*

X
Esta maravillosa especie, una de las de mayor tamaño en el reino de los insectos, nos revela algunos de sus más íntimos secretos.

A lo largo y ancho de Nueva Zelanda vive una criatura muy parecida a los grillos conocida como weta. Estos insectos pueden parecer atemorizantes al principio pero, si se les ve bien, son criaturas hermosas y fascinantes.

Son una especie muy antigua, pues se calcula que la edad de estos insectos es de 180 a 190 millones de años, es decir, sobrevivieron a varios períodos geológicos y a la extinción de los dinosaurios.

Se han encontrado más de 70 especies, la más grande, el Weta gigante, puede llegar a tener el mismo tamaño de una palma, mientras que los más chicos miden 5cm. Habitan en el suelo, los árboles, las cuevas, los pastizales y los arbustos.

No poseen alas pero cuentan con mandíbulas para triturar su comida. Sus funciones dentro de la cadena alimenticia son similares a las de los ratones; suelen esconderse en el día y salir por las noches para alimentarse de vegetación, deshechos y otros insectos enfermos o muertos.

Su clasificación es difícil; se han encontrado pocos especímenes de algunas variantes. Actualmente están amenazados por la reducción y modificación de su hábitat natural y la introducción de animales ajenos al entorno (como ratas, gatos o erizos).

Al sentirse amenazados, los machos son especialmente agresivos y usualmente levantan sus patas posteriores cubiertas de espinas. Los weta machos cuidan de un número de hembras que esconden sus huevos entre la vegetación. 

Son capaces de invernar mediante la criptobiosis, es decir, se llevan a un estado de suspensión animada en el que desaparecen sus signos vitales y conservan intactas sus células congeladas para despertar en primavera. Sin duda son uno de los insectos más interesantes de Oceanía. En el siguiente video puedes ver un poco más del weta:

La sorpresiva belleza de las auroras boreales de Dinamarca (VIDEO)

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 11/28/2016

Dinamarca no es uno de los países más conocidos por el espectáculo de las auroras boreales, pero estas son algunas de las más elegantes y bellas

Cuando el fotógrafo Adrien Mauduit se mudó a Dinamarca no tenía contemplado fotografiar las famosas luces del norte --los pobladores locales le dijeron que era algo raro.  

Aunque Dinamarca está en la parte norte de Europa no es un país que sea especialmente conocido por el avistamiento de auroras boreales, se piensa antes en Noruega, en Suecia, Islandia, Escocia y Canadá, entre otros sitios que congregan a cazadores de auroras. Pero en una ocasión en 2015 en la que se encontraba en la playa de Ordrup, en Sjaelland, mientras estaba tomando imágenes de larga exposición de la Vía Láctea, Mauduit notó una franja de luz morada inusual en la parte superior del marco.

Tiempo después encontró una técnica para que sus fotos registraran las cortinas de luz que se formaban y, para su sorpresa, pudo en 2016 registrar cerca de 40 ocasiones de auroras boreales, 20 de ellas lo suficientemente brillantes como para ser vistas con el ojo desnudo.

Las imágenes de Maudit muestran una sublime elegancia, una playa celestial encendida por los estremecimientos del campo magnético, la danza de velos de las auroras mezclándose sutilmente con los atardeceres y amaneceres en delicados time-lapses.