*

X

3 cosas que se perdieron con Internet (y que sería muy bueno recuperar)

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/26/2016

Así como han llegado incontables delicias con la Red, también se han diluido joyas fundamentales de nuestra existencia

Internet es una herramienta fascinate. El inédito acceso que hoy tenemos a un cúmulo de información que hasta hace poco no podíamos siquiera concebir que existiese o la conectividad inmediata e increíblemente eficiente son sólo algunas de las inabarcables bondades que la revolución digital, con la Red como eje, nos ha traído. Sin embargo, como ocurre con cualquier otra herramienta Internet tiene un doble filo y, dentro de los numerosos aspectos sociales y culturales que ha revolucionado, también hemos visto cómo ciertas prácticas o elementos hasta entonces comunes se han diluido y algunos de ellos se extrañan, en la medida en que aportaban sabor o enriquecían la existencia. 

Tras la reflexión anterior procederemos a enlistar tres cosas invaluables que no soportaron el embate digital y que, lamentablemente, hoy parecen destinadas a formar parte de la memoria humana. Una de ellas es una práctica, materializada en un objeto, y que sin duda aportaba algo de poesía a la vida. Otra tiene que ver con una aptitud cognitiva que ha sido poderosamente amenazada por la Red; y finalmente incluimos una que debiese considerarse como un derecho humano, uno esencial, y que con la era digital se ha debilitado a niveles alarmantes. 

1) La correspondencia tradicional

hand-written-letter
Uno de los actos más estéticos y sensibles que incluía la tradicional interacción entre seres humanos era, sin duda, el intercambio epistolar. Ese apasionante y ceremonial momento de trazar a mano los pensamientos sobre un papel, quizá a media luz y tratando de extraer las hebras más lúcidas de nuestras reflexiones y sentimientos, parece haber quedado ya en el olvido. El ritual, además, incluía ir a depositar la carta al correo y cultivar la paciencia hasta que llegase a su destino y luego regresara una misiva similar a nuestras manos. 

En fin, como tributo a la nostalgia que seguramente much0s compartimos tenemos el proyecto Snail Mail My Email, en el cual el artista estadounidense Ivan Cash convirtió correos electrónicos mandados entre extraños en tradicionales cartas escritas a mano.

 

2) La concentración 

Circle-of-concentration

Si hay algo que distingue a nuestra cotidianidad es el malabar frenético de tareas y labores. No por nada se dice que hoy el capital más cotizado entre la sociedad contemporánea es la atención. Y es que la cantidad de estímulos que Internet provee es tal que los tiempos en los que nos abocábamos a una sola tarea, inmersos en las entrañas de actividad "monogámica", parecen haber terminado para siempre. Si bien la productividad y acumulación de conocimiento (o por lo menos información) fluyen hoy más que nunca, por otro lado la concentración ya no es una herramienta tan común; cada vez es más complicado alcanzar estados en los que estrictamente desplegamos un alto nivel de concentración. 

 

3) La privacidad

obrien-ensuring-online-privacy-01

Ya sea de manera voluntaria (a través de un voyeur en redes sociales) o no (por medio de espionaje legal o ilegal que implementan compañías y gobiernos), lo cierto es que hemos cedido nuestra privacidad a favor del uso de servicios que se concentran en Internet. El problema es que muchos de nosotros ni siquiera hemos hecho esto consciente y, peor aún, estamos lejos de entender las consecuencias implicadas en este fenómeno. La privacidad, que debería ser un derecho garantizado por los actuales gobiernos y entidades regulatorias, es hoy un bien cada vez más ajeno, y esto es algo que tarde o temprano podríamos lamentar enormemente. Entonces no podemos dejar de hacerte la siguiente invitación: si usas Internet, ya es hora de que defiendas tu privacidad

Psicóloga de Harvard recomienda que hagas esto al despertar

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/26/2016

Secretos de lenguaje corporal para subir la testosterona y elevar la confianza persona en hombres y mujeres

La psicóloga de la Universidad de Harvard, Amy Cuddy, se ha vuelto bastante popular en Internet luego de una plática de TED en la que presentó estudios sobre los efectos de nuestra postura --sentados y parados-- en las hormonas. 

En esta entrevista Cuddy sugiere que una persona que tiene problemas de autoconfianza debería hacer el ejercicio de colocarse en la "pose de poder" todas las mañanas para subir los niveles de testosterona. Esta postura es también llamada la posición de la Mujer Maravilla o de Superman: erguido, derecho, con las manos en los costados, sacando el pecho. Variantes de este ejercicio pueden hacerse también sentado, como se observa en las imágenes. La directriz general son posiciones "alfa" en las que se muestra expansión, poder y en las que no se bloquean las articulaciones.

body-language-power-poses

La doctora Cuddy ha encontrado que tomar una "posición de alto poder" puede incrementar hasta 20% los niveles de testosterona en sólo 2 minutos, y bajar los niveles de cortisol en un 25%, mientras que posiciones de "bajo poder" disminuyen la testosterona hasta en un 10% y aumentan el cortisol un 15%.

Todo esto puede ser muy práctico como un hack momentáneo para un evento específico y quizás como coadyuvante de una psicoterapia, pero ciertamente no resuelve el problema de fondo si una persona tiene problemas de falta de seguridad o ansiedad, los cuales pueden ser en cierta forma diagnosticados observando el lenguaje corporal pero difícilmente resueltos de esta forma sin tratar sus causas. De igual manera, se debe proceder con cautela y tener en mente que una actitud de poder y sometimiento no siempre es deseable, y las posiciones de poder podrían ser tomadas como agresivas. Se puede practicar una expansión más sutil en la que el lenguaje corporal sea más inclusivo que subyugante, más compasivo que hegemónico, para así tener efectos de empatía y no necesariamente de imposición.