*

X

Según este estudio, las mujeres son bisexuales o gays, nunca heterosexuales

Por: pijamasurf - 12/23/2015

Con conclusiones que podrían parecer polémicas, esta investigación observó la respuesta de mujeres que se dijeron heterosexuales y homosexuales a estímulos eróticos visuales

bviDesde cierta perspectiva la preferencia sexual es un asunto polémico, una especie de constricción del instinto por parte de una cultura que a lo largo de la historia se ha caracterizado por reprimir, contener, moldear a favor de ciertas ideas (dominantes) y en contra de otras (minoritarias). ¿Cómo poder hablar de una inclinación sexual si estamos condicionados socialmente hacia algo ya existente? Pero, por otro lado, ¿puede existir un estado natural, puro, en que la sexualidad tome su propio curso? Estas preguntas no son sencillas de resolver, al menos no tajantemente, pero sin duda se pueden aportar elementos que nos conduzcan hacia una posible respuesta.

Tal es el caso de un estudio a propósito de la sexualidad femenina realizado recientemente en la Universidad de Essex por el doctor Gerulf Rieger, adscrito al Departamento de Psicología de dicha institución.

Para el experimento, 345 voluntarias respondieron previamente cuál era su preferencia sexual. Una parte de ellas se definió como heterosexual y el resto como homosexual. Después, a cada una se le mostraron varios videos de contenido erótico protagonizados por hombres y mujeres físicamente atractivos, al tiempo que se registraba la respuesta de las participantes, particularmente en la pupila, la cual se dilata cuando miramos algo que nos excita.

De acuerdo con lo observado, las mujeres heterosexuales presentaron dicha respuesta tanto cuando veían a un hombre como cuando a miraban a una mujer, mientras que en las homosexuales la excitación era notablemente mayor sólo en el caso de las escenas que mostraban a otra mujer seductora.

De acuerdo con el doctor Rieger, estos resultados sugieren que las mujeres son “bisexuales o gays, pero nunca heterosexuales”. Una conclusión apresurada, sin duda, que deja de lado el cariz social y cultural de la construcción de la sexualidad, particularmente el hecho de que las mujeres crecen con mayor flexibilidad con respecto a la posibilidad de reconocer la belleza o el atractivo de otras mujeres sin que ello ponga en duda su elección de objeto de deseo.

Niños prevén una educación sin teorías y sin autoridades

Por: pijamasurf - 12/23/2015

Creer que los infantes pueden contribuir en la vida laboral hasta que son adultos constituye un error continuo

pink-floyd-classroom-smallTodos en algún momento de nuestra vida de estudiantes sentimos estarnos “perdiendo” del mundo real. La continua tendencia global de preparar a los niños mediante la teoría para que una vez adultos se incorporen a la vida laboral y social es un modelo que resulta cada vez más cuestionable. Paradójicamente, una vez adultos enviamos a nuestros hijos a la escuela a aprender mediante un modelo que nosotros mismos alguna vez cuestionamos.

TED, la activa plataforma dedicada a celebrar ideas valiosas, convocó recientemente a destacados niños y adolescentes para compartir su visión sobre el futuro del aprendizaje.

Entre los participantes estuvo la escritora Adora Svitak, de 10 años, quien afirmó que los niños dirigirán en un futuro su aprendizaje y la relación con los profesores será de colega a colega, en una dinámica de acompañamiento mutuo. Por su parte, Thomas Suárez, de 13 años y desarrollador de aplicaciones para iPhone, considera que los principales insumos educativos serán aplicaciones digitales y los niños simplemente aprenderán programando. En cuanto a YingYing Shang, adolescente de 16 años y actual consejero de la ONU, advirtió que los niños no desean un salón de clases carente de “realidad” y que la enseñanza se adaptará a las ideas que los alumnos aporten, no en en aula, sino a partir de acciones en el mundo real.

Curiosamente, todos coincidieron en pronosticar un modelo autodidacta para la futura educación. Además, adviertieron que los intereses de cada niño guiarán su propio camino, con un poco de asesoría y erradicando la dinámica autoridad-alumno que ha prevalecido a lo largo de los años.

La profecía de estos niños se fundamenta en ideas que muchos de nosotros alguna vez compartimos. En este sentido, el ejercicio que TED llevó a cabo es una especie de recordatorio que bien podría traducirse en un inspirador pulso para guiar las reformas educativas que la actualidad nos exige.