*

X
Haz de la bebida oscura un tónico mágico para tu trabajo con una invocación

41dn-93+JgL._SX355_

El café es la sustancia preferida por cientos de millones en todo el mundo para optimizar su desempeño laboral. Desde una perspectiva mágico-ritual hay esto una diaria consagración, una diaria alianza a este estimulante, que a la mayoría de nosotros nos pasa de largo, sin meditar en todo el tiempo que le dedicamos al acto de beber café y todo lo que esta bebida nos provee. No le ocurría así a Aleister Crowley, el mago y poeta británico famoso por sus extravagancias. Siendo poeta y mago ceremonial, Crowley tenía en muy alta estima el poder de las invocaciones. En su caso, el café era un tónico de concentración para extrañas operaciones mágicas, disciplinas yóguicas y ritos de contacto con espíritus. Tal vez no algo que vayas a hacer hoy, pero el sentido de empleo es el mismo.  

¡Oh café! Por el torrencial Nombre del Poder te invoco, consagrándote al servicio de la Magia de la Luz. ¡Deja que las pulsaciones de mi corazón sean fuertes, regulares y lentas! ¡Deja que mi cerebro se mantenga alerta en la labor suprema del autocontrol! ¡Que mi fin deseado sea efectuado por tu fuerza, Adonai, para quien la Gloria sea siempre! ¡Amén sin mentira, Amén, Amén de Amén!

Aquí tenemos esta pequeña oración al café (proveniente de un tomo de The Equinox, la revista de Crowley). Mediante palabras suscitativas, la bebida oscura se torna un tónico para el trabajo de la luz. El ocultista proyecta poéticamente su deseo de los efectos ideales del café: poder sin ansiedad, diligencia y modulación mental. La bebida se vuelve una herramienta para el yoga. A algunos les puede parecer excesivo, pero ciertamente hay algo que podemos aprender de esta dedicatoria: la posibilidad de darle significado e incluso un sentido de lo sagrado a nuestros hábitos cotidianos. El budismo zen consagra toda una filosofía al arte de tomar té (una deliciosa meditación en movimiento), ¿por qué no tener en Occidente algo similar? Siguiendo a Crowley, ¿por qué no escribir nuestra propia invocación al café? Y ello recordando que uno de los beneficios de la oración, independientemente de que ocurra o no una intercesión divina, es la elevación de la mente y el corazón de quien ora bajo los principios de la repetición, el ritmo, la meditación y la intención. Así, un café rezado debe de tener mejores efectos y saber más rico.

Aunque en 1968 no existiera nada ni remotamente similar a un teléfono celular como los existentes en el mercado desde hace un par de años, estoy escribiendo estas líneas desde un monolito. La estructura simbólico-geométrica es la misma; el color, ese negro profundo que paralizó a nuestros ancestros
[caption id="attachment_105309" align="aligncenter" width="600"]Imagen: www.youtube.com Imagen: www.youtube.com[/caption]

En el clásico de Stanley Kubrick vemos un acto transformador, disruptivo, que se repite como un leitmotiv. Es el acto de tocar el monolito, esa misteriosa obra de ingeniería extraterrestre. A finales del año 2015 podemos continuar especulando sobre sus múltiples significaciones, pero no podemos seguir dejando de lado el elefante en la habitación; el monolito en la habitación. El monolito en la mano, en mi propia mano. Aunque en 1968 no existiera nada ni remotamente similar a un teléfono celular como los existentes en el mercado desde hace un par de años, estoy escribiendo estas líneas desde un monolito. La estructura simbólico-geométrica es la misma; el color, ese negro profundo que paralizó a nuestros ancestros.

Antes de Steve Jobs y de Sir Jonathan Ive los teléfonos, no tan inteligentes de paso, se parecían más a los comunicadores de Star Trek, unos aparatos tecnológicos con tapita que servían única y exclusivamente para poner a dos personas en contacto. Estas formas rectangulares y misteriosas que llevamos en los bolsillos, por el otro lado, nos conectan al universo de un modo que sólo William Blake o Isaac Asimov podrían haber predicho. La experiencia háptica en la que nos envuelven se acerca más al éxtasis generado por un encuentro extraterrestre que a una simple comunicación telefónica entre individuos. Si no estuviésemos tan acostumbrados y aburridos, si nos detuviésemos por algunos segundos cada vez que tocamos la pantalla para contestar un Whatsapp o para tomar una foto de un atardecer en una ciudad cualquiera, podríamos distinguir el Réquiem de Ligeti taladrándonos los corazones.

La convergencia entre carne y monolito es el epicentro de la odisea en el espacio; la intersección entre hombre y esa tecnología misteriosa representa un salto evolutivo, una aceleración en la conciencia que podría tener alguno que otro punto de contacto con las teorías de Terence McKenna y Barbelith. En el medio, siempre, la tecnología. Pero, por el otro lado, este acto transformador tiene una contracara, un aspecto negativo visible tanto en la actualidad como en la propia película de ciencia ficción y está claramente relacionada con el paso del tiempo. Con la evolución, por supuesto, pero también con la aceleración y la percepción del tiempo; las tres veces que asistimos a la unión de tacto y monolito, el tiempo desaparece.

Nos transformamos y la línea narrativa pega un salto: miles de años primero, luego 18 meses. Finalmente, durante el clímax del film, somos testigos con lujo de detalle de lo que le ocurre a Dave Newman cuando se pone en contacto con el monolito en Saturno. En los alrededores del planeta, luego en el planeta. Porque cualquier alteración en el tiempo es inevitablemente también una alteración en su primo-hermano; como dice Gurnemanz en el Parsifal de Richard Wagner: “aquí, hijo mío, el tiempo se convierte en espacio”. Y se acelera, se retuerce, se vuelve

espiral, atraviesa un túnel infinito y Dave se ve a sí mismo más y más viejo. Y sólo se sorprende la primera vez, luego se acostumbra y enfrenta la experiencia con una tranquilidad digna de cualquier estoico bajo los efectos de esteroides.

Tocar el monolito acelera el tiempo, acerca una probable evolución, puede ser. Pero también trastoca nuestra percepción del tiempo y de una manera abrumadora. Si miran el prospecto con detenimiento pueden ver, bajo la sección “Efectos adversos”, que estoy diciendo la verdad. Este cambio radical degenera de un modo la percepción temporal, sea porque no estemos acostumbrados o porque nos obsesiona el monolito. Pero al tocarlo, al ponernos en contacto no con otra persona sino con el monolito que llevamos en los bolsillos, perdemos todo el tiempo la noción del… tiempo. Mediante el monolito somos bombardeados por cantidades posindustriales de información y nos sorprendemos constantemente del abrupto y sorpresivo paso del tiempo.

Estamos viendo una noticia, un artículo de Wikipedia, contestamos una serie de mensajes que se apilan hasta el infinito, respondemos a una o dos notificaciones y el tiempo vuela. Voló, pasó de largo sin que nos diéramos cuenta; como cuando volamos en avión y no entendemos, físicamente, que podamos estar en lugares tan diferentes, en horarios y climas opuestos (hasta que nos acostumbramos y finalmente nos acostumbramos a acostumbrarnos). Y envejecemos y morimos y reencarnamos en un hombre nuevo o en un poema sinfónico de Strauss (Richard). Sacando el gigante feto cósmico que podría decir que es Internet, 2001 es un claro espejo negro del presente. Y si te dieran la opción de reencarnar en símbolo digital, inmortal y a todas luces un dios, o de vivir acá, en la Tierra o en la Luna o en Saturno y de luchar por tu supervivencia y la de los que te rodean o de viajar con HAL, lo harías? El prospecto del monolito, y les juro que el prospecto existe, luego de muchas secciones más tras la de “Efectos adversos”, aconseja: “tocar con moderación”.

 

Twitter del autor: @ferostabio