*

X

Estos 9 trucos te harán parecer inteligente en cualquier reunión con otras personas (ILUSTRACIONES)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/12/2016

Para muchos, la inteligencia no es más que un montaje

La vida, para algunos, está llena de reuniones. En la escuela, en el trabajo, con ciertos amigos, a veces incluso en una reunión formada espontáneamente. De pronto nos encontramos en la necesidad y quizá incluso en la obligación de exponer nuestras ideas, estar ahí, escuchar las de otros, etc.

Para algunos, esas reuniones conllevan otra obligación: la de parecer inteligentes. No necesariamente ser, sino parecer. Quizá con cierto sustento, con cierta inteligencia efectiva que sí está ahí, pero a veces también sólo como un montaje, una especie de espectáculo premeditado en donde dicha capacidad intelectual se ve, parece surgir de una combinación cuidadosa de factores, como la “magia” en los trucos de los ilusionistas.

Y es que, después de todo, la realidad en muchos casos es aquello que percibimos como tal, no siempre lo que es ni mucho menos lo que debería, sino lo que entendemos a partir de lo que somos, pensamos, esperamos y más. Hay personas que saben esto y juegan con la percepción, arriesgadamente, eso también es cierto, porque pese a todo, la realidad termina por imponerse.

Pero mientras eso sucede, divirtámonos.

 

1. Justo al principio de la reunión, sal a buscar agua y pregunta si alguien más quiere algo

Este truco tiene dos ventajas: te hará parecer amable con los demás y te permitirá ausentarte por unos pocos minutos de la reunión sin que nadie sospeche de nada. Si vuelves con agua y algunas golosinas, habrá incluso quien piense que eres una persona considerada, previsora, preocupada por el bienestar del equipo, etc.

 

2. Lleva contigo una libreta para tomar apuntes, pero úsala para dibujar

Pocas cosas que hagan parecer más inteligente a una persona que una libreta y un lápiz o un bolígrafo. Juntos son una combinación poderosa. Cuando la reunión empiece, comienza a simular que tomas apuntes, pero no convencionalmente, sino con complejos diagramas de flujo, conectores que van de un lado a otro de la página, ideas remarcadas en círculos vistosos y más.

 

3. Haz una analogía que suene tan compleja como obvia

Esto quizá requiera cierta práctica, ingenio y dominio del lenguaje (quizá incluso inteligencia), pero si llegas a dominar el arte de las analogías, las personas que estén contigo pueden llegar a sorprenderse de lo que dices. Cuando en la discusión lleguen a un callejón sin salida, suelta una analogía, preferentemente que no tenga nada que ver con el asunto. “Esto es como partir limones”, “Es como la migración de los ñus en África”, “Es como sacar a pasear a tu perro”, etc. Ríe después de ello para provocar que, por reflejo, los demás también rían y no te pidan desarrollar tu punto.

 

4. Pregunta si nos estamos haciendo la pregunta correcta

La tautología es otro de los triunfos de parecer inteligente. Hacer estas preguntas seminales, profundas y en última instancia inútiles es un buen recurso para simular inteligencia. Aquí algunas sugerencias:

¿Estamos haciendo la pregunta correcta?

¿Es esta la mejor forma de ver el problema?

Antes que nada, ¿qué estamos entiendo por…?

Entre otros efectos, estas preguntas a veces hacen parecer a quien las hace extremadamente abstracto, como si su pensamiento estuviera más allá de las mundanidades de este plano.

 

5. Para cuestionar una idea, utiliza frases idiomáticas o de moda

Esas frases que todo mundo está usando, llévalas a tus reuniones, pero de forma irónica, lo cual te hará como una persona creativa e ingeniosa.

 

6. Invéntate un hábito raro que haga “fluir” tu creatividad

Quitarte los zapatos, caminar en círculos, hablar a solas, acariciar un gato, acostarte en el piso, lo que sea. Entre más extravagante sea tu “hábito”, más incontrolable y potente parecerá tu inteligencia.

 

7. Menciona al jefe de todos como si fuera tu gran amigo

Hablar del jefe de todos –incluyéndote– como si fuera una persona cercana, te otorgará respeto y ascendencia sobre los demás (probablemente). Puedes decir cosas como que le plantearás esa idea este fin de semana que comas con él (o ella), o que eso que acabas de escuchar sin duda le encantará. Puedes llamarlo por su nombre, su hipocorístico o incluso un apodo que sabes que nadie más usará.

 

8. Pregunta si es el marco, plataforma o modelo correctos

Lo importante aquí son las palabras: marco, plataforma y modelo son tres que imponen y hacen parecer inteligente a quien las usa. Así que úsalas. 

 

9. Cuando haya consenso en torno a una idea, sé el primero en notarlo y "aprobarla"

Si sigues atentamente el desarrollo de una discusión notarás que los participantes se inclinarán poco a poco hacia una de las alternativas presentadas. Date cuenta de los signos que llevan a esto y cuando sea el momento adecuado, intervén para sancionar esa idea, para aprobarla aunque no te corresponda a ti agitar esa bandera. Para hacer esto último puedes utilizar frases como "Dale, con todo" al tiempo que das crédito al autor de la idea, o una entrada un poco más seria y dramática como "Si nadie tiene nada más que aportar, me parece que ya encontramos la solución". Si eres un tanto más descarado puedes hacer la recapitulación de lo expuesto y, sutilmente, apropiarte de la idea triunfante.

 

Estos 9 trucos son obra de Sarah Cooper, comediante que desde hace un tiempo sostiene el blog The Cooper Review; en este caso, además, forman parte de una publicación en puerta: 100 Tricks to Appear Smart in Meetings: How to Get by Without Even Trying.

Sugerencias ingeniosas para esta época tan preocupada por parecer.

 

También en Pijama Surf: Estos 13 rasgos revelan que tienes una inteligencia superior al promedio (según la ciencia)

Estudio muestra por qué leer libros es mejor que leer artículos en Internet o revistas

Libros

Por: Pijamasurf - 10/12/2016

El hábito de la lectura es una buena forma de cultivar una vida más sana y longeva, especialmente si leemos libros

Los beneficios de la lectura son múltiples o podríamos decir "holísticos", ya que leer no sólo beneficia la mente o nos hace más listos, hace que seamos más sanos en general.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Yale en el que se averiguaron los hábitos de lectura de más de 3,500 participantes mayores de 50 años notó que las personas que leen más de 3.5 horas a la semana viven en promedio 23 meses más que los que no leen nada, esto se mantuvo eliminando factores como "género, riqueza, educación y salud". Leer cuatro horas a la semana puede reducir hasta 20% tu tasa de mortalidad.

Específicamente, el estudio encontró que las personas que leen libros tiene una ventaja de 4 meses de supervivencia a la edad en la que 20% de sus iguales muere y experimenta 20% menos de riesgo de morir en los siguientes doce años, comparado con las personas que sólo leen revistas o artículos en Internet. 

Los autores concluyen que "cualquier nivel de lectura de libros da una ventaja de supervivencia significativa sobre sólo leer publicaciones periódicas". La razón tiene que ver con que leer libros involucra mayores facultades cognitivas "la investigación sugiere que leer libros provee una ventaja de supervivencia debido a la naturaleza de inmersión que ayuda a mantener un estado cognitivo".

Así que una buena recomendación sería dejar de pasar tanto tiempo en Facebook persiguiendo links como éste y dedicarle al menos una media hora al día a leer un libro, desconectado y sin distracciones (y es que otra de las ventajas de leer un libro probablemente tenga que ver con que nos permite desconectarnos de nuestros gadgets, cuando se utiliza un libro físico y no electrónico, nos desconectamos del demandante stream de información incesante de la red que promueve el multitasking: leer un libro es una forma más completa de practicar nuestra concentración).