*

X

Hombre intenta recaudar 1.6 mil millones de euros vía crowdfunding para rescatar a Grecia

Por: pijamasurf - 07/01/2015

¿Realmente es posible rescatar financieramente a Grecia y liberar a su población de la tiranía de la economía internacional?

32524-1cjr5yq

Al tiempo que Grecia excede el plazo para pagar su deuda al Fondo Monetario Internacional, un joven británico llamado Thom Feeney ha lanzado una campaña en Indiegogo para ayudar a los griegos con 1.6 mil millones de euros. En un principio esto parece una broma, pero en 2 días la campaña lleva más de 500 mil euros. Esta cantidad podría ser prueba de que la gente está ansiosa de ayudar; como dice Feeney, "el pueblo resolviendo los problemas del pueblo" y dejando a los políticos su cabildeo y retórica. Aunque también es probable que la gente ha prometido ayudar simplemente porque es tan poco plausible que se logre la cifra que es una especie de ayuda imaginaria, sin riesgos de realmente gastar dinero, además de generar un buen post para compartir en sus redes sociales. Sería interesante tener una cifra más realista y utilizar ese dinero no para rescatar financieramente a Grecia, sino para dar el dinero al pueblo y no a los bancos... ver hasta qué punto realmente el crowdfunding puede tener efectos importantes.

Según Thom Feeney, si cada miembro de la eurozona aporta 3 euros --lo que cuesta una ensalada griega-- se podría cumplir la meta de los 1.6 mil millones de dólares. Aunque esto suena bien y es ciertamente loable, como explica el sitio Zero Hedge, la cifra, de suyo difícil de alcanzar, es, sin embargo, anodina si lo que se quiere es realmente liberar a los griegos de su deuda. Los 1.6 mil millones de euros son lo que necesita Grecia para poder permanecer en el programa de rescate financiero y cubrir su deuda al Fondo Monetario Internacional. Para saldar completamente su deuda con la Troika así como con instituciones privadas, Grecia debe pagar en total 275 mil millones de euros. Por si eso fuera poco, "ni un centavo de los 1.6 millones de euros vencidos, ni un centavo tampoco de los 275 mil millones de euros llegará al pueblo griego. De hecho los que verían dinero de esta campaña solamente serían los banqueros, el Fondo Monetario Internacional y los burócratas no electos de la Comisión Europea".

Greek payments

Es absurdo, frustrante, esclavizante, etc. Para rematar, lo peor de todo es que casi nada del dinero que se ha prestado a Grecia ha ido a Grecia. Explica el economista Joseph Stiglitz: "Se ha ido a pagar a los acreedores del sector privado --incluyendo bancos alemanes y franceses. Grecia ha recibido una miseria, pero ha pagado un alto precio para preservar el sistema bancario de estos países. El FMI y otros acreedores "oficiales" no necesitan el dinero que demandan. Bajo su modo de operación de negocios, el dinero recibido de todas maneras seguramente sería prestado otra vez a Grecia". Stiglitz concluye que el fondo de la crisis de la deuda en Grecia no es el dinero, es la ideología política del país y su negativa a alinearse con la política económica europea. 

 

 

La evolución nos ha hecho más altos y listos (pero no más saludables)

Por: pijamasurf - 07/01/2015

De acuerdo con un nuevo estudio, la evolución humana ha privilegiado la inteligencia y la estatura por sobre la salud

Screen Shot 2015-07-01 at 11.38.16 PM

La evolución es un fenómeno que ha captado nuestra atención desde hace siglos. El hecho de que exista un pulso que va autorefinándose conforme pasa el tiempo, a partir de las lecciones que extrae de su diálogo con el entorno, es simplemente fascinante. Y en este sentido, entender cómo funciona y hacia dónde va resulta no solo atractivo sino útil –tal vez, incluso fundamental. 

Un estudio reciente encabezado por investigadores de la Universidad de Edimburgo y publicado en la revista Nature, ha detectado algunos de los patrones que parecen distinguir el trayecto evolutivo que sigue la humanidad. Y de acuerdo con las conclusiones de este análisis, los seres humanos somos físicamente cada vez más altos y mentalmente cada vez más listos. Sin embargo, también descubrieron que no somos necesariamente más sanos. 

Las anteriores premisas se obtuvieron tras analizar la información de más de 100 estudios realizados alrededor del mundo en torno a genética y salud, con data proveniente de más de 350 mil personas. 

Screen Shot 2015-07-01 at 11.50.40 PM

Parece curioso que la estatura y las habilidades cognitivas hayan sido privilegiadas por el pulso evolutivo de nuestra especie. Mientras que en cuestiones de salud se detectó una mejora en el funcionamiento de los pulmones, aparentemente gracias a la diversificación genética, pero en otros aspectos de nuestras funciones fisiológicas, como niveles de colesterol o la presión sanguínea, la evolución parece haber pasado en vela.

Pero más allá de celebrar unos centímetros de más o mayor memoria y perspicacia, lo que en realidad resulta interesante es tratar de entender por qué la evolución ha actuado de esa forma; es decir, qué posible lectura ha dado a nuestras necesidades para responder de esa manera y sobre todo, por qué no hemos logrado afinar ciertas funciones vitales que rigen buena parte de nuestra salud. Y ya entrados en estas reflexiones, entonces podríamos, sin necesariamente cuestionar la sabiduría de nuestra propia evolución, jugar un poco con aquellas cualidades que podríamos calificar como prioritarias (esperando que exponerlas sea tomado en cuenta por los jueces evolutivos y las incluyan en su próxima agenda):

¿Por qué seguimos experimentando dolor? Físico pero, sobre todo, emocional. Ya no queremos vivir con dolor y, en algún punto, pareciera que todos estamos hechos trizas entre traumas, miedos, rencores, etcétera.

¿Por qué seguimos siendo víctimas de incontables enfermedades, muchas de las cuales ni siquiera estamos cerca de entender?

¿Por qué no hemos desarrollado las aptitudes cognitivas o empíricas suficientes para rediseñar los principales sistemas que nos rigen: el económico, el social y otros?

¿Por qué a veces ni siquiera tenemos la claridad mental y emocional para determinar hacia dónde querríamos que estuviese dirigida nuestra evolución?