*

X
Muchas personas están desconectándose de la Web para pasar tiempo conectando con el mundo real

El Internet, con todas sus maravillosas promesas de ilustración intelectual y conexión social, se ha convertido en una gran adicción. Pasamos más tiempo del que necesitamos en línea y no nos damos cuenta de lo que perdemos en términos de capacidad de poner atención, conexión con el entorno y tiempo para realizar otras actividades. 

El diario español El Mundo reporta sobre una interesante tendencia que se está manifestando en Francia en la que muchas personas están decidiendo abandonar redes sociales y desconectarse de Internet. En el 2012 ya el 3.4% de los franceses había decidido abandonar voluntariamente el Internet, una cifra que parece estar creciendo.

Una de las voces líderes en este inicipiente movimiento que también se gesta en España es Enric Puig Punyet, doctor en filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien ha decidido desconectarse de Internet y, más aún, documentar la vida de las personas que han optado por esta estrategia de higiene mental en su libro La gran adicción. Cómo sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo. Puig Punyet relata cómo fue inclinándose a la desconexión:

Sentía saturación tras horas y horas navegando a la deriva, saltando de una página a otra sin ton ni son, viajando de un hipervínculo a otro, en apariencia haciendo de todo pero en el fondo no haciendo absolutamente nada, porque con mucha frecuencia la información que obtenemos después de un día pegados a la pantalla es dispar, en ocasiones contradictoria y no tardamos en olvidarla.

Hace tan sólo 10 años, Internet era una herramienta de consulta. Uno se hacía una pregunta y sólo después buscaba la respuesta en la red. Pero hoy la dinámica ha cambiado por completo. El tiempo vacío se ha llenado de paja. Muy a menudo es Internet quien formula las preguntas, robándole al individuo nuevos marcos de referencia. Internet es omnipresente porque está activo siempre y en todas partes. Al ocupar gran parte de nuestra vida, hace que con frecuencia descuidemos a las personas a nuestro alrededor.

En su libro, Puig Punyet muestra cómo muchas personas que llevaban utilizando Internet por más de 1 década diario, y que creían que su trabajo dependía de las herramientas digitales, han descubierto que la vida sin Internet sigue y sus ingresos no se han visto afectados. "Al revés: la gran paradoja es que los desconectados sienten que reconectan con el mundo real".

El Mundo también reporta el caso de una bloguera australiana llamada Essena O'Neill, quien gozaba de cientos de miles de seguidores en YouTube e Instagram y decidió borrar todas sus imágenes, escribiendo:

Soy la chica que lo tuvo todo y quiero decirte que tenerlo todo en las redes sociales no significa nada en tu vida real. He dejado que se me definiera por los números y lo único realmente me hacía sentir bien era conseguir más seguidores, más Me gusta, más repercusión y visitas. Nunca era suficiente.

Y es que esa es la otra, la fama digital viene con el precio de estar llenando la demanda de los likers o fans y existir de manera fragmentada en línea y en el mundo real, administrando la personalidad que hemos creado para nuestros perfiles. Hacer eso nos puede dejar agotados para realizar luego nuestra labor fuera de Internet. A veces se tiene que escoger entre uno u otro.

La inteligencia artificial podría ayudar a construir una sociedad más igualitaria o dar comienzo al reinado de las máquinas

La robótica ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años. La combinación de avances tecnológicos diversos, aplicados primariamente a otras ramas de conocimiento, ha permitido la creación de robots especializados en diversas tareas, algunas con tan buenos resultados que terminan por apropiarse del proceso.

Existen opiniones divididas sobre el creciente uso de robots en operaciones industriales. Una rama de la robótica aún más controvertida trata de diseñar y construir robots con miras a que puedan ser utilizados para usos domésticos. Para sus creadores esto implica la necesidad de dotar a sus creaciones de una apariencia más humana, de esta manera se facilitaría la aceptación social de los androides o humanoides y su interacción con el público. Tal como ha sido imaginado en películas, novelas y animes, la inclusión de estos sujetos tecnológicos implicará un serio reto para la sociedad. Reconocidos científicos como Stephen Hawking advierten que cualquier esfuerzo para desarrollar inteligencia artificial es una amenaza seria para el ser humano; ya varias veces se ha vaticinado el riesgo de guerras, asesinatos o toma de poder por parte de los robots.

Si bien aún no ha sido lanzado al mercado ningún androide, diversas compañías muestran con orgullo los adelantos que año con año incorporan a sus prototipos. Todo nos lleva a suponer que será una de las grandes revoluciones que sacudirán nuestro futuro cercano.

Existen varios ejemplos de prototipos de androides recientes especializados en distintas tareas. Uno de los más destacados, y que causó sensación en la pasada SXSW 2016, es Sophia.

Desarrollada por Hanson Robotics, Sophia es un impresionante androide cuyas características se centran en habilidades comunicativas y de aprendizaje. Su software se llama Character engine AI, una especie de personalidad que se desarrolla y modifica con cada nueva interacción.

Es capaz de imitar y ejecutar más de 62 expresiones faciales. Su rostro está hecho con un material de silicón especial, ya patentado por la empresa, llamado Frubber. Este material está conectado a una serie de circuitos que le permite realizar todas las variaciones gestuales de las que es capaz. Su rostro es una mezcla de Audrey Hepburn y la esposa del fundador de la compañía, David Hanson.

Sus ojos tienen cámaras integradas que le permiten reconocer a la persona con la que habla luego de buscar en una base de datos integrada a un sistema de reconocimiento de rostros, también gracias a esto es capaz de hacer contacto visual.

Para Hanson, el objetivo principal de su empresa es diseñar robots capaces de ayudar al ser humano en tareas fundamentales: el cuidado de los enfermos, niños y ancianos, tareas de investigación y domésticas, en fin, robots capaces de aprender, sentir empatía y generar vínculos emocionales.

Sophia está en constante aprendizaje y ha tenido mucho éxito en las presentaciones que ha tenido en varios puntos del globo. Es un prototipo y tiene su propia página web en la que puedes hacerle preguntas e interactuar con ella.

Durante una entrevista reciente para el medio CNBC, Sophia respondió una serie de preguntas simples sobre sus intereses y funciones. Sorpresivamente para su creador, quien conducía dicha entrevista, Sophia contestó que destruiría a los humanos luego de que él le preguntara. ¿La inteligencia artificial es capaz de hacer bromas? Algunos ya se han alarmado y aseguran que esta podría ser una de las primeras señales del fin.