*

X

Científicos confirman el ansiado descubrimiento de una segunda Tierra

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/29/2017

Nunca en la historia de la exploración espacial se había descubierto un planeta tan potencialmente similar al nuestro como Próxima b

Desde que la exploración espacial comenzó hace unas décadas una de las principales premisas, además de la búsqueda de inteligencia extraterrestre, ha sido ubicar un planeta similar al nuestro. Obviamente ambas premisas van de la mano, ya que si localizamos un planeta con condiciones similares al nuestro las probabilidades de que aloje vida inteligente son mucho mayores. Además, esta "segunda Tierra" sería un destino viable para comenzar la migración a otros rincones del universo que tanto ha ansiado la ciencia –movimiento al que tristemente se le llama colonización del espacio.

Próxima b es el nombre del planeta que tiene "prometedoras características", las cuales en conjunto hacen de él el planeta más parecido --y por mucho-- al nuestro. Con un tamaño ligeramente mayor a la Tierra (1.3 veces su masa), registra una temperatura idónea para que exista agua en estado líquido; esto, aunado a otras características, hace de Próxima b el más probable escenario en el cual podamos encontrar vida similar a la que conocemos. 

Ubicado en el sistema Próxima Centauri, este planeta se encuentra a unos 4 años luz del nuestro, por lo que tendíamos que mejorar la velocidad de nuestras naves espaciales para sortear la distancia que nos separa. De hecho, es el exoplaneta más cercano a la Tierra, lo que hace plenamente viable que en los próximos años podamos llegar a él. Durante los últimos 6 meses se ha estado monitoreando permanentemente a Próxima b desde el European Southern Observatory (ESO) ubicado en La Silla, Chile. 

Así pues, que no te sorprenda que este planeta ocupe un rol protagónico en la agenda espacial. A fin de cuentas, en un par de generaciones podríamos estar vacacionando o incluso viviendo ahí. Y si bien esto es bastante emocionante, también sería bueno sentarnos a reflexionar un poco y cuestionarnos el hecho de que si no podemos cuidar el planeta con el que hemos estado familiarizados desde hace ya unos milenios, ¿que le podría ocurrir a este nuevo escenario ajeno cuando llegáramos a él? 

Por primera vez crean embriones híbridos de humanos-cerdos

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/29/2017

En un trabajo histórico para la ciencia, que podría ser un parteaguas para el cultivo de órganos, científicos desarrollan por primera vez quimeras entre humanos y cerdos

En una noticia que ha generado gran revuelo, genetistas del Salk Institute de California anunciaron que han desarrollado los primeros embriones de híbridos humano-cerdo. Los embriones fueron cultivados en el vientre de una marrana durante una tercera parte del embarazo.

La investigación no tiene el fin de crear monstruosas quimeras para perturbar las buenas conciencias sino de aprender los mecanismos de la gestación de híbridos con células madre, con la posibilidad de en un futuro cultivar órganos funcionales. En este caso se cultivaron precursores de células  de hígado, páncreas, pulmón, intestino y otras. 

Los embriones sólo se desarrollaron entre 3 y 4 semanas, lo cual permite "entender cómo se mezclan los humanos y los cerdos sin alzar cuestiones éticas sobre animales quiméricos maduros", dijo el profesor Juan Carlos Izpisua del Salk Institute. En este caso los embriones mostraron un bajo índice de contribución de células humanas, pero se prevé probar con mayor tiempo y enriquecer la cantidad de células humanas.

La idea es aprender a guiar células madre para generar los órganos que se quieren. El trabajo de los investigadores es considerado histórico en el campo, pero la investigación no sólo tiene potencial en la medicina regenerativa sino que también permite desarrollar ciertas enfermedades y modelar la capacidad de los fármacos para tratarlas. Se podría, por ejemplo, recrear la leucemia de un humano específico en un ratón y luego probar con diferentes fármacos, algo que aceleraría el desarrollo de fármacos personalizados.