*

X

Los tatuajes favoritos de las personas introvertidas (una lista tentativa)

Arte

Por: pijamasurf - 01/10/2016

La singularidad de los introvertidos también se expresa en el cuerpo

En varias ocasiones hemos escrito en Pijama Surf a propósito de introversión, una categoría de uso frecuente en la psicología contemporánea para caracterizar a personalidades que se distinguen por estar más abocadas al mundo interno que al externo. El silencio, la reflexión y la timidez son algunos de los rasgos que popularmente se atribuyen al introvertido, a veces también la sensibilidad, la comprensión de las emociones propias y de los otros, la melancolía, el amor al detalle, el gusto por los lugares solitarios, la aversión a las grandes multitudes, etcétera.

Curiosa y paradójicamente, la introversión parece haber ganado popularidad en la era de Internet y las redes sociales, medios que por sus características (en especial su uso individual y aquello que de eso se deriva) dieron exposición a los introvertidos, sus actividades y su manera de ser.

¿Pero es que los introvertidos de verdad son tan diferentes? Quizá no, al menos no como si se tratara de una de esas criaturas míticas que sólo unos pocos han visto. Pero es cierto que aquello que valoran puede parecer extravagante en un mundo que privilegia otras cosas. Si, por ejemplo, lo usual es apreciar el éxito y el reconocimiento público, será extraño que alguien prefiera la discreción y la celebración en la intimidad y el recato.

De manera más lúdica, podríamos seguir esta idea en un ámbito que muchos conocemos bien: los tatuajes. Dado que están ligados desde el origen con la subjetividad, los tatuajes son expresión cabal de nuestras ideas, nuestra manera de habitar el mundo, nuestras preferencias y, quizá por encima de todo, del momento de nuestra existencia en que nos encontramos. Si esta premisa es correcta, entonces también puede ser admisible que hay tipos de tatuajes específicos para ciertas personalidades.

El amor a la profundidad, el gusto por los libros, el solaz en las artes y el minimalismo son algunas de las características que comparten los introvertidos y estos tipos de tatuajes que ahora presentamos. Una narrativa singular hecha de pequeños elementos gráficos que en su brevedad son sumamente elocuentes, como si contaran una historia secreta y sin embargo comprensible para aquellos iniciados en los misterios de la introversión.

 

También en Pijama Surf:

¿23 signos inconfundibles de una persona introvertida?

10 cómics que resumen qué significa ser introvertido

Salinger, Murakami y la secreta hermandad de los introvertidos

Estos son los 8 tipos psicológicos de Carl G. Jung, ¿cuál eres tú?

 

Imágenes vía Mashable

"Animalia" en Tenochtitlán: el bestiario fantástico de Rafael Toriz llega a la gran ciudad

Arte

Por: pijamasurf - 01/10/2016

Rafael Toriz nos comparte un extracto de su libro "Animalia", a presentarse este sábado 23 de enero en la Ciudad de México

eebca8da-31eb-4036-a916-e7aa11d53910

El intermitente y espiritoso tour literario de Rafael Toriz llega a la Ciudad de México con la presentación de la nueva edición de Animalia, de la editorial Vanilla Planifolia. El libro seminal de Rafael Toriz, colaborador de Pijama Surf, Clarín, Letras Libres, Perfil y otros medios, es una mezcla de zoología fantástica, poesía y furor precoz que ahora cuenta con las ilustraciones de Édgar Cano.

La cita es el próximo sábado 23 de enero a las 16:00 en el centro de la Ciudad de México. La presentación estará a cargo del poeta Fabio Morábito y se llevará a cabo en Casa de El Hijo del Ahuizote, un edificio histórico donde tuvo su redacción el diario antiporfirista El Hijo del Ahuizote, la célebre publicación de la que se hicieron cargo los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón, órgano que criticaba al régimen del dictador a través de la sátira humorística, esencialmente con la caricatura.

Animalia es un fresco testimonio de una voz mercurial y lúcidamente tropical, un bestiario de la escuela de Arreola y Borges, de una ebriedad fantástica en contacto con los seres esenciales de la imaginaria mexicana.

Como regalo para los lectores compartimos el Ahuizotl, animal contenido en el bestiario y símbolo de la casa donde se presentará el libro e iniciará el guateque:

 

AHUIZOTL

Nací viejo, bajo cielos muy antiguos, como el último de mi raza. Mi tierra era Tlatilco, que en lengua natural significa “el lugar de las cosas escondidas”, pero en aquellas leguas nunca fui bueno, ni justo ni bien querido: los hombres rojos me odiaban por engañarlos como a niños. Y por ahogarlos a las orillas de los lagos.

Al tercer día –y sólo hasta al tercer día– volvían sus cuerpos rotos por el agua. Sin dientes, sin carne y sin ojos, como balsas maldecidas por mi aliento para el estudio de sus profetas.

Pero nada fueron mis tormentos comparados con lo que habría de venir: vi arder a manos de rufianes a la civilización más pura, la de la ciudad flotante; vi las violaciones con la espada con que partieron a las mujeres y vi también cómo la enfermedad de la piel acabó con hombres recios, ancianos y niños, profanando sus despojos más allá de la muerte.

Todo lo que trajo el hombre blanco fue una ruina sanguinaria; acabó con los señores de esta tierra y anegó de sangre enferma los altares de los templos.

Soy el último de mi especie, ya nadie nunca dirá mi nombre ni sabrá que yo era el coyote del agua con los pies de mono. Por eso, antes de que mis ojos salgan de sus cuencas y atestigüen los horrores del Mictlán, muero bebiéndome este lago envenenado, junto con la pesadilla de lumbre de lo que supo ser Tenochtitlán.

 

Puedes leer aquí también la entrada del jaguar