*

X

"El comedor de hachís": alucinante novela autobiográfica del siglo XIX (Biblioteca PijamaSurf)

Por: pijamasurf - 09/07/2015

Un fascinante recuento en primera persona de los estados alterados provocados por el hachís y sus efectos en la percepción del tiempo, el espacio y el cuerpo
Fitz Hugh Ludlow

Fitz Hugh Ludlow

La literatura cannábica tiene un importante antecedente en The Hasheesh Eater: being passages from the life of a Pythagorean, del novelista y periodista estadunidense Fitz Hugh Ludlow, publicado en 1857. Más cercano en el tiempo y en el ímpetu a las Confesiones de un inglés comedor de opio de Thomas de Quincey, el libro de Ludlow también conversa con el fantástico Sobre el hachís de Walter Benjamin, combinando impresiones en primera persona sobre los efectos del extracto de cannabis y reflexiones filosóficas acerca de los estados alterados de conciencia.

Terence McKenna aseguraba que Ludlow había comenzado:

una tradición de literatura farmaco-picaresca que encontraría exponentes posteriores en William Burroughs y Hunter S. Thompson... Parte genio y parte loco, Ludlow está a medio camino entre el Capitán Ahab y P.fT. Barnum [un famoso cirquero del siglo XIX, famoso por su frase "Nace un tonto cada minuto"], una especie de Mark Twain en hachís. Hay un enorme encanto en esta apertura pseudocientífica, de espíritu libre, a medida que avanza en las oscilantes dunas del mundo del hachís.

Más que un tratado sobre la droga, el interés de Ludlow reside en pensar las formas en las que la percepción se organiza en la mente y la manera en que esta organización se ve modificada (incluso a nivel político y filosófico) a través de los estados alterados de conciencia: "Existen razones para temer que los hombres prefieren investigar cómo se hace la muselina, los rastrillos y, sobre todo y alrededor de todo, el dinero, en lugar de cómo están construidas sus mentes".

Aquí puede leerse en inglés, vía The Internet Archive:

 

Asombrosa foto de organismo es una prueba de vida extraterrestre, según científico

Por: pijamasurf - 09/07/2015

Una investigación reciente realizada por medio del uso de imanes superpoderosos encontró, entre las diminutas piezas de escombro flotando en el espacio, una partícula "en forma de toro" completamente viva

space-alien-603010

Los extraterrestres llegaron ya y no precisamente bailando, más bien volando entre escombro espacial. Y es que gracias a un “estudio” reciente realizado por medio del uso de imanes superpoderosos se encontró, entre las diminutas piezas de escombro flotando en el espacio, una partícula "en forma de toro", una "entidad completamente viva".

El profesor Milton Wainwright, del Centre for Astrobiology de la Universidad de Buckingham, afirma que este organismo demuestra que existe vida fuera de la Tierra.

Su descubrimiento fue el resultado de un proyecto de exploración en Derbyshire que consistía en lanzar potentes imanes a la estratosfera:

space-alien-341855

El profesor Wainwright explicó que la imagen muestra un cristal de sal con la extraña criatura con cuernos surgiendo de una superficie que fue captada durante el estudio.

Dijo que apunta más hacia la teoría de la panspermia, que sostiene que el origen de la vida en la Tierra es extraterrestre.

"La imagen ilustra lo que creemos que son los microbios alienígenas en lo alto de la estratosfera", afirma Wainwright. "Nuestro equipo ha causado un gran revuelo en el último par de años alegando que estos microbios llegan continuamente a la Tierra desde el espacio".

"Nuestros críticos han sido contundentes en desmentir nuestro trabajo, sin embargo, hasta ahora nadie ha dado una explicación alternativa viable para esto".

Wainwright dice que dicha estructura es una "forma amorfa" unida a un grano de sal y fue descubierta con elementos raros incluyendo disprosio, lutecio, neodimio y niobio, "por lo que podemos deducir que la partícula no tiene relación con todo lo encontrado en la Tierra”.

"Estas masas de las partículas son demasiado grandes para haber sido generadas desde la Tierra y, al igual que las formas de vida extraterrestre que encontramos, deben haber entrado a la Tierra desde el espacio".