*

X

La vida cotidiana de una chica beatnik narrada en fotografías de 1950

Por: Alejandro Albarrán - 11/06/2015

En 1950 el fotógrafo holandés Ed van der Elsken retrató el mundo "subterráneo" de la cultural parisina a través de magníficas fotografías tomadas de la vida cotidiana de una joven llamada Ann

018lovlefban018

Pasarán 15 días vacíos; montones de trabajo, artículos periodísticos, visitas aquí y allá --un buen resumen de la vida de un crítico, ese hombre que sólo puede vivir de prestado, de las novedades y las decisiones ajenas. Hablando de lo cual una noche estaremos Tica, Baby Lennox y yo en el Café de Flore, tarareando muy contentos "Out of nowhere" y comentando un solo de piano de Billy Taylor que a los tres nos parece bueno, y sobre todo a Baby Lennox que además se ha vestido a la moda de Saint Germain-des-Prés y hay que ver cómo le queda. Baby verá aparecer a Johnny con el arrobamiento de sus 20 años, y Johnny la mirará sin verla y seguirá de largo, hasta sentarse solo en otra mesa, completamente borracho o dormido. Sentiré la mano de Tica en la rodilla.

Julio Cortázar, “El Perseguidor” (fragmento)

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, Saint-Germain-des-Prés se convirtió en uno de los barrios más destacados de la escena cultural e intelectual parisina, convirtiéndose en el foco de reunión de muchos de los actores, músicos, escritores y filósofos más destacados de su época.

Cuentan que dentro de las llamadas caves reinaba un tufo de existencialismo al ritmo de jazz. En estos centros nocturnos dominaba aquella música (además de haber sido cuna del bebop) y las pláticas y comportamientos excéntricos propios de un tiempo de posguerra.

Una de los centros nocturnos más famosos fue Le Tabou, donde genios como Charlie Parker (en el que se basa el cuento citado de Cortázar) o Miles Davis paseaban y/o tocaban, como también lo hicieran personajes como los hermanos Vian.

Justamente uno de los hermanos Vian, Boris, quien fuera polímata, escribió en 1949, por petición del editor Henri Pelletier, un libro que retrata de manera irónica y mordaz la vida bohemia de aquellos días.

En la contraportada de una versión del Manual de Saint Germain-des-Prés publicada recientemente por la editorial española Gallo Nero se puede leer:

El 3 de octubre de 1949 Henri Pelletier, responsable de la colección Guides Verts que publica la editorial Toutain, en la Rive Droite, se encuentra con Boris Vian y le propone escribir una guía del barrio parisino de Saint-Germain-des-Prés. El editor no era consciente de que Vian no iba a elaborar una simple guía para turistas sino un texto explosivo, una enciclopedia de bolsillo con los saberes eruditos y prácticos que todo novato debía asimilar.

Boris Vian, uno de los indiscutibles protagonistas de la vida del emblemático barrio, nos ofrece un viaje inolvidable y nos invita a conocer sus calles, sus cafés, sus manías y sus personajes: de Prévert a Juliette Gréco, de Queneau a Sartre, de Simone de Beauvoir a Camus…

Muchos de los textos (ensayos o ficciones) escritos por los autores que frecuentaban Saint-Germain-des-Prés están inspirados en el ambiente que se vivía dentro de la cultura mainstream del París de aquellos días.

A principios de 1950 un joven fotógrafo holandés, llamado Ed van der Elsken, llegó a París para comenzar su carrera.

Durante el día, Elsken trabajaba para Magnum. Por la noche, documentaba la cultura juvenil subterránea que emergía en el "margen izquierdo" de la ciudad.

En 1954, Van der Elsken compiló un volumen de fotografías titulado Love on the Left Bank, estas imágenes eran el resultado de seguir y fotografiar la vida cotidiana de una joven beatnik llamada Ann.

Van der Elsken retrató la vida cotidiana de esta chica, entre bandas de bohemios, músicos y vagabundos que merodeaban alrededor de las caves, discotecas y pensiones de mala muerte de Saint-Germain-des-Prés.

Ann también fue “utilizada” como modelo y musa de la artista australiana Vali Myers, y colaboró también con Jean Cocteau y Jean Genet. Más tarde, Patti Smith recordó a Ann como:

...la beatnik chick suprema de pelo rojo y grandes ojos negros, suéteres negros con cuellos de tortuga y gabardinas.

Como se describe en la primera edición, de 1956, Love on the Left Bank era "una historia en fotografías sobre París", un cuento impresionista de forma libre de Ann y su vida entre los "hombres y mujeres jóvenes que frecuentan la orilla izquierda":

Ellos cenan la mitad de una hogaza de pan, fuman hachís, duermen en autos estacionados, en las banquetas bajo los árboles, a veces piden prestadas habitaciones de hotel a un amigo más afortunado para darle techo a su amor. Algunos de ellos escriben o pintan o bailan. Ed van der Elsken, un joven fotógrafo, siguió a su presa durante muchos meses por boulevards, en cafés y bajo la sombra de las paredes de las prisiones. Lo que sea que le pase en vida real a Ann y a su amante mexicano, su extraña juventud, será preservada "viva" en este libro durante muchos años.

Las fotografías de Ed van der Elsken cambiaron las percepciones acerca de la cultura juvenil y anticiparon los cambios de una generación más joven. Este registro podría verse, estéticamente, como un antecesor de la Nouvelle vague de finales de los 50 y principios de los 60. Y como otro registro, visual, a través de la vida cotidiana de una joven (estereotipo de la femme fatale) habitante de esos días y esas calles de París.

 

009lovlefban009

00lovlefban001

002lovlefban002

003lovlefban003

005lovlefban005

 

006lovlefban006

016lovlefban016

017lovlefban017

010lovlefban010

007lovlefban007

 

nueva 1
nueva 2
nueva 3
nueva 5
nueva 6
nueva 4

011lovlefban011

 

Twitter del autor: @tplimitrofe 

Fuentes: Dangerous Minds, The Guardian, "El perseguidor" de Julio Cortázar y Manual de Saint Germain-des-Prés de Boris Vian.

Stephen Hawking se pregunta si el capitalismo o la inteligencia artificial condenarán a la raza humana

Por: pijamasurf - 11/06/2015

El físico Stephen Hawking habla acerca de los posibles peligros que podemos enfrentar en el futuro gracias al capitalismo, entre otros: las máquinas revelándose contra los humanos y la extrema vulnerabilidad generada por el cambio climático

maxresdefault

Me temo que algunos recurrirán al siguiente silogismo en el futuro.

Turing cree que las máquinas pueden pensar.
Turing se acuesta con hombres.
Por lo tanto, las máquinas no pueden pensar.

Fragmento de una carta de Alan Turing, fechada en 1952

No deberíamos descartar el poder de la literatura como espejo del futuro. Es decir: muchas obras literarias han sido fundamento o han servido de inspiración para nuestro crecimiento tecnológico y otras, como las de Julio Verne, predijeron avances que no aún no se veían como posibles en el horizonte. Así, mucha literatura de ciencia ficción está basada en la "singularidad", una hipótesis que sugiere que una computadora, red informática o robot podrían ser capaces de automejorarse recursivamente, esto es: rediseñarse a sí mismos y este ciclo repetitivo podría dar lugar a un efecto que se saliera de nuestro control, como en la historia de Frankenstein: creaciones revelándose contra los creadores, en este caso la raza humana.

Se puede ver un buen ejemplo de esta hipotética singularidad en la película (altamente hollywoodense) Transcendence, si bien en un tono altamente exagerado y por momentos inverosímil. Pero no es sólo en la ficción donde esta hipótesis comienza a perfilarse, pues diversos científicos destacados han discutido esa idea como una posibilidad futura.  

No debe ser especialmente controvertido señalar que vivimos en un momento crucial en la historia humana, que las acciones que en conjunto se tienen (o que los plutócratas y tecnócratas toman) determinarán el futuro de la especie, o incluso si tenemos un futuro en los próximos siglos.

Las amenazas que plantea el cambio climático y la guerra se exacerban y aceleran gracias a la desigualdad económica que empeora rápidamente. Los avances exponenciales en la tecnología amenazan con eclipsar nuestra capacidad de controlar a las máquinas; en lugar de eso, corremos un riesgo probable de ser controlados o erradicados por ellas. La fábula de la revelación del monstruo contra su creador parece cada vez más posible, aunque algunos científicos distinguidos descarten por completo dicha posibilidad.

Pero también otros científicos renombrados e innovadores de la tecnología han alzado la voz frente a esta crisis y posible colapso. Tal es el caso del físico Stephen Hawking, quien ha emitido algunas advertencias últimamente en lo que respecta al futuro de la humanidad.

Hace varios años, Hawking predijo que "nuestra única posibilidad de supervivencia a largo plazo" podría ser "dispersarse por el espacio sideral" a lo Interestelar.

La crisis climática empeora en lugar de mejorar y aumentan los avances en la inteligencia artificial, refiere Hawking. Además, junto con Bill Gates y Elon Musk, el físico ha advertido de lo que el futurista Ray Kurzweil ha llamado "la singularidad": el punto en el que la inteligencia de la máquina supera a la nuestra.

Mientras que Kurzweil ha visto este evento a través de una lente de la Nueva Era optimista, la opinión de Hawking parece más acorde con visiones distópicas de ciencia ficción del Apocalipsis del robot. "El éxito en la inteligencia artificial sería el evento más grande en la historia humana", escribió en The Independent el año pasado; "Por desgracia, también podría ser el último". Teniendo en cuenta el diseño de sistemas de armas autónomas y, como le dijo a la BBC, el hecho de que "Los seres humanos, que están limitados por una evolución biológica lenta, no podrán competir y serán reemplazados", la perspectiva parece escalofriante e inevitable, como en un cuento de Philip K. Dick o Isaac Asimov.

"El riesgo real con la IA no es la maldad sino la competencia", aclaró Hawking en un Reddit fascinante, "Pregúntame cualquier cosa", en una sesión el mes pasado. Debido a las limitaciones físicas de Hawking, los lectores publicaron preguntas y votaron por sus favoritas. De éstas, Hawking ha elegido aquellas a las que "siente que puede dar respuestas". En respuesta a una pregunta de primer nivel sobre la llamada "Conversación Terminator", escribió: "Una IA superinteligente será muy buena en el cumplimiento de sus metas, y si esos objetivos no están alineados con los nuestros, estaremos en problemas".

Este problema de las metas desalineadas no se limita, por supuesto, a nuestra relación con las máquinas. Nuestras relaciones económicas precarias representan una amenaza por separado, sobre todo de cara a la pérdida masiva de empleos debido a la automatización actual y futura.

Nos gustaría imaginar un futuro donde la tecnología nos libere del trabajo y la necesidad, el tipo de sociedad que Buckminster Fuller buscó crear, pero la verdad es que la riqueza y la desigualdad de ingresos, actualmente en sus niveles más altos en Estados Unidos por lo menos desde la Edad de Oro, puede determinar un camino muy diferente del que podríamos pensar en términos de "la Conversación Elysium".

Algunas preguntas de esta sesión de Reddit a las que el físico respondió fueron: ¿prevé un mundo donde la gente trabaje menos porque el trabajo estará automatizado?, ¿cree usted que la gente siempre encontrará en qué trabajar o fabricará más trabajo para realizar?

Una de las respuestas de Hawking fue:

Si las máquinas producen todo lo que necesitamos, el resultado dependerá de cómo se distribuyen las cosas. Todo el mundo puede disfrutar de una vida de lujo y ocio si la riqueza producida por la máquina es compartida, o la mayoría de la gente puede acabar miserablemente pobre si los propietarios de las máquinas cabildean con éxito contra la redistribución de la riqueza. Hasta ahora, la tendencia parece ser hacia la segunda opción, con la tecnología avanzando habrá una creciente desigualdad.

Durante décadas después de la Guerra Fría, el capitalismo era casi una doctrina sagrada incuestionable de la historia, y el mejor de los mundos posibles. Pero no sólo Hawking ha hablado sobre los catastróficos efectos que el capitalismo puede generar como motor de la caída humana; también lo han hecho otras figuras no marxistas como Bill Gates, quien en una entrevista reciente a The Atlantic describió al sector privado como "ineptos en general" e incapaces de hacer frente a la crisis climática debido a su enfoque en las ganancias a corto plazo y los beneficios máximos. "No hay fortuna que hacer", dijo, en caso de hacer frente a algunas de las mayores amenazas para nuestra supervivencia; pero si no nos ocupamos de ello, las pérdidas serán incalculables.

bots-vs-humans2

 

[Vía Open Culture