*

X

"Don't Hug Me I'm Scared", la serie que hizo del peluche algo atemorizante

Arte

Por: Kin Navarro - 11/18/2016

Con apenas 6 capítulos, esta webserie de peluches te provocará un miedo cósmico

¿Te gustan los programas para niños con títeres? Entonces este no es para ti.

Don't Hug Me I'm Scared es toda una experiencia. Tres personajes, el chico amarillo, la cosa roja y el pato verde, se divierten y sufren dentro de un mundo en apariencia inofensivo. De vez en vez un nuevo objeto o animal humanizado se acerca para intentar enseñarles algo nuevo. Hasta aquí podría seguir sonando a una simple parodia de cualquier programa infantil con canciones y moralejas. Conforme se desarrolla la historia, hay una sorpresa siniestra hermosa en cada detalle.

Con apenas algunos capítulos, ha logrado tener una base de fans completamente fiel y millones de visitas en YouTube. Vale la pena asomarse:

En mayo del 2013, con tal de no involucrarse con ninguna productora y resguardar su directriz creativa, iniciaron una campaña en Kickstarter para recaudar fondos y así poder producir los siguientes capítulos. El video de recaudación sale de lo usual, igual que la serie entera.

Joe y Becky también son los directores del video de Tame Impala “Feels Like We Only Go Backwards”. Una obra maestra en cuanto a animación se refiere, se utilizaron más de mil cuadros hechos a mano con plastilina.

Dulces sueños.

Artista proyecta un precioso cosmos virtual en la Iglesia de San Eustaquio en París

Arte

Por: Pijamasurf - 11/18/2016

Belleza sagrada y belleza cósmica

Miguel Chevalier es un artista digital francés nacido en la Ciudad de México a finales de los 50, cuando su padre estaba escribiendo una tesis en esa ciudad. Aparentemente Chevalier tuvo una infancia muy estimulante, entrando en contacto con artistas como Buñuel y Siqueiros, lo cual se refleja en su arte.

En un reciente proyecto, Chevalier llenó los techos de la Iglesia de San Eustaquio, una de las más representativas de la "ciudad de la luz", con un paisaje digital que evocaba un cosmos caleidoscópico en los cielosrrasos. La instalación interactiva llamada Voûtes Célestes, además de los cielos de realidad virtual, estaba construida en sintonía con una serie de constelaciones sonoras, música sacra del organista Baptiste-Florian Marle-Ouvrard y el mismo coro de la iglesia. 

La instalación sugería la posibilidad de avistar en las bóvedas del templo las bóvedas del cielo y extender una visión mística en la que el arte y la religión disuelven sus fronteras en una luminosa transparencia.