*

X

Solamente las personas introvertidas pueden ver los detalles ocultos en estas imágenes

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2016

Este juego visual está basado en un rasgo del cerebro exclusivo de las personas introvertidas

Entre los muchos debates en torno a la diferencia entre personalidades introvertidas y extrovertidas existe el enfoque de la neurociencia, según la cual las diferencias entre una y otra ocurren a nivel cerebral, fisiológico.

Introvertidos y extrovertidos tienen características cerebrales distintas; en específico, un estudio de 2012 de la Universidad de Harvard demostró que las personas con tendencia a la introversión tienen mayor cantidad de materia gris en su córtex prefrontal.

Además de la personalidad, esa diferencia se expresa también en la capacidad visual, de ahí que una forma sencilla de demostrar la conexión entre las personalidades introvertidas y sus diferencias a nivel cerebral sea este examen diseñado por Tom Nixon. A la par de los rasgos propios de la introversión –el gusto por la soledad, la inclinación al silencio o el desarrollo del pensamiento introspectivo– una mayor cantidad de materia gris también se traduce en una mejor percepción visual para reconocer y decodificar imágenes abstractas. En este caso, los diseños de Nixon incluyen imágenes "escondidas" que supuestamente sólo podrían descubrir las personas introvertidas, por dicha cualidad cerebral.

Como todo intento de clasificación, sin embargo, a este también cabría tomarlo con cuidado, pues dada la multiplicidad de factores que derivan en la formación de una persona, parece un tanto limitante que tan una variación fisiológica explique la compleja configuración de una psique.

 

También en Pijama Surf: La ciencia explica por qué los introvertidos son diferentes (tienen cerebros muy distintos)

Este mapa del placer femenino es una metáfora del sexo como exploración permanente (ILUSTRACIÓN)

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2016

Esta ilustración de Curt Montgomery, artífice del proyecto "Regards Coupables", nos invita a mirar el sexo como una exploración permanente y vivificadora de la existencia

El sexo es sencillo, pero el placer sexual puede tener ciertas complicaciones. Como humanos que somos, nuestra naturaleza es doble: por un lado tenemos nuestros impulsos, aquello biológico con lo que nacemos, pero quizá aún más importante es la cultura que se impone a eso y que desde cierta perspectiva es incluso una especie de segundo código genético que guía nuestras acciones, en prácticamente todos los aspectos –y el sexo no es la excepción.

En esa dualidad nace a veces la dificultad. Como sabemos la cultura también tiene su lado oscuro, sus intenciones represivas, su voluntad de censura, todo lo cual se ha enfocado especialmente en lo sexual.

La imagen que ahora compartimos es obra del ilustrador Curt Montgomery, mejor conocido por su proyecto Regards Coupables, que cuenta con una importante audiencia en Internet. Como rasgo distintivo cabe mencionar que las imágenes de Montgomery son usualmente minimalistas, pero no por ello menos elocuentes.

Sin embargo, al hablar sobre ella no pretendemos que sea tomada al pie de la letra, como una representación cartográfica del cuerpo femenino y las acciones que supuestamente se deben emprender para suscitar su placer.

Mejor sería considerar la ilustración como una metáfora de aquello a lo que invitan los mapas: a explorar. Quizá esta imagen nos sugiere que el sexo y el placer eróticos son ante todo y siempre una labor de exploración, una tarea constante y acaso tan inagotable como la energía sexual misma, como el deseo que nos mantiene enamorados de la vida en sí, vivificados.