*

X
¿La vida doméstica en pareja acaba con el deseo puro de filosofar?

El filósofo Jonathan Wolff escribe en The Guardian un interesante artículo sobre una notable tendencia entre famosos filósofos a no tener pareja y sobre todo hijos, como si la vida familiar fuera contraproducente o estuviera en oposición a la vida filosófica. 

La lista de filósofos solteros o sin hijos de Wolff incluye en Grecia a Platón y, aunque Sócrates sí tuvo hijos, Wolff apunta que no dejó nada escrito. Esto se acentúa en la Antigüedad tardía, la Edad Media y el Renacimiento, donde la mayoría de los filósofos eran también sacerdotes o "doctores" de la Iglesia --como han sido llamados Santo Tomás y San Agustín-- y por lo tanto naturalmente castos, con algunas pocas excepciones como el mismo Agustín de Hipona, quien antes de entrar al clero tuvo su etapa de disolución ("dame la castidad, pero aún no" es una de sus frases famosas) y fue padre de un hijo. Podemos añadir a Plotino, el gran filósofo neoplatónico de Alejandría que, si bien no tenemos muchos detalles de su vida exceptuando la biografía de su alumno Porfirio, a todas luces vivió una vida casta, incluso negándose a ser retratado en alguna ocasión puesto que habría estado avergonzado de su forma mortal, según su alumno, como una muestra de su integridad espiritual y su rechazo de todo lo material. Plotino, reconocido por su gran integridad moral e incluso confiado a ser el educador de los hijos de los nobles romanos, probablemente no habría sido una buena pareja a la hora de cumplir con los llamados "deberes de la carne".

Las cosas se ponen interesantes en la lista de Wolff ya en los siglos XVII y XVIII, cuando tenemos a un ilustre club de solteros: Hobbes, Locke, Hume, Adam Smith, Descartes, Spinoza, Leibniz, Kant y Bentham. El obispo Berkeley se casó al final de su vida pero no tuvo hijos, y Rousseau se casó y tuvo hijos pero los abandonó. Más tarde  tenemos el caso de John Stuart Mill (que se casó tarde en la vida y no tuvo hijos), Schopenhauer (el gran pesimista), Kierkegaard (quien renunció a su amor a una mujer por su amor a Dios y a la filosofía, en una especie de martirio), Nietzsche, Sartre y Wittgenstein, todos los cuales nunca se casaron y no tuvieron hijos. En el caso de las mujeres filósofas, que son pocas, desde Hipatia de Alejandría (de quien no sabemos mucho, pero todo indica que no estuvo casada) hasta Simone Weil, Hannah Arendt, Iris Murdoch y la misma Simone Beauvoir (pareja de Sartre, pero que nunca contrajo matrimonio con él).

Jonathan Wolff intenta explicar esto y, si dejamos a un lado la pura coincidencia, sugiere que una posibilidad es que las mieles domésticas adormecen la agudez filosófica, eso o quizás el hecho de que una vida familiar --los llantos de un bebé, tener que pensar en pagar la colegiatura, etc.-- puede quitar el tiempo y la energía para dedicarse a la contemplación pura de la naturaleza de la realidad. El contraargumento viene,  por otro lado, de un sondeo que Wolff realizó en su facultad en el que aquellos con hijos parecen tener mejores resultados y aprovechamiento, acaso porque "si estás cuidando a tus hijos esto pone el trabajo académico en perspectiva", lo cual crea un balance entre vida y trabajo. Pero el mismo Wolff refuta esta propuesta señalando que, aunque estas personas hacen una buena labor como filósofos en la escuela, no perseveran puesto que en su balance el trabajo filosófico personal --con razón-- no es tan importante y por ello no suelen hacer todo lo que podrían --quizás viviendo una vida más de servicio a los otros. "Así es que terminan las carreras académicas de los padres, especialmente las madres", dice Wolff.

La muerte como motivación hacia la iluminación: Jodorowsky habla sobre su despertar espiritual

Filosofía

Por: pijamasurf - 03/20/2016

Extractos de una fascinante entrevista en un nuevo libro donde Alejandro Jodorowsky habla sobre el terror de la muerte como motivación para buscar lo divino

Con la edad Alejandro Jodorowsky (o Jodo, como le dicen internacionalmente de cariño) ha llegado a una zona dulce en la que, si bien ya no tiene la misma capacidad de provocar y subvertir, se ha configurado como un líder espiritual que se distingue por su sinceridad y mantiene su creatividad. Jodo sigue dando de que hablar a sus 87 años y aparece en todos lados, con notable lucidez, regresando a lo esencial --aunque algunos lo critican por mayormente dedicarse a lo que consideran literatura y consejería superacional, esto no parece importarle mucho.

Su vida y obra son el objeto de un nuevo libro en inglés, Sacred Trickery and the Way of Kindness: The Radical Wisdom of Jodo, en el que se presenta como una especie de bodhisattva-payaso-chamán y donde expone su última gran idea: la compasión y la generosidad como caminos de conocimiento. Entre trickster y meloso abuelo, Jodo cuenta sobre sus amigos, hijos y conocidos (entre ellos algunos chamanes y el trickster por antonomasia: Carlos Castaneda, a quien conoció también en un ligero "lío de faldas").

Reality Sandwich ha publicado algunos fragmentos de este libro de entrevistas, de los cuales traducimos un par de párrafos, particularmente donde Jodo expone cómo la muerte fue el gran acicate que tuvo hacia la espiritualidad, probando tener estirpe de filósofo, siguiendo el ejemplo de Sócrates, quien consideró que la filosofía era esencialmente un entrenamiento para la muerte.   

En esos momentos me hice las preguntas que todos se hacen: ¿Por qué debo morir? ¿Existe Dios? Cuando tenía 18 la conciencia de mi muerte me azotó como un martillo en la cabeza. No lo había asimilado hasta entonces. Salí corriendo por las calles, llorando que no quería morir. Desde ese momento necesite aplacar mi pavor.

Este fue el germen de una larga búsqueda --de un seducir y dejarse seducir-- en la que Jodorowsky experimentó con todo tipo de técnicas para liberar su propia mente y acercarse a lo sagrado. La influencia atea y represiva de su padre se tornó en una orgía místicoartística. 

¡Quería existir! Por otro lado no creía en ello, debido a como fui criado. Nunca pensé que arribaría a la fe. Por otro lado, estaba desesperado por encontrarme con lo divino. Vivía en constante miedo a la muerte. Todo mi ser se revolcaba ante el prospecto de mi fallecimiento. Buscaba una respuesta pero no la encontraba. Debo mencionar que durante esa época, a principios de los 50, no sabía nada del misticismo oriental o del zen. 

¿Sabes que el místico hindú Ramana Maharshi logró la iluminación después de sentir un miedo terrible mientras pensaba en la muerte? 

¡Ah, claro! Recuerdo mi primer ataque por el miedo a la muerte, después de una noche de fiesta en Chile. Creo que tenía 19 años. Nuestra casa ardió; sólo mi habitación se salvó. Así que mis amigos y yo hicimos una fiesta, celebrando el incendio. Yo usé un abrigo de flamas, disfrazado de fuego. Como a las 3 o 4 de la mañana, todos borrachos, acabamos en el mercado, comiendo queso. Estaba nadando de felicidad. Y de súbito me di cuenta que todos mis amigos morirían, que toda la ciudad moriría, la Tierra entera y las estrellas morirían... nada se podría salvar, y menos yo. Fue una suerte de iluminación negativa. Súbitamente sobrio, vi cómo la ciudad estaba bañada en angustia, cómo las persona a mi alrededor eran víctimas de este miedo, sin poder enfrentarlo. Desde ese día tuve que entrar con acto con la divinidad para pacificar mi terror. 

Guardando la proporción, viene a la mente el "Sermón del fuego", en el cual Buda Shakyamuni habla sobre cómo el mundo está siendo consumido en este mismo instante por un fuego insaciable:

El ojo está ardiendo, las formas están ardiendo, la conciencia del ojo está ardiendo, el contacto del ojo está ardiendo; también toda sensación placentera o penosa, y la que no es ni placentera ni penosa que depende del ojo como su condición indispensable, está ardiendo. ¿Ardiendo con qué? Ardiendo con el fuego de la codicia, con el fuego de la animadversión, con el fuego de la falsa ilusión; ardiendo con el nacimiento, la vejez y la muerte; con las penas, lamentaciones, dolores, con la angustia y desesperación.

Es la conciencia de saberse en una casa mortalmente incendiada lo que hizo que el Buda buscara infatigablemente una salida a esta rueda. La muerte en Jodorowsky, y en todos nosotros, puede ser ese fuego que muestra un destino inescapable y que por ello, en el deseo de libertad (el único deseo puro), nos motiva, nos alimenta con gran fuerza para encontrar lo que en el budismo se conoce como la "nave de la doctrina", una forma de salir de la casa que se derrumba permanentemente. Conciencia de la muerte que es también conciencia de la impermanencia y sed de conocimiento. El "mysterum tremendum": sólo lo terrorífico, lo que nos sacude profundamente, puede propiciar una transformación; y acaso ese es el significado de la muerte: transformación en sí misma, y voz misteriosa que llama a transformarse.