*

X

8 señales inequívocas de que algo increíble está pasando: estamos despertando

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/01/2016

Aunque sea difícil reconocerlo, lo cierto es que existen buenos argumentos para considerar que estamos en pleno proceso de despertar

Al alzar la mirada y contemplar el panorama es difícil no experimentar algo de frustración, de enojo o tristeza. Las secuelas de innumerables prácticas en las que hemos incurrido históricamente, así como de un sistema que está en esencia mal diseñado, pueden ser arrobadoras. No necesitas ser un gran observador, o una persona extremadamente sensible, para comprobar que las cosas, muchas de ellas, se han hecho mal, muy mal. La inequidad, la pobreza, la injusticia, la falta de ética y de empatía, la escolarización disfrazada de libertad, el consumo patológico, la élite voraz, son sólo algunos de los ingredientes que están presentes en ese paisaje y que saltan a la vista, de forma cruda, cuando alguien se toma la molestia de observar el escenario. 

Pero una vez recalcado lo anterior, tarea bastante fácil si consideramos lo insostenible de los sistemas que rigen buena parte de la realidad, y si nos abocamos a rascar un poco más, es decir a observar con mayor detenimiento, entonces comenzaremos a notar crecientes detalles que, de forma esperanzadora, insinúan que también hay cosas increíbles ocurriendo justo en este instante. Es más, estas señales incluso sugieren la gran posibilidad de que nos encontremos ya inmersos en un proceso de franca transformación para bien –algo así como una imparable evolución colectiva.

Entonces, y no sin antes haber enfatizado los numerosos rasgos de la realidad que todavía duelen e indignan, queremos compartirles nueve señales inequívocas de que las aguas se están moviendo y que no se trata de que algo grande esté por venir, sino de que ya está ocurriendo –sólo que, como cualquier otro proceso, tendrá que irse consagrando paso a paso.

 

Alimentación

Hoy las personas, o buena parte de ellas, goza de una conciencia inédita sobre las implicaciones que tiene la alimentación en nuestro cuerpo y nuestra mente. Cada vez somos más los que ponemos atención en qué es lo que comemos y nos hemos volcado a informarnos y reflexionar sobre un tema que, aunque muchos no lo crean, hace apenas 3 o 4 décadas era un aspecto estéril de nuestra existencia. 

 

Empleo

El viejo modelo de empleo parece estar rápidamente caducando. Las industrias creativas cada vez ganan más fuerza, y fórmulas laborales más libres y menos esclavizantes son cada vez más comunes. Hoy, más que nunca, se favorecen cualidades como la innovación y la creatividad por encima de la automatización o la sumisión.  

 

Educación

Aunque el sistema educativo más común sigue evidenciando deficiencias estructurales y falta de una cultura que verdaderamente incentive la sed de conocimiento, también es verdad que alternativas educativas, incluidos modelos mucho más personalizados, sensibles y respetuosos con la naturaleza de los niños, están aflorando y son cada vez más privilegiados por cientos de miles de padres alrededor del mundo. 

 

Revaluación de la naturaleza

Si bien los estigmas pseudoeducativos, las improntas culturales, que se advierten en la coporativización, la industrialización y similares, la fuente del progreso, permanecen vigentes entre muchos, cada vez son más las personas que se dan cuenta de que el contacto cotidiano con la naturaleza es un inmejorable aliado para elevar su calidad de vida y su condición humana. 

 

Colectividad

En parte relacionado a los medios digitales, a la hiperconectividad y la colaboración, hoy la colectividad, lejos de los héroes solitarios o los genios individuales, se perfila como el más poderoso pulso social. 

 

Espiritualidad

Cansados del consumo, el materialismo y la racionalidad, y después de haber comprobado sistemáticamente que estos ingredientes están lejos de la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos, la espiritualidad, es decir el cultivo del espíritu, es un elemento fundamental en la vida de millones. Esto permite armonizar y complementar la existencia, dotándola de un sentido más trascendental, menos inmediatista y sobre todo menos egoísta. 

 

Conciencia medioambiental

Aunque aún el escenario medioambiental sea bastante triste, si miramos con detenimiento las prácticas y hábitos de una buena arte de la población mundial comprobaremos que hay una dosis de conciencia que hasta hace unos años hubiera sido impensable (hoy millones reciclan, hoy millones no tiran basura, hoy millones están dispuestos a sacrificios cotidianos por el bien del planeta).

 

Salud preventiva 

Hoy somos muchos los que finalmente hemos aceptado que nuestra salud está literalmente en nuestras manos. Es decir, que buena parte de nuestra salud nos la jugamos con los hábitos y decisiones que tomamos a diario: hábitos de sueño, de alimentación, de actitudes, etcétera.

Propaganda vintage: ve aquí la psicodélica película antidrogas que el gobierno de EU alguna vez promovió

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/01/2016

Ésta podría ser la propaganda antidrogas que más te inspire a drogarte...

La llamada "guerra contra las drogas" es una campaña emprendida hace poco más de un siglo, con fines presumiblemente políticos y económicos –y no con el supuesto afán de perseguir el beneficio de la sociedad–. De hecho, el fenómeno es tan insensato que, por fortuna, a lo largo de su historia ha caído en múltiples absurdos. Durante las décadas de los 70 y 80, esta cruzada vivió parte de su era dorada, y la cantidad de propaganda que se creó para satanizar las drogas y así justificar políticas diversas fue monumental. 

Justo en aquellos tiempos se hizo una película que, inspirada en Alicia en el País de las maravillas, buscaba asustar a los niños en relación al consumo de drogas y así evitar que las nuevas generaciones, a diferencia de sus antecesores hippies, se engancharan con las sustancias. Lo curioso es que esta memorable pieza, creada por el National Institute of Mental Health y recién rescatada por Open Culture, termina siendo una pieza profundamente psicodélica, un filme que cualquiera que haya consumido psicodélicos disfrutaría enormemente (y más si añadimos lo ridículamente hilarante que es la retórica propagandística). 

Así que te invitamos a ver el material completo, bajo la advertencia de que, contrario a lo que sus autores oficialmente intentaban y aunque no disfrutes de consumir psicotrópicas, tal vez termines con ganas de descubrir, gracias a esta película, qué tan profundo es el agujero del conejo blanco.