*

X

Las 6 reglas de George Orwell para una prosa clara, precisa y, sobre todo, inteligente

Libros

Por: pijamasurf - 05/22/2016

Para enfrentar los radicalismos de su tiempo, George Orwell apostó por un estilo de escritura preciso e inteligente.

Gracias a 1984, muchos conocemos bien el nombre de George Orwell. Una novela clave del género distópico y, en varios sentidos, casi profética, pues si bien se trata de una metáfora de los regímenes totalitarios de la segunda mitad del siglo XX, el genio del autor fue casi como un poder clarividente que le permitió ubicar la tendencia que seguiría el poder político desde entonces y hasta nuestra época. La famosa figura del “Gran Hermano”, por ejemplo, síntesis del estado de hipervigilancia al que aspiraban gobiernos como el de Stalin, es ahora una realidad palpable, si bien aun disimulada con múltiples recursos de distracción y goce.

Sin embargo, además de escritor de ficción, Orwell fue también un notable prosista, autor de ensayos, muchos de los cuales redactó al hilo de importantes acontecimientos como la Guerra civil española, la ya mencionada Segunda guerra mundial y, en general, ese entorno más bien bélico, caracterizado por el radicalismo de las posiciones políticas en apariencia disponibles. Orwell, devoto de la sensatez y la inteligencia, encontró en la escritura su manera de conjurar el torbellino de opiniones, argumentos, falacias, dilemas y exigencias sociales que se plantearon en su época.

De ahí, en buena medida, que el escritor se preocupara por forjar un estilo claro, preciso, transparente. Por qué qué mejor medio para transmitir una idea que un entorno límpido, donde se desarrolle con fluidez. Y, también, qué mejor manera para enfrentar los arrebatos de los extremismos.

A continuación compartimos 6 reglas que Orwell acuñó para obtener un estilo prosístico con dichas características. La explicación de cada una estas corrió por nuestra cuenta.

***

1. Nunca uses una metáfora, símil u otra figura retórica que se use habitualmente en los medios

“Todo el peso de la ley”. “Justos por pecadores”. “El rey de la selva”. Expresiones de este tipo, de tan usadas, se encuentran ya vacías de sentido. No nos dicen nada. Paul Ricoeur las conceptualizó como “metáforas muertas” porque, justamente, carecen del élan que da sustento y significado al lenguaje. ¿Por qué desperdiciar una oportunidad de comunicación con algo que no dice nada?

 

2. Nunca uses una palabra extensa cuando podrías usar una breve

En cuestiones de estilo, hay al menos dos bandos claramente diferenciados a este respecto: quienes apelan a la profusión del lenguaje y quienes apuestan más bien por la sencillez. Orwell, claramente, pertenece a este último grupo. Y justificadamente acaso, pues en el caso de los textos que buscan transmitir ideas, muchas veces la brevedad es amiga de la exposición clara y directa.

 

3. Si es posible eliminar una palabra, hazlo.

Otro consejo que abona a la concisión del discurso, tratando este como una suerte de follaje cuya poda resultará en una figura claramente comprensible para el lector.

 

4. Nunca uses un tiempo pasivo si puedes usar el activo

La voz pasiva resta fuerza al discurso y además hace al lector dar una vuelta mental innecesaria. No es lo mismo decir “La llamada fue contestada por el director” o “El director contestó la llamada”.

 

5. Nunca uses una frase en otro idioma, un término científico o jerga especializada si puedes pensar un equivalente en el lenguaje de todos los días

En general, estos casos que señala Orwell tienen algo en común: son elementos potencialmente excluyentes para los lectores. Quien no está familiarizado con cierto idioma o con algún campo especializado de conocimiento se quedará a la zaga o francamente dejará de entender un término con dichas características.

 

6. Mejor romper cualquiera de estas reglas que escribir una barbaridad

Aquí surge el Orwell que esperábamos. No el pontífice, sino el prosista furibundo que por encima de todo sitúa la inteligencia, la valentía del pensamiento, el riesgo de las ideas. Con este último consejo parece decirnos que, en efecto, es necesario escribir bien, saber hacerlo, pero más todavía tener algo inteligente qué comunicar.

 

También en Pijama Surf:

12 consejos de Ray Bradbury para los jóvenes escritores

7 consejos para jóvenes escritores de Umberto Eco

 

En español, la editorial Debate publicó recientemente una amplia antología de los ensayos de Orwell, una de las más completas en nuestro idioma. 

Ciencia ficción, literatura gay, poesía: ¿quiénes son los escritores del Reino Unido que te encantará leer?

Libros

Por: pijamasurf - 05/22/2016

15 de los escritores más sobresalientes del Reino Unido, con motivo de la FIL de Guadalajara

91Foj28uXXLPor estos días se realiza en México la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una de las citas más importantes de la literatura mundial y, se dice, la más grande de la literatura hispánica. Además de por su afluencia y por el número y calidad de autores que reúne, la Feria es conocida por entregar dos premios: el primero, que durante mucho tiempo llevó el nombre de Juan Rulfo, reconoce la trayectoria de un escritor en lenguas romances; este año el galardonado fue el español Enrique Vila-Matas, y en pasadas ocasiones lo han recibido escritores como António Lobo Antunes o Nélida Piñón. Aunado a este premio, la FIL también reconoce anualmente la labor de un editor o editora que a lo largo de su vida ha destacado por impulsar la creación de libros y el descubrimiento de nuevos autores; en este caso, entre los nombres que han recibido el premio se encuentran personajes destacados como Antoine Gallimard, Arnaldo Orfila, Beatriz de Moura y Roberto Calasso, entre varios otros.

La Feria tiene además un país invitado cada año, una elección que en cierta forma acompaña las actividades del evento pero, sobre todo, funge como un pretexto para descubrir dicha nación desde uno de sus ángulos más nobles, el de la literatura y sus expresiones culturales. Este año el país convidado es el Reino Unido, cuyas letras son sin duda capitales en la cartografía literaria del mundo, con una tradición que a partir de Chaucer y Shakespeare se abrió hacia meandros prolíficos entre los que se cuentan Arthur Conan Doyle, Julian Barnes y muchos otros.

Con motivo de dicha invitación, el escritor y crítico argentino Alberto Manguel publicó recientemente una selección de 16 escritores ingleses contemporáneos que es necesario conocer para tener un panorama general de la literatura del Reino Unido pero quizá, sobre todo, para disfrutar de algunas de las plumas más ágiles, inteligentes y cuidadas del lenguaje anglosajón (así sea que las paladeemos en su traslado a nuestro idioma).

A continuación compartimos los nombres de dicha lista y algunas líneas de la recomendación de Manguel.

 

George Steiner

Erudito y brillante lector, Steiner ha sabido desarrollar una obra crítica original, perspicaz y justa, respetando la inteligencia de sus lectores y abriéndoles nuevos horizontes.

 

John Le Carré

Le Carré convirtió la novela de espionaje en una exploración existencial que busca un comportamiento ético en un mundo corrupto e injusto.

 

V. S. Naipaul

Naipaul no es antropólogo ni sociólogo: sus opiniones son caprichosas y sus fuentes de información poco fiables. Pero en sus libros la veracidad histórica importa menos que la esmerada calidad de su escritura.

 

Tom Stoppard

Heredero del humor y de la destreza verbal de Oscar Wilde, fue reconocido desde temprano como uno de los mayores talentos del teatro inglés.

 

Pat Barker

Una trilogía de novelas sobre la Primera Guerra Mundial, publicadas entre 1991 y 1995, consagró a Pat Barker como una de las mejores autoras de novelas históricas británicas.

 

Iain Sinclair

Novelista y cinematógrafo, Iain Sinclair es un especialista en psicogeografía, la ciencia que estudia la relación entre nuestra forma de pensar y de sentir, y el mundo físico en el que vivimos.

 

Jim Crace

Jim Crace ha definido sus novelas como “la obra de fe de un ateo”.

 

Marina Warner

Novelista e investigadora de la cultura popular, esta escritora británica ha publicado estudios revolucionarios sobre los cuentos de hadas y sus orígenes, y sobre otros temas de literatura fantástica como 'Las mil y una noches' y los mitos transformativos desde Ovidio en adelante.

 

Julian Barnes

Barnes demuestra una maestría extraordinaria en el planteamiento de ideas inauditas que desarrolla con una precisa elegancia heredada de Flaubert, su maestro.

 

Ruth Padel

Su vasta obra consiste en seis volúmenes de crítica, cuatro obras ensayísticas, una novela y 10 colecciones de poemas, entre las cuales se destaca una biografía de Darwin en verso.

 

Ian McEwan

McEwan maneja su lengua materna con una destreza que la literatura inglesa parecía haber perdido después de los últimos escritos de Conrad.

 

Alan Hollinghurst

Si bien este crítico literario es considerado como un destacado representante de la literatura llamada “gay”, sus novelas escapan a una definición tan estrecha.

 

Jeanette Winterson

Su estilo picaresco, su agudo espíritu crítico, su interés en la tensión entre nuestras convenciones y nuestros deseos […] han valido a Winterson comparaciones con Jane Austen y Muriel Spark.

 

China Miéville

La ciencia ficción, género denigrado en sus primeras décadas, cobró rápidamente una merecida aristocracia literaria. Hoy su prestigio es indiscutible y China Miéville es uno de sus representantes más destacados.

 

Helen Oyeyemi

Esta escritora se destaca por su poder de invención y su lenguaje preciso y lírico. Su universo es el de los cuentos de hadas, pero con un trasfondo cristiano […] a la vez subvertido por su implacable reconocimiento de la crueldad en las relaciones humanas.