*

X

5 métodos probados para lidiar con personas narcisistas, manipuladoras y tóxicas

Salud

Por: pijamasurf - 11/03/2016

Una sencilla guía con fundamento psicológico para no caer en el juego de una persona psicópata

En nuestra vida seguramente todos hemos convivido con personas que parecieran siempre estar a la caza de algo, que viven todo casi con el único objetivo de ganar algo para sí, que mienten y manipulan sin remordimiento ni consideración y, por último, con las cuales es agotador estar, pues siempre necesitan algo: que se les sirva, que se les rescate, que se les solucione la vida, etcétera.

Si esto te suena conocido y, como muchos también, alguna vez has caído sin darte cuenta en esa dinámica, quizá te sirva conocer estas cinco formas para poder romperla y salir del juego de esas personas. Como quizá también sepas, continuar en esa lógica sólo atrae problemas y malestar, por lo cual aconsejamos no favorecerla.

Cabe mencionar que estas no son estrategias improvisadas. Por el contrario: su sustento se encuentra en varios estudios psicológicos respecto de este perfil de personalidad, entre otros, los que ha realizado la psicóloga de la Universidad de Harvard Martha Stout, muchas de cuyas conclusiones se encuentran en el libro The Sociopath Next Door: The Ruthless Versus The Rest Of Us.

 

1) No lo hagas

El primer método es bastante sencillo: di no a la demanda de una persona así. Como dijimos, usualmente este tipo de personas son hábiles para manipular e imponerse sobre todo, con lo cual consiguen lo que quieren, pero cada uno de nosotros sabe siempre qué sí quiere hacer y qué no. Si no quieres hacerlo, simplemente no lo hagas. No entres en su juego, no des lugar a sus peticiones, no intentes entender a esa persona, ni salvarla, ni nada. No, simplemente.

 

2) Acepta que no puedes cambiar a las personas

No todas las personas son como esperas o crees que son. Y aunque llegar a este razonamiento no es sencillo (por obvio que parezca) entenderlo así te ahorrará muchos contratiempos, traspiés y otros incidentes en tus relaciones cotidianas. Deja a un lado tu propio ego y evita intentar cambiar a otra persona.

 

3) Pondera más las acciones y menos las palabras de una persona

Al final son nuestros actos aquello que mejor expresa lo que somos. Con las palabras podemos decir, prometer, jurar, también mentir y engañar, pero no con nuestros actos. Y en el caso de estas personas, usualmente hay una disociación entre ambos.

 

4) Apóyate en tu propia reputación y en tus relaciones

A veces enfrentar una persona narcisista y manipuladora puede parecer arduo, especialmente porque parte de su modus operandi es aislar a la víctima de otras relaciones que ha construido. Pero aunque esto suceda, ten en cuenta que dicho aislamiento no es real, sino una ilusión en la que el psicópata te ha hecho caer. No estás solo, ni sola. A lo largo de tu vida has construido una reputación como persona que está sostenida por vínculos afectuosos y significativos reales.

 

5) Plantea escenarios de ganar-ganar

Esta última estrategia es quizá también la que más creatividad requiere. Ante una petición de un psicópata, siempre que sea posible intenta “darle la vuelta”, subvertirla de modo tal que no sea él o ella la única persona en obtener lo que busca. Piénsalo como una negociación en donde tú también necesitas ganar algo, si no, no procede.

¿Qué te parece? ¿Agregarías otro que tú has utilizado? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota.

 

También en Pijama Surf: 6 señales de que estás discutiendo (inútilmente) con un psicópata

La neblina mental nos hace menos efectivos ante la toma de decisiones diarias, con estos simples consejos podrás evitarla.

Vivimos en una época de grandes cambios que llegan de manera acelerada. El flujo de información es constante y tiende a crecer cada vez más. Esto es una bendición puesto que no hay tema o habilidad que esté lejos de nosotros, todo lo que quieras saber está a la distancia de un pequeño recorrido virtual. Sin embargo, a largo plazo, esta carga informativa puede afectarnos hasta tener periodos de neblina mental.

Procesar demasiada información cansa. Creemos que podemos realizar tareas múltiples de manera sencilla pero nadie hace todo al mismo tiempo, en realidad sólo estamos intercalando estas tareas por breves lapsos temporales. Esta concentración segmentada resulta dañina para nuestro cerebro que puede llegar a cansarse.

La sobrecarga de estímulos y nuevos conocimientos vulnera nuestra creatividad y capacidad de respuesta. Es sencillo sobresaturarnos cuando la oferta de entretenimiento y conocimiento está regulada sólo por nuestra voluntad. No sólo lidiamos con la información que se encuentra en línea sino con toda la que se encuentra en nuestro entorno.

La neblina mental es un estado en el que los pensamientos transitan a menor velocidad y tendemos a realizar actividades en mayor tiempo. La hormona del estrés, el cortisol, nos inunda, la concentración se quiebra y nuestro cansancio es patente.

Para evitar esto se recomienda practicar mejores hábitos cognitivos. Tomar breves descansos entre tareas y procurar enfocar nuestra atención en una sola cosa a la vez son ejemplos de cómo evitar la neblina mental. Se trata de limitar la atención que ponemos a distintas cosas para dar a cada una la cantidad de tiempo adecuada y así tomar mejores decisiones. 

También en Pijama Surf: 9 trabas psíquicas que sólo amargan y entorpecen tu existencia