*

X

Una adaptación teatral de Macbeth hecha por Orson Welles en 1936

Por: Alejandro Albarrán - 09/23/2015

"Voodoo Macbeth" fue una adaptación de 1936 realizada por Orson Welles para una compañía de actores negros

 voodoo-m

 

Son varias las historias clásicas que han sido adaptadas al contexto de la raza negra. Tal es el caso de Orfeo negro, la adaptación del mito griego de Orfeo, llevado a las favelas brasileñas y al carnaval. Otro caso es el del poema épico "Omeros", del poeta caribeño Derek Walcott, donde retoma la Ilíada y a sus personajes y los sitúa en la isla de santa Lucía. Aunque estas no son ni las únicas ni las más viejas adaptaciones de historias clásicas a la cultura negra.

Omeros

En 1935, a los 19 años de edad, Orson Welles colaboró con una compañía de teatro negro adaptando una obra de Shakespeare.

Contratado por John Houseman, entonces director de la Unidad de Teatro Negro de Nueva York, Welles se lanzó al proyecto, incluso invirtiendo sus propios ingresos a partir de su trabajo en la radio para acelerar producciones y hacerlas más profesionales.

En su primera obra, Welles adaptó Macbeth de Shakespeare, situándolo en la isla de Haití bajo el mandato del autoproclamado rey Henri Christophe.

En lugar de la brujería escocesa del original, la producción de Welles ofreció rituales vudú haitianos, y de este modo adquirió el nombre de Voodoo Macbeth.

Se pueden ver 4 minutos de la producción. A pesar del cambio de escenario, un locutor de voz en off nos dice: "el espíritu de Macbeth y cada línea de la obra se ha mantenido intacto".

La obra se estrenó en 1936 en el Lafayette Theater de Harlem y se realizó para las audiencias segregadas. Fue tan popular que se excedió en su ejecución inicial, y luego recorrió el país, tras pasar 2 semanas en Dallas en la Exposición del Centenario de Texas (ver el programa de mano abajo).

Welles, a los 20 años de edad, fue aclamado como un prodigio. La adaptación, escribe la Biblioteca Pública Digital de América: "trajo el realismo mágico y aspectos de la cultura haitiana a la producción".

Orson Wells Voo-Doo Macbeth 01

El juego incluye tambores que tocaban y cantaban cantos de las ceremonias de vudú. Welles vuelve a imaginar las brujas del Macbeth original como sacerdotisas vudú. Los disfraces reflejan la moda del período colonial del siglo XIX de Haití. Igual que lo hiciera el director francés Marcel Camus en Orfeo negro, un filme basado en la obra teatral de 1954 Orfeu da Conceição del poeta y músico brasileño Vinicius de Moraes. En esta historia en lugar de bajar al inframundo, Orfeo llega a un lugar donde hay un ritual de santería.  

orfeu-negro_39

Orfeo y Eurídice

Igual que con muchos de los experimentos teatrales Welles, la opinión crítica se dividió bruscamente. Mientras unos, incluyendo a los comunistas de Harlem, vieron en la obra una comedia racista, otros tantos "sintieron que la fundición de Welles con toda una compañía de actores afroamericanos permitió a estos actores mostrar su talento y tenacidad durante las actuaciones frente a audiencias segregadas".

La obra planteaba problemas sociales contemporáneos. Esfuerzos que, por supuesto, tienen su propio significado histórico.

Voodoo-Macbeth-Playbill

 

Twitter del autor: @tplimitrofe

Interiores que se derriten: los muebles también son fantasmas

Por: pijamasurf - 09/23/2015

"Le Cercle Fermé" nos invita a descubrir la identidad contingente que reside en los espacios interiores

 Feipel Bechameil20

Algunas veces, la mejor manera de entender el estado de ánimo o las circunstancias de una persona es entrando a su casa. Los interiores dicen más de lo que a veces pensaríamos: los muebles guardan secretos y susurran como fantasmas, la disposición de las sillas cuenta historias y en los pasillos resuenan ecos.

Le Cercle Fermé es la instalación de un espacio que hace énfasis en lo anterior. Fue creada por Martine Feipel y Jean Bechameil como entrada al pabellón de Luxemburgo de la Bienal de Venecia de 2012. Los artistas tomaron un lugar bastante familiar (con pisos de madera, paredes blancas, sillas, cajoneras, etc.) y lo convirtieron en un surreal pasaje derretido, que gracias a esta distorsión adquirió agencia para generar emociones.

Lo interesante de esta pieza, además de su inquietante estética, es que el público que entra en las habitaciones puede interpretar las distorsiones de los muebles como mejor le parezca. No hay una explicación, sino muchos espejos y puertas deformadas para que se les interprete. Y aunque la versión oficial de los creadores habla mucho de los espacios, de su crisis —tanto climática como económica y social, los artistas están de acuerdo en que es mejor dejar que las personas entren y decidan qué significa para ellos el lugar. “Es importante para nosotros que cada quien se cuente su propia historia y que intelectual e intuitivamente lo disfruten”, apuntan. 

Los muebles se comportan de maneras extrañas, atrayendo así la atención (y la curiosidad) de quien los mira. Le Cercle Fermé puede significar cualquier cosa (he ahí su talento), desde leche, helado o plastilina hasta el mundo de los objetos visto a través del espejo. Basta interpretar. 

Feipel Bechameil6

Feipel Bechameil20

Feipel-Bechameil_001