*

X
Una divertida imagen nos explica la filosofía a partir de donas

 

 

 

tumblr_static_donut

Una dona también es un toro. Un toro de pan dulce que está frito, la mayoría de las veces, en grasa de cerdo. La palabra “toro” (del latín torus) significa “protuberancia” o “elevación curva” y también se emplea en geometría para nombrar a la superficie de revolución generada por una circunferencia que gira alrededor de una recta exterior, es decir, a la dona.

En estos divertidos ejemplos se emplearon postulados filosóficos muy populares sustituyendo los ejemplos con donas. Si Homero Simpson hubiera leído El libro de los veinticuatro filósofos seguramente hubiera pensado en cambiar la segunda frase del libro por esta: "Dios es una dona infinita cuyo centro se halla en todas partes y su circunferencia en ninguna". 

Aquí la imagen que nos explica la filosofía con donas: 

philosophy-donuts

 

Heráclito: "No se puede comer dos veces la misma dona".

Platón: “Todas las donas comparten la idea de donicidad”.

Aristóteles: “Una dona contiene su donicidad”.

San Agustín: “Las donas necesitan gracia divina para ser donas por completo”.

Descartes: “El agujero de la dona demuestra la existencia de la dona”.

Locke: “Las donas tienen buen sabor para mí”.

Hume: “Las donas existen porque yo me imagino las donas”.

Kant: “Una dona = mi experiencia total de las donas”.

Wollstonecraft: “La mujer merece donas también”.

Mill: “Las donas son buenas si hacen feliz a la gente”.

Kierkegaard: “Yo tengo fe en que las donas son deliciosas”.

Marx: “Todo el mundo merece donas”.

Nietzsche: “No te detengas ante nada para conseguir tu dona”.

Saussure: "Begnet, Krapfen, Ciambella, Buñuelo = Dona".

Wittgenstein: "Repostería frita, 0, un giro en el estacionamiento, llanta de repuesto".

Beauvoir: “El patriarcado es responsable de la forma de la dona”.

"Deconstrucción para principiantes" es un divertido libro realizado por Jim Powell, en el que intenta desmenuzar uno de los conceptos centrales del polémico filósofo francés Jacques Derrida

Page1-e1445293429538
Del autor de Derrida para principiantes, Jim Powell, llega Deconstrucción para principiantes, un divertido e irónico libro que intenta mostrar de manera más clara uno de los conceptos centrales (y abstrusos) propuestos por el polémico y criticado filósofo francés Jacques Derrida.

La deconstrucción es tan laberíntica que se ha convertido en el monstruo que asesinó a la filosofía, o por lo menos a la filosofía hecha desde este discurso.

Cuando Jacques Derrida utiliza palabras y conceptos de moda como "falogocentrismo" y "significado trascendental", los estudiantes de humanidades y aspirantes a filósofos pueden encontrar en él a un mentor o a un charlatán.

Aunque Powell ofrece explicaciones lúcidas de las ideas y textos deconstructivos más importantes del filósofo, también se sumerge en obras menos conocidas.

Después, Powell pasa a explorar cómo la deconstrucción, como un amante rebelde, ha escapado a Derrida, especialmente en el ámbito de la arquitectura. Luego, basándose en la afirmación de que la deconstrucción de Derrida ocurre de manera diferente en diferentes culturas, Powell examina cómo (a través del budismo y el taoísmo) la deconstrucción tuvo lugar en la antigua India, Japón y China.

Su marca registrada en el mercado de los pensamientos filosóficos, dice Peter Krieg en su ensayo sobre la deconstrucción propuesta por Derrida, se llamó 'deconstructivismo', un instrumento controvertido de lectura de textos, que según la evaluación irónica de Georg Steiner, 1 un año antes de la muerte de Derrida, se caracterizó por el bluff (la patraña) y el absurdo del movimiento vanguardista dadá.

Y continúa:

De hecho, uno de los obituarios, en un órgano de central importancia para los educados estadounidenses, el New York Times, descalificó al filósofo muerto con el título de “teórico abstruso”. El autor de ese obituario —uno entre cientos en la prensa mundial— reduce el alcance del método deconstructivista a demostrar que “toda escritura estuvo llena de confusión y contradicción”. La deconstrucción exige la fragmentación de textos y, en ella, el filósofo detecta los fenómenos marginales, anteriormente reprimidos por un discurso hegemónico.

El término deconstrucción propuesto por Derrida se basa en el estudio del método utilizado en los análisis de Martin Heidegger, principalmente en sus análisis etimológicos de la historia de la filosofía.

De manera sucinta, la deconstrucción pretende mostrar cómo se ha construido un concepto a partir de los procesos históricos y sus múltiples acumulaciones metafóricas, revelando así que lo claro y evidente en realidad no lo es.

Aunque a la vez elogiado y odiado, este particular pensamiento tuvo efectos directos en la concepción del pensamiento filosófico que se suceden hasta el día de hoy. Esto Powell lo deja muy claro con este lúcido acercamiento al pensamiento propuesto por el controversial filósofo:

Page2-e1445293474593 Page3-e1445293488776 Page4-e1445293505536 Page5-e1445293534215 Page6-e1445293564894 Page7-e1445293576531 Page8-e1445293588710 Page9-e1445293600298 Page10-e1445293612987 Page11-e1445293622811 Page12-e1445293633903 Page13-e1445293667157