*

X

Grandes ciudades, largos viajes: la inesperada oportunidad para meditar

Buena Vida

Por: Kin Navarro - 11/23/2016

El ritmo de vida de las metrópolis dificulta encontrar un espacio o un momento adecuados para detenerse a meditar. Los largos períodos de transportación quizá sean la alternativa a la mano

Estrés a tope, el vagón del metro va lleno. Un espacio reducido, saturado, personas hasta donde alcanza la vista: todos apretados, tratando de ignorarse, enojados, apresurados, nerviosos, hastiados. Este sería el último lugar en el que pensarías si te propones comenzar a ejercitar una vida espiritual y practicar la introspección.

Con todo, para muchos se trata de uno de los pocos momentos del día en que pueden detenerse a respirar, cerrar los ojos y reflexionar. El transporte público es como un segundo hogar, mientras más larga es la distancia entre nuestros destinos mayor es el tiempo que pasamos dentro de él ¿por qué no aprovecharlo?

Ya sea de ida al trabajo o de regreso a casa, meditar en el transporte público ayuda a mejorar nuestra experiencia durante el viaje volviéndola placentera y relajante. Son varios los beneficios de la meditación diaria: relaja la mente y el cuerpo, combate la depresión, la enfermedad y mejora la calidad del sueño.

Para comenzar tu meditación cierra los ojos, respira a profundidad y con calma. Se trata de prestar atención al momento presente de manera particular y dejando de lado cualquier juicio. ¿Es un lugar difícil para meditar?

Concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo, tus pies, tus manos, tu cabeza. Siente cómo estás inmóvil y sin embargo el impulso del transporte te mueve a gran velocidad. ¿Demasiado ruido? Trata de escucharlo sin proyectar en él ninguna emoción o atributo.

Ya habrá tiempo para seguir desarrollando tus habilidades, lo importante es comenzar. Puedes visitar nuestra sencilla guía para principiantes. También se puede practicar un enfoque de meditación de amor y bondad, esto es, generar pensamientos de bienestar para todo y todos los que te rodean. Este enfoque puede cambiar rápidamente nuestro estado de ánimo de tormentoso a una pacífica brisa.

Dale una oportunidad y encuentra el camino a través de ti; todo lo que necesitas ya está contigo, sólo debes acercárte a buscarlo.

La economía no es una ciencia, es un daño cerebral: David Suzuki

Política

Por: PIJAMASURF - 11/23/2016

En este video compartimos la breve pero concisa opinión sobre las llamadas ciencias económicas del famoso científico canadiense de origen japonés

El funcionamiento de nuestro mundo está basado en el flujo de dinero. Eso es medianamente cierto: sólo el funcionamiento del mundo cultural, del mundo económico. El dinero se ha vuelto un fin por sí mismo para quienes buscan desde esa promesa vana de bienestar y poder un sentido vital.

Para David Suzuki, genetista, activista medioambiental, locutor y presentador de televisión, entre otras cosas, las ciencias económicas están escandalosamente lejos del mundo real, el mundo finito y concreto que algunos ya no pueden concebir, reconocer o cuidar.

Aquí la opinión del científico durante una entrevista para la BBC:

“La economía no está basada en el mundo real […]; el dinero crece más rápido que las cosas reales, la economía está tan fundamentalmente desconectada de la realidad que es destructiva”.

¿Seremos capaces de despertar de la pesadilla económica? ¿Los cambios, subidas y bajadas de las monedas seguirán determinando el precio de las cosas sin importar su valor? ¿Despertaremos antes de que sea demasiado tarde?