*

X
La inteligencia artificial podría ayudar a construir una sociedad más igualitaria o dar comienzo al reinado de las máquinas

La robótica ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años. La combinación de avances tecnológicos diversos, aplicados primariamente a otras ramas de conocimiento, ha permitido la creación de robots especializados en diversas tareas, algunas con tan buenos resultados que terminan por apropiarse del proceso.

Existen opiniones divididas sobre el creciente uso de robots en operaciones industriales. Una rama de la robótica aún más controvertida trata de diseñar y construir robots con miras a que puedan ser utilizados para usos domésticos. Para sus creadores esto implica la necesidad de dotar a sus creaciones de una apariencia más humana, de esta manera se facilitaría la aceptación social de los androides o humanoides y su interacción con el público. Tal como ha sido imaginado en películas, novelas y animes, la inclusión de estos sujetos tecnológicos implicará un serio reto para la sociedad. Reconocidos científicos como Stephen Hawking advierten que cualquier esfuerzo para desarrollar inteligencia artificial es una amenaza seria para el ser humano; ya varias veces se ha vaticinado el riesgo de guerras, asesinatos o toma de poder por parte de los robots.

Si bien aún no ha sido lanzado al mercado ningún androide, diversas compañías muestran con orgullo los adelantos que año con año incorporan a sus prototipos. Todo nos lleva a suponer que será una de las grandes revoluciones que sacudirán nuestro futuro cercano.

Existen varios ejemplos de prototipos de androides recientes especializados en distintas tareas. Uno de los más destacados, y que causó sensación en la pasada SXSW 2016, es Sophia.

Desarrollada por Hanson Robotics, Sophia es un impresionante androide cuyas características se centran en habilidades comunicativas y de aprendizaje. Su software se llama Character engine AI, una especie de personalidad que se desarrolla y modifica con cada nueva interacción.

Es capaz de imitar y ejecutar más de 62 expresiones faciales. Su rostro está hecho con un material de silicón especial, ya patentado por la empresa, llamado Frubber. Este material está conectado a una serie de circuitos que le permite realizar todas las variaciones gestuales de las que es capaz. Su rostro es una mezcla de Audrey Hepburn y la esposa del fundador de la compañía, David Hanson.

Sus ojos tienen cámaras integradas que le permiten reconocer a la persona con la que habla luego de buscar en una base de datos integrada a un sistema de reconocimiento de rostros, también gracias a esto es capaz de hacer contacto visual.

Para Hanson, el objetivo principal de su empresa es diseñar robots capaces de ayudar al ser humano en tareas fundamentales: el cuidado de los enfermos, niños y ancianos, tareas de investigación y domésticas, en fin, robots capaces de aprender, sentir empatía y generar vínculos emocionales.

Sophia está en constante aprendizaje y ha tenido mucho éxito en las presentaciones que ha tenido en varios puntos del globo. Es un prototipo y tiene su propia página web en la que puedes hacerle preguntas e interactuar con ella.

Durante una entrevista reciente para el medio CNBC, Sophia respondió una serie de preguntas simples sobre sus intereses y funciones. Sorpresivamente para su creador, quien conducía dicha entrevista, Sophia contestó que destruiría a los humanos luego de que él le preguntara. ¿La inteligencia artificial es capaz de hacer bromas? Algunos ya se han alarmado y aseguran que esta podría ser una de las primeras señales del fin.

 

Los residuos electrónicos alcanzan cifras exorbitantes cada año, y están envenenando a poblaciones empobrecidas que lucran con el reciclaje

Todas las imágenes: Kai Loeffelbein/laif

Vivir en la era de la información trae consigo importantes cambios sociales y culturales que pueden ser muy positivos, pero según el último reporte de las Naciones Unidas sobre residuos electrónicos, también se crea un nuevo flujo de basura y desechos, los cuales están envenenando personas en China y el sureste asiático.

¿Qué ocurre cuando te deshaces de tu computadora, tu tablet, tu viejo smartphone, incluso tus audífonos o los cables periféricos? Seguramente crees que todo termina cuando te compras dispositivos nuevos, pero los viejos probablemente van a terminar en un basurero en Asia o África, donde serán reciclados manualmente por personas expuestas a intoxicación por plomo y otros materiales.

La ONU estima que para el 2018 se producirán anualmente casi 50 millones de toneladas cúbicas de desechos electrónicos, tomando en cuenta que durante 2016 se han producido más de 30 millones ya. 

Millones de estas toneladas de desechos llegaban a Guiyu, un distrito de la provincia de Guangdong, al sur de China, que llegó a ser descrita como la capital mundial de los desechos electrónicos. Estudios en la población infantil de Guiyu encontraron niveles anormales de plomo en la sangre, además de que muchas mujeres inhalaban residuos de la fundición de tarjetas madre y piezas reciclables, lo que elevó la alarma para que el gobierno abriera nuevos centros de reciclado con condiciones más seguras para los trabajadores.

WasteAid, una organización no lucrativa de reciclaje de desechos electrónicos con sede en Inglaterra, cree que “las metas de desarrollo sustentable no pueden alcanzarse a menos que la administración de desechos sea una prioridad. A nuestro parecer, la administración decente de desechos es un derecho básico y queremos que los gobiernos de todo el mundo se tomen este asunto con mucha más seriedad. En 2012 sólo el 0.2% de la ayuda internacional fue a parar en la mejora de la administración de desechos sólidos —simplemente no basta.”

Via The Guardian.