*

X
La complejidad es uno de los grandes ausentes de la manifestación actual de la escuela

 

Sandro Botticelli, "El nacimiento de Venus" (1484) (Imagen: http://www.lanubeartistica.es/dibujo_artistico_1/Unidad3/DA1_U3_T3_Contenidos_v02/3_el_secreto_de_la_belleza_el_nmero_de_oro.html)

Sandro Botticelli, "El nacimiento de Venus" (1484) (Imagen: http://www.lanubeartistica.es/dibujo_artistico_1/Unidad3/DA1_U3_T3_Contenidos_v02/3_el_secreto_de_la_belleza_el_nmero_de_oro.html)

Objetivo: que mis alumnos aprendan proporciones. ¿Qué debería hacer si eso fuera lo que me propusiera?

Lo primero que debería hacer es valorar el objetivo. ¿Es un buen objetivo? ¿Merece la pena? ¿Presenta una enunciación eficiente?... Porque muchas veces nos encontramos ante pésimos objetivos y también ante falsos objetivos.

Este objetivo me parece bueno porque es claro y amplio a la vez; porque no se define a partir de la gramática disciplinar ni de cualquiera de las otras que suelen regir el mundo escolar; porque es esencial y define una de las áreas estructurales de la inteligencia; porque es difícil y valioso. Es un buen objetivo, entonces; merece la pena.

Su enunciación me parece –además-- eficiente porque nos conduce a un núcleo constitutivo y no a temas curriculares o a páginas de libros o a profesores de área. Tengo el riesgo de que se me encaje en matemáticas, pero no tiene esa determinación letal que tienen, por ejemplo, las fracciones o los polígonos regulares o los tiempos verbales. El problema de las proporciones no conduce directamente a las matemáticas mientras se lo enuncie de esta manera abierta. A eso le estamos llamando “enunciación eficiente”.

Estamos, pues, ante un objetivo que vale la pena porque proviene de un desafío/problema que vale la pena. Las personas que tienen sentido de la proporción son mejores –hagan lo que hagan y vivan donde vivan-- que las que no lo tienen. No es fácil encontrar “saberes” que quepan tan naturalmente en esa afirmación.

Además, se trata de una inteligencia (por llamarla así) que no se agota en las categorías clásicas de una técnica, un don, una metodología o una sensibilidad, porque es un poco todas esas cosas, sobre todo si ellas están debidamente articuladas. Tener –o no tener-- sentido de la proporción depende de una formación bastante integral de la persona, además –tal vez-- de algún talento algo especial. Y a su vez, esa capacidad (o competencia o como queramos llamarla mientras no la llamemos información) se manifiesta en diferentes ámbitos, de la mano de muy diferentes tipos de desafíos y se expresa de maneras muy variadas. Ora se evidencia en una obra de arte, ora en un examen de geometría, ora en el trabajo de un líder, en una obra arquitectónica, en la política, en las ciencias o en la gestión escolar (donde suele escasear).

Luego de haber valorado el objetivo, seguimos con la definición de una estrategia de enseñanza: ¿cómo se enseña a tener sentido de la proporción? O si no queremos ponerlo en términos de enseñanza, sino de desarrollo o aprendizaje, entonces: ¿cómo se adquiere ese sentido?

Ante todo, para poder lograr algo que se nos presenta a priori como difícil y sobre todo complejo, debemos tener respeto por el desafío; muchas veces eso quiere decir construir el respeto por ese desafío. No subestimarlo –quiero decir--, ni buscar quitarle su complejidad, porque entonces al mismo también le estaremos quitando su valor. Asumir que estamos ante un proceso sofisticado y ambicioso. Seremos mejores si así lo ponderamos.

No importa cuánto tiempo nos lleve, ni cuántas horas debamos asignarle, ni qué materiales usaremos; ninguna de esas decisiones nos llevarán en sí mismas al objetivo. Por el contrario, debemos saber que será un camino grueso, cargado de experiencias abiertas, sujeto a alternativas irreductibles a la planificación y completamente subordinado al ritmo y el tono de esos alumnos, en sus circunstancias; incluso los niveles que alcancemos son impredecibles. Algo muy parecido a lo que enfrentaríamos si el objetivo fuera lograr desarrollar en nuestros alumnos la capacidad amplia y profunda de escribir o de hablar.

Las proporciones no son un saber cerrado, que quepa en un conjunto de informaciones interligadas. Hay en las proporciones –es verdad-- una serie de formulas que las estructuran, pero no creo que nuestro camino deba ceñirse a informarse de ellas; al contrario. El sentido de la proporción adviene en aquellos que entran en el campo (en el plano, en el nivel) en el que las proporciones se notan, se sienten y se necesitan. Si no somos capaces de desarrollar la sensibilidad estética y la conciencia ética de que la proporción es un valor, no habrá manera de desarrollar sentido de la proporción en nuestros alumnos. La valorización de la proporción ya es un saber sobre la proporción.

Por aquí y por allá buscaré que mis alumnos entren en contacto con la proporción. Le sacaré su máximo partido a la mística que nos genera la mera noticia de que existe una “proporción áurea”. No me apuraré a reducirla a su formulación. Haré mil y un ejercicios de sensibilidad proporcional; en el campo estético, espacial, simbólico, retórico, corporal y político. Trataremos de ponernos de acuerdo en los casos más flagrantes sobre todo de fracaso, es decir, de ausencia de proporción. Buscaré ir construyendo el saber desde abajo, desde su falta. Provocaré acaloradas discusiones en las que no me importará nada quién tenga razón sino qué calidad de argumentaciones se pongan en juego. Les haré saber que las proporciones se acaban intuyendo, después de mucho estudiarlas. (Sí, sabré que con esa enunciación estaré alterando una de las premisas más clásicas del sentido común, que reza que la intuición es una instancia psíquica previa y menos valiosa que el conocimiento. Lo sabré y lo gozaré).

Al que se mueva cómodo en el campo algebraico de las proporciones le pediré argumentos estéticos para dar soporte a su saber; y viceversa con el que tenga un gran poder intuitivo geométrico. Les haré saber que la equidad también es una manifestación de la proporción, para que se vea hasta dónde podemos llegar con aquello.

Nos reiremos. Buscaremos la proporción de los poemas. Y por supuesto, estudiaremos sus bases matemáticas más complejas. Nos daremos tiempo.

Y al final vendrá el problema de la evaluación. ¿Quién aprueba y quién no? ¿Por qué? Y de nuevo, ni lo uno ni lo otro por la ausencia o presencia de alguna información sobre las proporciones. Si las hubiera, sólo se justificarán si el alumno es capaz de ponerlas al servicio de su sentido de la proporción. Y más aún, si lograra desarrollarlo sin ninguna información en la memoria, también me valdrá. Mi objetivo será buscar evidencias de la presencia del sentido de la proporción en cada uno de ellos, sea cual sea el ámbito en el que esas evidencias se expresen. Valoraré –¡cómo no!-- la capacidad crítica de la proporción como un primer nivel de realización en mis alumnos. Pero encima de ese primer nivel valoraré la proposición de la proporción; el riesgo de construir la propia, y otra vez, sea cual sea el ámbito en el que esas construcciones se expresen. Y por encima de éste --por fin-- valoraré si además aparece una capacidad orgánica de argumentación de ese sentido y una sustentación teórica del mismo.

No parece difícil; parece simplemente complejo, que no es lo mismo. Pero resulta sencillamente imposible si lo pensamos en una escuela, aunque difícil no sea. Lo imposible de realizarlo en la escuela no tiene que ver con su dificultad, sino con la gramática básica de esa institución y su relación imposible con este tipo de desafíos pedagógicos. La complejidad es uno de los grandes ausentes de la manifestación actual de la escuela.

 

Twitter del autor: @dobertipablo

Fotógrafo capta el lado más humano de la prostitución (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/02/2015

Marc McAndrews se mete en la intimidad de las prostitutas de los burdeles de Nevada para capturar su esencia más íntima
[caption id="attachment_100867" align="aligncenter" width="756"]MjUxYWExNWYyZSMvUlJGMDNDdTRsS1hTRUExM3V2aFJ0OU5YaTVFPS8xNHgxMjU6OTQ2eDcxMi84NDB4NTMwL2ZpbHRlcnM6cXVhbGl0eSg3MCkvaHR0cDovL3MzLmFtYXpvbmF3cy5jb20vcG9saWN5bWljLWltYWdlcy82cW1tcDA2NXJyaWxld2szY2ZwczZiZG9raGVvdzdtcmhwa3hzdmNreG Imagen: Marc McAndrews[/caption]

"En un principio imaginé que los burdeles de Nevada serían remolques sucios en medio del desierto", dice el fotógrafo Marc McAndrews para la revista Mic. "Creo que la mejor manera de describir el tipo de persona que yo esperaba encontrar aquí sería como en una canción de Nick Cave: vagabundos perdidos e inadaptados sociales".

5 años y 33 burdeles de Nevada después, no sólo McAndrews probó como erróneas sus propias suposiciones, sino que en el proyecto de fotografía que salió de sus viajes se puede ver un paisaje sexual pocas veces observado.

En una entrevista en Mic, McAndrews habló de lo que lo motivó para documentar los burdeles de Estados Unidos, un esfuerzo publicado en el libro Nevada Rose: Inside the American Brothel. Partiendo en 2005 y viviendo en 23 de los 33 burdeles durante el tiempo que duró el proyecto, las fotografías de McAndrews “retratan las relaciones y dinámicas sociales entre las mujeres que trabajan en los burdeles y sus clientes". Las fotografías captan una vida mucho más auténtica y, en última instancia, mucho más mundana.

Sus retratos también ofrecen una visión de la humanidad de las mujeres a pesar de sus profesiones no convencionales. Estas mujeres no son objetos que se compran y venden; más bien, como McAndrews descubrió, son a menudo las mujeres fuertes, emprendedoras, con sus propios objetivos y motivaciones las que son trabajadoras sexuales. "Ser capaz de interactuar con las mujeres como lo que son, no como un personaje que estaba retratando, realmente ayudó al proyecto", dijo.

"Las niñas que trabajan" en cada prostíbulo que McAndrews visitó tienen un sistema de jerarquías, con una serie de nombres y designaciones que indican la posición de cada niña dentro de cada burdel. Las mujeres, dice McAndrews, tenían edades comprendidas entre los 18 años de edad y hasta mediados de los 60 años.

"Big Sister" es a menudo el nombre dado a "la mujer con más experiencia, o la que ha estado en cada prostíbulo durante más largo tiempo", explica McAndrews. "Ella funcionaría como una representante de las demás mujeres": la Big Sister, con la ayuda de la "matrona" o el gerente, tiene la tarea de manejar las quejas de las mujeres y el trabajo, así como cualquier problema que puedan tener.

Como es de imaginar, tomó algún tiempo para que McAndrews obtuviera el acceso a las comunidades más unidas. Después de ser rechazado en el famoso Bunny Ranch viajó a Elko, Nevada, y se le permitió permanecer en el Rancho de Mona. A partir de entonces quedó "conmocionado" por el acceso que tiene ahora en todos los burdeles.

"Después de que fotografié en el Rancho de Mona, tuve Polaroids para mostrar a los otros propietarios exactamente lo que quería hacer", explicó. "De vez en cuando me gustaría ver a algunas de las mismas mujeres que había conocido en otros burdeles, ya que serían capaces de responder por mí y lo que estaba haciendo en ese momento. Una vez que me dieron permiso, establecieron algunas reglas básicas acerca de cuándo podía y no podía disparar la cámara, pidiendo permiso previo a las mujeres y a los clientes".

A través de sus entrevistas y sus fotografías, McAndrews fue capaz de desentrañar las historias y motivaciones de cada mujer.

"Las razones por las que las mujeres trabajaban allí son tan variadas como cada una de ellas", dice McAndrews a Mic. "Los burdeles ofrecen una alternativa segura para el negocio ilegal".

 

MDAzMzJiMDAxZCMvVW5BRTNObU03Q0tMOElET0pDZkRUU3VSOV8wPS8yOXgwOjExNzF4NzIxLzg0MHg1MzAvZmlsdGVyczpxdWFsaXR5KDcwKS9odHRwOi8vczMuYW1hem9uYXdzLmNvbS9wb2xpY3ltaWMtaW1hZ2VzL2JtaGd3bWlpamtsZXViemVocXBvcWVjOWt6b2tuZ240dWpwYmdqOWUzZT

MGEzZWI0ZjIzZiMvckhjaXpaU1hJUnlLdUNlS1NSWGtMa0pIeGZvPS8xNHgxNTY6OTQ2eDc0My84NDB4NTMwL2ZpbHRlcnM6cXVhbGl0eSg3MCkvaHR0cDovL3MzLmFtYXpvbmF3cy5jb20vcG9saWN5bWljLWltYWdlcy9hcTc3bWxtYWF5bWU2dGZuZnZjcDNybHFjeGpiMHdldjV1MWJqdmZsMX

MmJhMTAxYzUxYiMvVUVRVWxtSU5vSURSVDJReS1xOVNUamtwRkhvPS8xNHgzMDY6OTQ2eDg5NC84NDB4NTMwL2ZpbHRlcnM6cXVhbGl0eSg3MCkvaHR0cDovL3MzLmFtYXpvbmF3cy5jb20vcG9saWN5bWljLWltYWdlcy9yeGl6N29peXB1dWxmNndkOGluaGF5Z3NlY25lcTg3MTdmenVpNndtbX

NDcxMWVhODEyYSMvZ2Q4N19hZHVRVXVSYmdvT0tDRlB4bjZpc2xJPS8yOXgxMjA6MTE3MXg4NDAvODQweDUzMC9maWx0ZXJzOnF1YWxpdHkoNzApL2h0dHA6Ly9zMy5hbWF6b25hd3MuY29tL3BvbGljeW1pYy1pbWFnZXMvd3JuZHRhbWUzZXVuY2lramNxcmV0ZGRta3M4b3lxbWlpZm5tYmJncT

NjhhMzMwNGNhOCMvVC1TLXhoNmxZYzJEdFZVYWV4cS03b1o2N0NVPS8yOXgxNjY6MTE3MXg4ODcvODQweDUzMC9maWx0ZXJzOnF1YWxpdHkoNzApL2h0dHA6Ly9zMy5hbWF6b25hd3MuY29tL3BvbGljeW1pYy1pbWFnZXMvbXpvM2twd2dwdWNjZWdlYjlzcm92aWhlOXdoMWVjeHZoNnNoZDZ1eH

OGYxN2IxM2ViZiMvalhqbG5JRC13Rk5kSFpJWUw3RnhuOEtSeXg0PS8yOXgwOjExNzF4NzIxLzg0MHg1MzAvZmlsdGVyczpxdWFsaXR5KDcwKS9odHRwOi8vczMuYW1hem9uYXdzLmNvbS9wb2xpY3ltaWMtaW1hZ2VzL2xsbDQwcmd2ZTR4Y3NjanBoZW1mZDNid2JwZ2RtdXY5bHd3cnNrcGV6b3

OTMyNzhhOWM3MiMvX0JwYXhYeWpTSHJwWk5hQXdXY2Vfbm1TZ2NNPS8yOXgxMjA6MTE3MXg4NDAvODQweDUzMC9maWx0ZXJzOnF1YWxpdHkoNzApL2h0dHA6Ly9zMy5hbWF6b25hd3MuY29tL3BvbGljeW1pYy1pbWFnZXMveWdvbHlwcmtxd2loa2JyMXF5eXB0YmZ1Z3FubDJ4bzAwYmxjaWpwcm

Yjk3NDcxYTBmZCMvd3VldGpNdVRoY05mdjAwTFZ5czJ0OTRoc1A0PS8xNHgzMDY6OTQ2eDg5NC84NDB4NTMwL2ZpbHRlcnM6cXVhbGl0eSg3MCkvaHR0cDovL3MzLmFtYXpvbmF3cy5jb20vcG9saWN5bWljLWltYWdlcy92a3dveDd6NHB2bnExajVhOWp5bWVwcG1wZ2ZhM29qOW1mbjRsem5saG

YTZjODhmMzQ3ZCMvSDNfWkF1NWFtRFIwTEdESERsdTVyUkVKR3R3PS8yOXgxMjA6MTE3MXg4NDAvODQweDUzMC9maWx0ZXJzOnF1YWxpdHkoNzApL2h0dHA6Ly9zMy5hbWF6b25hd3MuY29tL3BvbGljeW1pYy1pbWFnZXMvZ3EzZnFsMGtpNW9wemJ2MmRkZ2YyZGxpc3lsc2pyaWdjcWNqZGthdj

ZGNiMTI2MzQ0NCMvdnhVcUM5bmh1emo2bW5LejAta3duMVpJYjk0PS8xNHgxOTM6OTQ2eDc4MS84NDB4NTMwL2ZpbHRlcnM6cXVhbGl0eSg3MCkvaHR0cDovL3MzLmFtYXpvbmF3cy5jb20vcG9saWN5bWljLWltYWdlcy9nM3NicDlnNHNtbXFzeXR4cWxtYnJ0a3V0c3Z2ZWdlaWcxcTEwdW1oM3

ZTJkYzc2N2U0YSMvb0cwYjNLQmtGVGJtZ1J6TFBHdEFfQllpNU5vPS8yOXgxMjA6MTE3MXg4NDAvODQweDUzMC9maWx0ZXJzOnF1YWxpdHkoNzApL2h0dHA6Ly9zMy5hbWF6b25hd3MuY29tL3BvbGljeW1pYy1pbWFnZXMvb3ZyMnN3bmhqdndwZXJtbGR4eHBsc3lkczlja3BjcnM3aTJ4cWV1aW