*

X
Muchas personas están desconectándose de la Web para pasar tiempo conectando con el mundo real

El Internet, con todas sus maravillosas promesas de ilustración intelectual y conexión social, se ha convertido en una gran adicción. Pasamos más tiempo del que necesitamos en línea y no nos damos cuenta de lo que perdemos en términos de capacidad de poner atención, conexión con el entorno y tiempo para realizar otras actividades. 

El diario español El Mundo reporta sobre una interesante tendencia que se está manifestando en Francia en la que muchas personas están decidiendo abandonar redes sociales y desconectarse de Internet. En el 2012 ya el 3.4% de los franceses había decidido abandonar voluntariamente el Internet, una cifra que parece estar creciendo.

Una de las voces líderes en este inicipiente movimiento que también se gesta en España es Enric Puig Punyet, doctor en filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien ha decidido desconectarse de Internet y, más aún, documentar la vida de las personas que han optado por esta estrategia de higiene mental en su libro La gran adicción. Cómo sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo. Puig Punyet relata cómo fue inclinándose a la desconexión:

Sentía saturación tras horas y horas navegando a la deriva, saltando de una página a otra sin ton ni son, viajando de un hipervínculo a otro, en apariencia haciendo de todo pero en el fondo no haciendo absolutamente nada, porque con mucha frecuencia la información que obtenemos después de un día pegados a la pantalla es dispar, en ocasiones contradictoria y no tardamos en olvidarla.

Hace tan sólo 10 años, Internet era una herramienta de consulta. Uno se hacía una pregunta y sólo después buscaba la respuesta en la red. Pero hoy la dinámica ha cambiado por completo. El tiempo vacío se ha llenado de paja. Muy a menudo es Internet quien formula las preguntas, robándole al individuo nuevos marcos de referencia. Internet es omnipresente porque está activo siempre y en todas partes. Al ocupar gran parte de nuestra vida, hace que con frecuencia descuidemos a las personas a nuestro alrededor.

En su libro, Puig Punyet muestra cómo muchas personas que llevaban utilizando Internet por más de 1 década diario, y que creían que su trabajo dependía de las herramientas digitales, han descubierto que la vida sin Internet sigue y sus ingresos no se han visto afectados. "Al revés: la gran paradoja es que los desconectados sienten que reconectan con el mundo real".

El Mundo también reporta el caso de una bloguera australiana llamada Essena O'Neill, quien gozaba de cientos de miles de seguidores en YouTube e Instagram y decidió borrar todas sus imágenes, escribiendo:

Soy la chica que lo tuvo todo y quiero decirte que tenerlo todo en las redes sociales no significa nada en tu vida real. He dejado que se me definiera por los números y lo único realmente me hacía sentir bien era conseguir más seguidores, más Me gusta, más repercusión y visitas. Nunca era suficiente.

Y es que esa es la otra, la fama digital viene con el precio de estar llenando la demanda de los likers o fans y existir de manera fragmentada en línea y en el mundo real, administrando la personalidad que hemos creado para nuestros perfiles. Hacer eso nos puede dejar agotados para realizar luego nuestra labor fuera de Internet. A veces se tiene que escoger entre uno u otro.

Este muro de solidaridad busca hacer frente al discurso de odio y división promovido por Donald Trump

En México el proceso electoral por la presidencia en Estados Unidos genera interés siempre que ocurre. La relación entre ambos países es importante por muchísimas razones, y así ha sido más o menos desde que ambas naciones lograron su independencia y su consolidación como Estado.

En esta ocasión, sin embargo, dicha relevancia se ha avivado por causa de Donald Trump, candidato del Partido Republicano, quien como se sabe, ha sostenido su campaña en un discurso de polarización, intransigencia e incluso odio franco.

Su postura respecto a la migración da cuenta de ese radicalismo basado más en ideología que en hechos. A pesar de que los migrantes son un elemento clave en la dinámica social estadounidense, Trump ha preferido despreciar toda esa labor, todos sus aportes, y en repetidas ocasiones ha manifestado su deseo de expulsarlos del país o imponerles severas sanciones.

¿Cuál es la mejor forma de responder frente a un discurso que fomenta la división? Con inteligencia, sin duda, pero sobre todo con solidaridad. En toda nuestra historia como especie, lo mejor que hemos logrado lo hemos hecho gracias a la unión de esfuerzos, y nunca en el aislamiento de la sinrazón.

Para contribuir en esta idea de que sólo juntos se puede conseguir el bien común, la iniciativa #TheWallForTrump puso en marcha la construcción de un “muro” digital que replica en Internet aquel que se extiende a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, y cuyo detalle más ingenioso es que sus “ladrillos” son mensajes de orgullo, comunión, camaradería y apoyo mutuo. Todo esto en respuesta a los mensaje xenófobos de Donald Trump y, claro, con la intención de debilitar sus probabilidades de ganar la presidencia de Estados Unidos.

Si quieres recorrer el muro o, mejor aún, agregar tu propio ladrillo, puedes hacerlo en el sitio thewallfortrump.com.

Sin duda una iniciativa interesante para recuperar la fe en la solidaridad como proyecto político.