismo año. El también clérigo se sumaba a una oleada masiva de personas tratando de escapar del control del Reich; luego de alquilar un coche viajó acompañado de una cuidadosa selección de documentos y piezas de interés científico para instalarse en un pequeño pueblo al sur, Brive-la-Gaillarde.

Instalado en casa de Jean Bouyssonie, un excompañero del seminario, recibió una extraña carta en septiembre. El remitente era León Laval, un maestro retirado de una población a 25km de ahí llamada Montignac. En ella le invitaba a visitar un descubrimiento reciente.

En los alrededores del antiguo castillo abandonado de la familia Lascaux, de la que toma su nombre, se encuentra la cueva. En aquel entonces, tapada por derrumbes y corrimientos de tierra, formaba parte del folclor local a través de leyendas en las que se aseguraba que el tesoro de los antiguos nobles era resguardado por el ánima de un sacerdote.

En 1920 un abeto derribado por un trueno permitió brevemente la entrada a las grutas, que emitían extraños sonidos. Luego de que un burro fuera devorado misteriosamente por la cueva, los lugareños decidieron tapar el boquete abierto para proteger su ganado. Sus secretos tendrían que esperar 20 años más para que el paso distraído del joven Marcel Ravidat y su perro los revelaran.

Tras una tarde tranquila paseando por el lugar el perro daría con un hoyo oculto entre los matorrales, que seguiría cavando con ahínco hasta encontrar un espacio amplio que tendrían que explorar más tarde, debido la llegada de la noche.

Días después, acompañado de amigos y ayudado por un cuchillo casero, el joven Ravidat terminaría rodando dentro de la cueva para descubrir maravillado las pinturas que cubrían el techo. En ellas aparecían caballos, osos, bisontes, uros (un bóvido ya extinto) y toros plasmados con esmero. Decidieron comunicar su hallazgo al maestro del pueblo, que a su vez se comunicaría vía postal con Breuil.

 

 

Durante los 3 meses siguientes Breuil estudiaría las pinturas hasta calcular su antigüedad y situarlas en el período auriñaciense (de 38 mil a 30 mil años de antigüedad), aunque luego se les situaría en el período magdaliense (de 17 mil a 18 mil años de antigüedad).

Las cuevas fueron abiertas al público en 1948, pero el calor humano y la luz artificial dañaron las pinturas y se cerró su paso en 1966.

 

 

Estudios posteriores muestran que los 80m de longitud encierran mil 963 dibujos o unidades gráficas, pinturas y grabados en su mayoría de animales. Para Breuil, la importancia del sitio era comparable a la cantábrica Altamira.

El color del erotismo: Jan Saudek (FOTOS)

Arte

Por: Kin Navarro - 01/07/2017

Breve pero sustanciosa muestra del trabajo del excelente artista checo

El fotógrafo checo Jan Saudek pasó parte de su infancia recluido junto a su hermano en un campo de concentración nazi. Al salir le fue regalada una cámara, con la que comenzaría una extraordinaria carrera fotográfica.

Desde el comienzo su estilo resultaría polémico e innovador: su técnica de fotografías pintadas a mano, la peculiar paleta de colores que suele utilizar y un marcado contraste hacen de su obra una icónica exploración.

Durante décadas trabajó bajo el gobierno socialista en una imprenta, utilizando la fotografía como medio de expresión y escape. Largamente perseguido por sus extrañas fijaciones, Saudek se vio forzado a trabajar clandestinamente en un sótano para lograr sus fotografías. En 1984 sus archivos de negativos serían confiscados por la policía sólo para serle devueltos poco después junto al premio Artis Bohemiae Amicis, distinción que se hace a los grandes contribuyentes a la cultura checa como Milan Kundera.

Aunque sus temáticas son variadas, una de las líneas que ha cruzado toda su obra ha sido el erotismo: la exploración multisensorial, conceptual del cuerpo humano y su impulso sensual. En sus fotos se dan cita toda clase de cuerpos y prácticas. Las líneas entre edad y género son borradas. Las posturas, mostradas sin pudor, dan cuenta de la mística corporal que se forma a partir de la autoexploración y el diálogo entre modelos y cámara.

A lo largo de más de 5 décadas este gran fotógrafo, reconocido dentro y fuera de su país, ha alcanzado la genialidad plástica realizando alegorías sobre la soledad, los sueños, la justicia y el poder.

Aquí te presentamos una breve selección de algunos de sus trabajos, a modo de invitación para continuar explorando su obra:

A little golden cloud spent the nigth on the bossom of a giant cliff, 1985.

 

Pavla posses for the first and the last time, 1978.

 

Parabellum 9mm, 1983.

 

Dancers, 1984.

 

End of the story, 1976.

 

Oh, those fabulous F. Sisters, 1983.

 

Brothers, 1986.

 

A white blonde woman, 1985.

 

Nigthmare, 1983.

 

Strange love, 2000.

 

It touches my very soul, 1985.

 

Heavy Metal, 1982.

 

Pornographer, 1991.

 

Elne Tanzerine, 2003.

 

The holy matrimony, 1987.

 

The knife, 1987.

 

Victory on the sea, 1993.

 

The Saint, 1992.

 

The Lovers, 1987.

 

Ida with some hands, 1988.

 

The Kitsch, 1985.