*

X

El eco de la llama: dimensionando la obra de Umberto Eco

Libros

Por: Rafael Toriz - 02/21/2016

Una reflexión en torno a la obra del recientemente fallecido titán cultural, Umberto Eco

“Cada que muere un anciano, arde con él una biblioteca”, dice un hermoso proverbio africano y que en esta ocasión, cuando el occiso es Umberto Eco, se cumple por partida doble: ha muerto un hombre que contuvo multitudes.

La figura de Umberto Eco, que ya con vida había adquirido el tamaño de mitológica a partir de la década de los 60 con sus insólitos análisis sobre los medios de comunicación y la cultura de masas, encuadra una de las mayores y más nobles tradiciones europeas: la del humanista total; un renacentista riguroso para el que prácticamente nada de lo humano fue ajeno. Tales fueron las palabras de obituario de La Repubblica: adiós al hombre que lo supo todo.

Sin embargo, el hecho de ser un erudito –sobre quienes declaró que “suelen ser perdedores; vivimos en un mundo en que el físico que gana el premio Nobel no sabe nada de la historia de la literatura. Puede haber un corrector de libros que sea un sabio, pero ese conocimiento excelso no le sirve para nada en la vida” – no sería suficiente para encuadrar su nombre en la historia de la cultura del siglo XX, porque si bien Eco merece un lugar de privilegio entre nombres como los de Marcel Bataillon, E. R. Curtius, George Steiner, Walter Benjamin o Roland Barthes, la suya es una obra abierta que exploró con originalidad, inteligencia, dedicación y fortuna campos tan rigurosos y estimulantes como la filosofía, la semiótica, la lingüística, la historia de la cultura, la teoría de la comunicación y del arte, la sociología y hasta las relaciones conflictivas entre los diversos campos del saber humano, por lo que puede asegurarse que Eco ha sido uno de los mayores críticos culturales de occidente: el arte de integrar lo apocalíptico.

Narrador de éxito global, sus novelas visitan la novela histórica y filosófica mezcladas en ocasiones con la estructura del policial, lo que dota a su prosa de un magnetismo providencial.

Empero, es en el vasto campo del ensayo, tanto lírico como académico pero siempre documentado, donde se encuentra lo más proteico y poderoso de su obra –y no sólo en el que probablemente sea su libro más utilizado en el mundo, Cómo se hace una tesis– porque si algo tuvo Eco fue una voracidad desaforada que no sólo sugiere e ilumina caminos sino que invita a pensar en compañía: la de los libros y los hombres, oficio arcano para comprender el camino de las estrellas.

En una de sus últimas entrevistas sostuvo con alegría: “podría hacer una silla por día. Pero prefiero hacer sólo una por semana. Porque la parte más bella para mí es el período que paso escribiendo un libro”.

Editor y profesor, pero sobre todo cultor de una sabiduría artesanal, podemos estar seguros de que el fuego de la biblioteca que se consume con su nombre habrá de prodigarnos dentro de la vasta noche que habitamos un eco verdadero que no perecerá mientras haya ojos para escucharlo.

En el nuevo episodio de "Cadena Áurea de Filosofía" discutimos "La magia de Arbatel", un manual de magia del Renacimiento en el cual se expone un sistema de operación mágico basado en la ética, la virtud y la fe

En la nueva entrega de Cadena Áurea de Filosofía hablamos sobre La magia de Arbatel (Arbatel: De magia veterum), un manual de magia publicado en 1575 en Suiza por un autor desconocido pero enormemente influyente, el cual fue publicado junto con las obras del ocultista Heinrich Cornelius Agrippa. Este texto mágico religioso influyó enormenente en figuras como John Dee, Gerhard Dorn, Heinrich Khunrath, Jakob Böhme, Robert Fludd, una pléyade de ocultistas, alquimistas y reformadores. El Arbatel (o también Arbatel) nos muestra cómo la magia y todo poder mágico pasan primero por la ética, la moral y la congruencia entre los actos del individuo y las leyes del cosmos: los espíritus sirven a quien sirve a lo divino. El texto en su esencia es sumamente sencillo, enseña un código de conducta básico ligado a la fe y la virtud como camino insoslayable hacia el poder sobre los espíritus celestes. Sólo con el espíritu se conoce al espíritu, los espíritus sólo sirven al Espíritu: la magia entonces es una forma de veneración de Dios. Más allá de toda la aparatosidad y el complejo ritual que es parte de la magia ceremonial (el sistema de correspondencias entre lo celeste y lo terrestre, los nombres de los ángeles y la estructura de la jerarquía celeste), el Arbatel enseña la Magia del Bien. Por eso consideramos que más allá de la profusión de best sellers y de algunos otros libros esotéricos sumamente herméticos, este es un buen punto para iniciarse en el estudio de la magia. Aunque a algunos les parezca una definición poco atractiva, aprendemos aquí que la magia, en su sentido más puro y original, es sobre todo un código de ética,un sistema operativo de alinearse o conformarse con las leyes del universo a través de las cuales se manifiesta la voluntad divina. El mago es quien conoce y sigue las reglas. La alta magia no es más que la religión.

0-05:00 La magia de Arbatel recopilada por Heinrich Cornelius Agrippa/ Los nueve tomos de este texto misterioso/ Los aforismos de la magia/ Los mandamientos del mago/ La magia, la ética y la religión/ "La magia es la adoración de Dios"/ Servir a Dios para servir a los espíritus/ La relación entre la magia y la religión.

05:00-10:00 La magia necesita de la divinidad/ El origen de la magia/ Los magos son los sabios: el sabio es el que conoce a Dios/ La virtud es necesaria para la sabiduría/ Los textos mágicos y su conciencia del tiempo/ Religión vs. secularidad/ Una cosmología en los textos religiosos/ Comprender el cosmos es abrirse a transformarlo a través de la fe y la intención/ En todas las tradicioes es la virtud y la ética lo que lleva al poder sobre la naturaleza.

10:00-15:00 Ganarse el poder sobre los espíritus/ La mística del 7: los siete planetas, los siete Elohim, los siete gobernadores, los siete arcángeles/ Aforismos de Arbatel/ El silencio de Dios/ Tener a la divinidad presente en la mente/ Simetría del pensamiento mágico/ La correspondencia entre los planetas y los gobernadores/ Las horas y los planetas que los gobiernan/ Cómo se tiñen las horas según los espíritus/ Una hora de Mercurio.

15:00-20:00 Los tres preceptos esenciales de la magia/ La ética de controlar a los ángeles/ Conocerte a ti mismo es conocer a Dios/ Microcosmos y macrocosmos/ Revitalizar la religión/ Recuperar la magia y el misticismo de la religión/ Congruencia para tener resultados en la magia/ El camino individual de la espiritualidad sin mediación.

20:00-21:00 La magia del bien.

 

Versión en inglés y en latín

En español existe una versión de Julio Peradejordi, publicada por Obelisco.

 

CITAS DEL ARBATEL, LA MAGIA DE LOS ANTIGUOS

Aquel a quien llamamos Mago es quien por la gracia de Dios las esencias espirituales sirven para manifestar el conocimiento de todo el universo y los secretos de la Naturaleza ahí contenidos, visibles o invisibles. Esta es la descripción de una Mago y es universal.

Se requiere de aquel que sería un Mago la más grande justicia, que no cometa ningún acto impío, maligno o injusto, y que ni siquiera surja en su mente; para que así sea divinamente defendido del mal.

Aquel que actúa con fidelidad a su vocación, también tendrá a los espíritus como constantes compañeros de sus deseos, quienes proveerán en todo.

Es un canón, que cada individuo conozca a su Ángel, y que éste le obedezca conforme a la palabra de Dios. 

Existen siete diferentes gobiernos de los Espíritus del Olympus, a través de quienes Dios ordenó que se gobernara la estructura del universo: y sus estrellas visibles son ARATRON, BETHOR, PHALEG, OCH, HAGITH, OPHIEL, PHUL, según el lenguaje celeste. Cada uno de ellos a su vez con una poderosa milicia en el firmamento bajo su poder.

Mágicamente los Príncipes y los siete Gobernadores se llaman simplemente, en el tiempo, día y hora en el que rigen visible e invisible, por sus Nombres y Oficios dados por Dios; y al proponer su Carácter, que han dado o confirmado.

 

RESUMEN DE LOS PRIMEROS DOS SEPTENARIOS DE AFORISMOS DE MAGIA

1. Mantener la secrecía.

2. Tener ante todo en mente a Dios.

3. Vivir para el ser y las musas, evitar la multitud, ser hacendoso.

4. Evitar las cosas terrenales y ampararse en las divinas.

5. Ama a Dios y Dios proveerá.

6. Repite lo que has aprendido.

7. Llama a Dios en tu ignorancia y tribulación.

8. El poder de las estrellas reside en Dios.

9. La primera sabiduría es la de Dios, luego la de las criaturas espirituales, luego corpóreas, luego naturales.

10. Seguir las sagradas escrituras.

11. "El número 4 es pitagórico, y el primer cuadrante; entonces aquí coloquemos el fundamento de la sabiduría, según la sabiduría de Dios revelada por las escrituras y a través de las consideraciones propuestas en la Naturaleza".

12. Es  a través de la voz del Espíritu que Dios se revela. "Así de esta manera, por el habla, todas las disciplinas son reveladas, por los santos Ángeles de Dios, como apareció en los monumentos de los egipcios. Y estas cosas luego fueron viciadas y corrompidas con opiniones humanas; y por la instigación de espíritus malignos, que siembran taras entre los hijos de la desobediencia, como han dicho San Pablo y Hermes Trismegisto. No hay otra forma de restaurar las Artes, que a través de la doctrina de los Espíritus santos de Dios, porque la fe verdadera viene de escuchar".

13. "Todas las cosas viven en Dios y él es quien ha dado la vida... por su palabra, a través de su Hijo, ha producido las cosas... ha llamado a las estrellas y a la hueste celeste con sus nombres. Por ello conoce la verdadera fuerza y la naturaleza de las cosas, el orden y la ley de cada criatura visible e invisible".

14. "El alma vive para siempre, a través de Aquel que te ha creado: llama entonces a Dios, y a él sirve".

 

Twitter de Ernesto Priani

Twitter de Alejandro Martínez Gallardo

Twitter de Ignacio Bazán

Cadena Áurea de Filosofía en Facebook

En Soundcloud