*

X

¿Sin ideas para sextear? Recurre a la inspiración del divino Baudelaire

Libros

Por: pijamasurf - 12/26/2015

Los viejos maestros de las artes amatorias tienen mucho que enseñarnos en estos tiempos en que el amor viaja en mensajes de texto

baudelaire_nadarEs posible que el mayor beneficio que podemos obtener del erotismo sea sentir cómo la vida fluye por nosotros en toda su plenitud. Hablando de la relación entre Eros y depresión, el filósofo de origen coreano Byung-Chul Han escribe al respecto al inicio de La agonía del Eros:

Eros y depresión son opuestos entre sí. El Eros arranca al sujeto de sí mismo y lo conduce fuera, hacia el otro. En cambio, la depresión hace que se derrumbe en sí mismo. El actual sujeto narcisista del rendimiento está abocado, sobre todo, al éxito. Los éxitos llevan consigo una confirmación del uno por el otro. Ahora bien, el otro, despojado de su alteridad, queda degradado a la condición de espejo del uno, al que confirma en su ego. Esta lógica del reconocimiento atrapa en su ego, aún más profundamente, al sujeto narcisista del rendimiento. Con ello se desarrolla una depresión del éxito. El sujeto depresivo del rendimiento se hunde y ahoga en sí mismo. En cambio, el Eros hace posible una experiencia del otro en su alteridad, que saca al uno de su infierno narcisista. El Eros pone en marcha un voluntario desreconocimiento de sí mismo, un voluntario vaciamiento de sí mismo. Una especial debilidad se apodera del sujeto del amor, acompañada, a la vez, por un sentimiento de fortaleza que de todos modos no es la realización propia del uno, sino el don del otro.

Esa es la fuerza del erotismo: que por un momento nos saca de nuestro laberinto personal para llevarnos a la vida en el mundo y, especialmente, a la vida con el otro, a su reconocimiento como alguien distinto, con su propia historia, su propia subjetividad y existencia y, aun así, alguien a quien podemos dar lugar y que puede darnos un lugar.

De ahí la importancia de resaltar e incluso mejorar nuestras prácticas eróticas con el conocimiento acumulado durante siglos en la materia. Hoy algunos medios han cambiado, pero la esencia de erotismo permanece, su fogosa voluntad que une en un punto al amor con la sexualidad.

Si lo tuyo es el sexting (a estas alturas tal vez no sea necesario aclarar que se trata de un flirteo de alto contenido erótico vía mensajes de texto con el teléfono móvil) pero de pronto te ves sorprendido en un momento de poca imaginación voluptuosa, quizá no sea mala idea acudir a los viejos maestros de las artes amatorias.

En esta ocasión, por sugerencia del sitio artparasites.com, el guía del sendero es Charles Baudelaire, que desde las márgenes de la sociedad transitó del Romanticismo al Simbolismo y mostró al mundo que la condición del poeta puede ser también la de un iluminado.

A continuación compartimos algunos ejemplos de su poesía (particularmente de Las flores del mal) que pueden encajar en la moderna práctica del sexting. Modificamos ligeramente la traducción de E. M. S. Danero que se encuentra en Wikisource para adaptarla a estos tiempos poco románticos y menos aún simbolistas. También incluimos los originales en francés, que tomamos de este enlace, por si acaso deseas aumentar la potencia erótica.

 

tumblr_mrpqvcMTgV1qzkgzqo1_r1_540

Andrea Vaccaro, "María Magdalena" (ca. 1598-1670) (detalle)

Paso mi mano por tu cabello para que escuches siempre mi deseo.

ma main dans ta crinière lourde
Sèmera le rubis, la perle et le saphir,
Afin qu'à mon désir tu ne sois jamais sourde!

De “La cabellera”

 

Mejor que el opio, yo prefiero el elíxir de tu boca, donde el amor se pavonea.

Je préfère au constance, à l'opium, au nuits,
L'élixir de ta bouche où l'amour se pavane;

De “Sed non satiata”

 

Si vienes del cielo o del infierno, ¿qué me importa? ¡Belleza! ¡Llévame de nuevo al infinito!

Que tu viennes du ciel ou de l'enfer, qu'importe,
Ô Beauté! monstre énorme, effrayant, ingénu!
Si ton oeil, ton souris, ton pied, m'ouvrent la porte
D'un Infini que j'aime et n'ai jamais connu?

De “Himno a la belleza”

 

¡Piensa en lo que haremos cuando vivamos juntos! ¡Amarnos tanto como queramos!

Songe à la douceur
D'aller là-bas vivre ensemble!
Aimer à loisir,
Aimer et mourir

De “Invitación al viaje”

 

Nuestros corazones son como antorchas que reflejan nuestros espíritus gemelos.

Nos deux coeurs seront deux vastes flambeaux,
Qui réfléchiront leurs doubles lumières
Dans nos deux esprits, ces miroirs jumeaux.

De “La muerte de los amantes”

 

Amo despertar y ver tu cuerpo, donde encalla mi deseo.

Que j'aime voir, chère indolente,
De ton corps si beau,
Comme une étoffe vacillante,
Miroiter la peau!

Sur ta chevelure profonde
Aux âcres parfums,
Mer odorante et vagabonde
Aux flots bleus et bruns,

Comme un navire qui s'éveille
Au vent du matin,
Mon âme rêveuse appareille
Pour un ciel lointain.

De “La serpiente que danza”

 

También en Pijama Surf: Consejos de E. E. Cummings y Pablo Neruda para mejorar tu “sexting”

7 consejos para jóvenes escritores de Umberto Eco

Libros

Por: pijamasurf - 12/26/2015

Consejos realistas del sabio italiano Umberto Eco para jóvenes escritores

El recientemente fallecido Umberto Eco fue uno de los grandes sabios de nuestra época, uno de los hombres más leídos y a la vez uno de los escritores con mayor amplitud y alcance. Verdaderamente un hombre de letras (novelista, ensayista, historiador, lingüista), los consejos para jóvenes escritores de Eco son una destilación de décadas de trabajo y sentido común. No esperes aquí nada radical, simplemente una valiosa y realista síntesis que ciertamente no te hará mal escuchar otra vez y confirmar de una vez por todas.

A continuación una lista de las respuestas que Eco dio a una compañía de medios danesa, The Louisiana Channel, que encontramos en el siempre relevante Open Culture. Consejos para escritores, no para irreprimibles artistas:

1. No te creas un artista.

2. No te tomes demasiado en serio.

3. No te creas inspirado (la genialidad es 10% inspiración y 90% transpiración).

4. No pierdas el placer de tardarte varios años en completar un libro.

5. No publiques inmediatamente en tu juventud.  

6. No puedes ser un general sin antes pasar por ser un soldado raso, un teniente, etc.: ve paso a paso.

7. No busques ganar premios, puesto que esto mata toda carrera literaria.