*

X

¿Quieres aprender a detectar tus procesos mentales inconscientes? Aprende a meditar

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2016

Libérate de la tiranía del inconsciente aprendiendo a meditar

El psicólogo Carl Jung consideraba que una de las claves en el proceso de individuación --el "Santo Grial" de su psicología-- era hacer conscientes aspectos de la mente inconsciente que determinan nuestra conducta de manera permanente por definición, sin que podamos percibirlo. Para ello Jung desarrolló diversas técnicas, incluyendo el uso de mandalas; un método probado por la religión y ahora por la ciencia es la meditación.

Un famoso estudio sobre el libre albedrío realizado en 1983 por el neurocientífico Benjamin Libet pidió a varios voluntarios que apretaran un botón en el momento en el que ellos así lo quisieran, mientras miraban un reloj especial que les permitía observar el tiempo con mucha precisión. Comúnmente la personas pensaban que estaban decidiendo apretar el botón 200 milisegundos antes de que sus manos se movieran --sin embargo, los electrodos revelaron que la actividad en el cerebro que controla el movimiento ocurre 350 milisegundos antes de que se tome una decisión, lo cual sugiere que nuestra mente inconsciente es la que lleva el mando y "decide" cuándo apretar el botón. 

Una nueva versión del experimento probó algo similar con un grupo de 57 voluntarios, 11 de los cuales practicaban meditación. El experimento notó que  los meditadores manifestaron un lapso de tiempo mayor entre cuando sentían que decidían mover las manos y el momento en el que se movían físicamente --esto fue 149 milisegundos contra 68 milisegundos en las demás personas. 

Lo anterior apunta a que los meditadores son capaces de percibir la actividad inconsciente de su cerebro antes que la mayoría de la gente. Según comenta la revista New Scientist, esto fue predicho por el académico budista Georges Dreyfus y afirma la noción de que la meditación permite ser más consciente de los procesos corporales internos. Esto último es de hecho uno de los aspectos esenciales que enseñó Buda y que actualmente se conoce como "mindfulness", el estado de observación del presente, de la respiración, del aquí y el ahora. 

 

En Pijama Surf:

Cómo meditar (una sencilla guía para principiantes)

Guía práctica para aclarar la mente durante la meditación

¿Qué provoca la comezón y por qué se siente tan bien rascarse?

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2016

La comezón y el dolor al parecer están relacionados, pero la primera (a diferencia del segundo) se ve mitigada por estímulos incómodos y puede ser exacerbada por los analgésicos

Todas las personas se rascan de vez en cuando, algunas con más frecuencia que otras, pero definitivamente la comezón es algo conocido para cualquier ser humano. Sin embargo pocas veces nos detenemos a preguntarnos de dónde viene, qué la provoca, cómo es que la sentimos o qué es en realidad. No obstante, en ocasiones la comezón puede volverse algo mucho más grave y atemorizante; de hecho, hay enfermedades que podrían provocar que te rasques hasta destruirte la piel.

Un claro ejemplo de esto es el delirio de parasitosis o síndrome de Ekbom, que se caracteriza porque quien lo sufre está convencido de que su piel está infestada de insectos, los cuales pueden ser piojos, ácaros, pulgas, gusanos u otro tipo de parásitos. Y a pesar de ser invisibles para el resto de las personas para quien presenta el síndrome son perfectamente claros e inquietantes, de tal manera que el paciente es capaz de describir los bichos a la perfección, no sólo en cuanto a su color, forma y tamaño sino que también puede proporcionar mucha información sobre como se mueven, comportan y reproducen. Algunas personas tienen asimismo la convicción de que estos parásitos no sólo se encuentran sobre su piel sino debajo de ella y hasta en sus órganos internos; por esta razón suelen rascarse compulsivamente causando lesiones, inflamación e infecciones.

Por increíble que parezca, una de las complicaciones para atender este malestar es definir qué es la comezón. Hace más de 3 siglos un doctor alemán llamado Samuel Hafenreffer describió la comezón como cualquier “sensación desagradable que active el deseo o reflejo de rascarse”. Esta definición puede tener cierto sentido, pero resulta redundante y ciertamente insuficiente si lo que se desea es una explicación científica. En este sentido la comezón y el dolor parecen estar relacionados. La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene muchísimas terminaciones nerviosas llamadas nociceptores, que son terminales nerviosas libres y no especializadas cuyos cuerpos se encuentran fuera de la columna vertebral; su trabajo es obtener información sobre la presencia de estímulos potencialmente nocivos y mandarla hacia la médula espinal y el cerebro, así que una estimulación suave de dichas neuronas resulta en la sensación de comezón; por otro lado un estímulo más poderoso desencadena una reacción de dolor. Al menos esa es una teoría sobre lo que regula la intensidad de las sensaciones, aunque hay una hipótesis alternativa que apela a la especificidad y asevera que ciertas neuronas son responsables del dolor y otras de la comezón.

El hecho de que diferentes estímulos pueden causar prurito complica aún más el panorama. Por ejemplo la picadura de un insecto puede despertar una sensación aguda de comezón, mientras que la piel seca, una condición médica como el eccema y la psoriasis pueden causar comezón crónica. Otras causas detrás de esta sensación son linfoma, hipertiroidismo, esclerosis múltiple, tumores cerebrales, enfermedades crónicas del hígado y SIDA. Además están los factores psicológicos y cognitivos; en algunos casos la necesidad de rascarse es fruto de un desorden obsesivo compulsivo, en cuyo caso rascarse sólo exacerba el problema. Otros casos son aún más terribles y complicados, como el síndrome de Ekbom que mencionamos anteriormente.

Algo muy peculiar sobre la sensación de comezón es que los estímulos dolorosos parecen mitigarla; finalmente rascarse es arañar la piel con las uñas, lo cual podría ser doloroso pero en presencia de prurito resulta un alivio. Otros estímulos que pueden provocar la misma reacción son la aplicación de frío o calor, así como algunos leves toques de corriente eléctrica. En este sentido la comezón es diferente al dolor, pues cuando nos lastimamos el primer reflejo es alejarnos de la fuente de dolor, mientras que cuando tenemos comezón algo de dolor podría ser bueno. Otra rareza que provee cierta consistencia es que los analgésicos que en teoría deberían reducir estímulos desagradables como el dolor pueden aumentar las ganas de rascarse.

Pero, ¿por qué rascarse es hasta cierto punto placentero? Quizá la respuesta a esta pregunta radique en el proceso de evolución humano, pues en este sentido retirar posibles insectos o parásitos de la piel es algo positivo, así que cuando algo perturba a la piel, como por ejemplo una picadura de insecto, las células liberan una sustancia química llamada histamina que estimula a los nociceptores para que manden mensajes a la médula espinal, que posteriormente envía la información a los muchos nervios que conforman el tracto espinotalámico que llega hasta el cerebro. Los científicos creen que la histamina es la sustancia detrás de la comezón, pues en 2009 se realizó una investigación en la que aplicaron una inyección de histamina en primates y monitorearon la actividad en sus tractos espinotalámicos. Así fue como descubrieron que tras la inyección las neuronas presentaron una rápida e intensa actividad. Luego rascaron un poco y se dieron cuenta de que la actividad neuronal disminuía frente a este estímulo. Quizá el poeta Ogden Nash tenía razón cuando dijo que “la felicidad era poder rascarse la comezón”.