*

X

Estos 13 rasgos revelan que tienes una inteligencia superior al promedio (según la ciencia)

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/19/2016

Distintas disciplinas han estudiado la inteligencia y los rasgos de personalidad y comportamiento con los que está relacionada; estos son algunos

La inteligencia es una categoría discutible. Por muchos años y por cierto dominio del pensamiento cientificista se creyó que ser inteligente sólo se demostraba con el dominio de las matemáticas o la inclinación a las llamadas “ciencias duras”. Sin embargo, en años más recientes el concepto se ha abierto para comprender otras formas de dicha cualidad.

Así, por ejemplo, el neurocientífico Howard Gardner ha conceptualizado siete tipos de inteligencia, entre los que se encuentran la lingüística y la corporal, dos que ya nos sugieren otras formas que no siempre solemos tener en cuenta.

En este sentido ahora compartimos 13 rasgos que, en distintas investigaciones, los científicos han encontrado que están relacionados de alguna manera con la inteligencia.

 

Tomaste clases de música

Desde hace tiempo varios estudios han confirmado la relación entre la música y el desarrollo cognitivo. En particular, tomar clases de música durante la niñez parece estar relacionado con un mejor desarrollo de las habilidades verbales y una mejor puntuación en exámenes de IQ.

 

Naciste primero

En un estudio demográfico realizado por investigadores noruegos se encontró que los hijos primogénitos obtienen en promedio 103 puntos en un examen de IQ clásico, contra 100 de los hijos segundos y 99 de los terceros. Al parecer esto se debe al tipo de atención que como primeros nacidos reciben por parte de los padres.

 

Te mantienes en forma

En 2006, investigadores del Hospital Universitario de Toulouse publicaron los resultados de una investigación hecha a poco más de 2 mil adultos por un período de 5 años, en el cual se observó una relación entre la obesidad y las habilidades cognitivas: a mayor grado de obesidad, menor agilidad mental.

Otro análisis, de la Universidad de Glasgow, encontró que niños de 11 años que habían demostrado una menor capacidad lingüística en esta edad tenían altas probabilidades de desarrollar obesidad a los 40 años. En contraste, los niños con una inteligencia destacada mostraban en la edad adulta una preocupación más elevada por su salud y bienestar.

 

 

Tienes un gato

Si ya lo sospechabas, es cierto: tener un gato es signo de inteligencia. Esto de acuerdo con un estudio de 2014 en el que de 600 estudiantes universitarios, las personas que manifestaron su preferencia por los gatos salieron mejor puntuadas en un examen de capacidades cognitivas que las llamadas “personas de perros”.

 

Fuiste amamantado

Al estudiar a poco más de 3 mil niños de Gran Bretaña y Nueva Zelanda en dos investigaciones distintas, científicos de la Universidad de Illinois en Urbana–Champaign hallaron una relación entre un buen puntaje en exámenes de inteligencia y la alimentación temprana con leche materna; esto, sin embargo, no por alguna propiedad especial de la lactancia, o no solamente, sino más bien por la interacción de la leche de la madre con una versión muy particular del gen FADS2, que no se expresa de la misma manera en todos los niños.

 

Eres zurdo

Aunque por muchos años el uso de la mano izquierda se consideró funesto e incluso se le corrigió con severos métodos disciplinarios, algunas investigaciones han detectado cierto vínculo entre la zurdera y el llamado “pensamiento divergente”, una forma de creatividad que permite arribar a un pensamiento inesperado, particularmente entre los hombres.

 

Has probado ciertas sustancias con fines recreativos

Marihuana, LSD, hongos… Según un estudio de 2012 llevado a cabo entre 6 mil personas nacidas en Gran Bretaña, aquellas que en su niñez demostraron una inteligencia superior al promedio tuvieron más probabilidad de consumir alguna droga con fines recreativos en la edad adulta.

 

Mides más que los demás (en altura)

Aunque suene un poco increíble la altura parece tener también relación con la inteligencia, esto según una investigación de la Universidad de Princeton realizada en 2008, en la cual notaron que los niños más altos tenían también mejores puntuaciones en exámenes de habilidades cognitivas.

 

Bebes frecuentemente. Sí: alcohol

Otro rasgo posiblemente polémico. Por alguna razón, niños que demostraron una inteligencia sobresaliente en sus años escolares, en la edad adulta desarrollan una inclinación –también sobresaliente-- por el alcohol. Esto al menos según lo observado en una muestra demográfica de personas inglesas y estadounidenses estudiada por Satoshi Kanazawa y otros psicólogos evolucionistas.

 

Tu postura política es cercana al liberalismo

Estás a favor de los derechos de las minorías, la determinación de los pueblos, las libertades individuales básicas (de expresión, culto, reunión, etc.) y algunas otras posiciones políticas que, reunidas, te ubican en el cuadrante liberal del espectro político. Si esto es así, es posible que de niño tu inteligencia fuera un poco mejor que la del promedio. Esto de acuerdo con otro estudio de Satoshi Kanazawa, de 2010.

 

Aprendiste a leer a una edad temprana

En 2012, una investigación hecha con gemelos en el Reino Unido encontró que de los dos hermanos, aquel que había aprendido a leer primero había desarrollado también mejores habilidades cognitivas.

 

Te preocupas demasiado

Tristemente, el grado de inteligencia también parece guardar relación con la angustia, la ansiedad, la anticipación y otras emociones y formas de pensamiento afines. Los estudios al respecto son cuantiosos, y en casi todos se observa ese peculiar vínculo en personas que si bien demuestran una inteligencia por encima de la mayoría (particularmente en el aspecto verbal) también suelen tener el hábito mental de pensar mucho sus decisiones, sus recuerdos, los hechos pasados, etcétera.

 

Los demás te consideran divertido

Paradójicamente con respecto al punto anterior, las personas inteligentes también suelen tener un sentido del humor que hace reír a los demás, casi siempre por ingenioso e inesperado. En 2010, psicólogos de la Universidad de Nuevo México realizaron un experimento en el que pidieron a 400 estudiantes que resolvieran un examen de inteligencia y, por otro lado, sugirieran títulos graciosos para caricaturas publicadas en The New Yorker. En los resultados se detectó que las líneas más graciosas eran de los estudiantes con altos puntajes en las pruebas de IQ.

 

¿Qué te parecen? ¿Polémicos? ¿Verosímiles? ¿NADA de esto tiene que ver con ser inteligente? No dudes en dejarnos tu opinión en los comentarios.

Exagerar la entonación al hablar con bebés los ayuda a aprender más rápido

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/19/2016

Las virtudes del "maternés" permiten que los niños pequeños adquieran un mejor conocimiento del idioma con economía de información, permitiéndoles percibir aspectos importantes de la lengua

Muchos hemos notado la forma afectada y cariñosa que usan los padres y madres al hablar con niños pequeños: cada sílaba y cada tono se pronuncia de manera exagerada, casi teatral, e incluso están quienes dicen que esta forma de hablar a los niños es irrespetuosa y que deberíamos hablarles en un tono normal. Son estos últimos quienes se verán sorprendidos y acaso escépticos frente a los descubrimientos del profesor Patrick Shafto, matemático e ingeniero de computación de la Universidad Rutgers, quien ha encontrado que el "maternés" de hecho es bueno para los niños, "pues les ayuda a aprender propiedades relevantes del lenguaje".

El "maternés" (motherese) fue descrito por Ludo Beheydt a través del "principio de primacía semántica", ya que además de servir como aprendizaje de la lengua es en sí mismo un sistema interactivo de comunicación que complementa la entonación exagerada de las palabras con otros señalamientos corporales y contextuales. La investigación de Shafto y sus colegas trató de señalar claramente qué es lo que hace efectivo al maternés versus la entonación habitual del lenguaje adulto.

Para este estudio, los autores separaron los sonidos de las vocales en el habla de los adultos para crear un modelo matemático que pudiera predecir y entender los más mínimos patrones del lenguaje. Luego compararon tales patrones con los diferentes métodos de habla adulta, y encontraron que el habla dirigida a los niños se parecía más a dicho modelo.

A decir de Shafto, "los sonidos seleccionados exageran las propiedades importantes que los bebés necesitan y atienden, y sobre las que aprenden". Esto quiere decir que "si exageras de la forma correcta, lo que obtienes es un aprendizaje más rápido a partir de menos información".

Los resultados no pueden ser concluyentes simplemente porque los bebés no pueden aportar una experiencia directa de su propio aprendizaje del lenguaje; sin embargo, Shafto cree que estas mismas propiedades presentes en el maternés pueden verificarse al investigar el habla de los adultos en otros contextos, como cuando se dirigen a sus mascotas o a hablantes de lenguas extranjeras.

En el caso de las mascotas el habla se exagera con fines emotivos, no porque realmente se considere (o no en todos los casos) que las mascotas entienden el lenguaje articulado; pero con los extranjeros, cuando no está presente el componente emotivo, el esfuerzo por exagerar los vocablos permite ayudarles a comprender con más facilidad los sonidos de una lengua con la que no están familiarizados. Estos descubrimientos, según el investigador, servirán para comprender mejor la forma en que los bebés adquieren el lenguaje, así como para desarrollar mejores métodos para el aprendizaje de lenguas extranjeras. "Pienso que es un buen ejemplo de por qué el rigor matemático es importante en áreas donde no lo esperarías", dijo el autor en una entrevista.