*

X

¿Una barba puede hospedar más microbios que un excusado?

Salud

Por: pijamasurf - 05/05/2015

¿Qué tan cierto científicamente es el prejuicio de que la barba crecida es un símbolo de falta de higiene personal?

tumblr_myqn5e31pp1qaud6fo10_500Quizá hayas notado que, de pronto, todos los hombres comenzaron a dejarse crecer la barba, algunos con mayor fortuna que otros, pero todos obedeciendo a una suerte de orden silenciosa y secreta que, misticismos aparte, no es otra fuerza más que la moda. Por alguna razón poco clara, las barbas se pusieron de moda, esta vez acompañadas además por tatuajes, una combinación que parece invencible en cuanto a atracción sexual se refiere.

Entre las muchas preguntas que puede suscitar esta explosión y crecimiento repentinos del vello facial masculino, hay una en particular en el dominio de la higiene. Si de por sí nuestros cuerpos son el terreno natural de seres microscópicos que viven en nuestro cabello, nuestra piel, nuestros órganos y más, ¿qué pasa en ese pequeño bosque oscuro que puede ser la tupida barba de un hombre?

Para responder  a esta duda, diversos estudios han analizado la calidad salubre de una barba promedio, y sus resultados son diversos. En 1967, una investigación concluyó que las bacterias que ordinariamente puede albergar el rostro de una persona se adhieren con mayor tenacidad a una barba que al rostro mismo. Por otro lado, en el año 2000, científicos del Departamento de Anestésicos del Hospital de Chelsea & Westminster, en Londres, estudiaron la presencia de bacterias en personal hospitalario masculino usuario de máscaras quirúrgicas, encontrando que estas eran significativamente más en el caso de los hombres con barba, en especial en la zona debajo de los labios.

Con todo, más allá de estas investigaciones, en realidad es casi nulo el sustento para ese prejuicio social que ve en las barbas pronunciadas un símbolo de descuido personal y falta de higiene. Mucho menos para una noticia que ha circulado por estos días a propósito de la presencia de bacterias propias de la materia fecal en la barba de un hombre.

Así que, si tenías pensando mesarte la barba o mesársela a alguien, adelante. En eso no hay ningún riesgo sanitario.

Estudio afirma que el sobrepeso disminuye el riesgo de sufrir demencia en la vejez

Salud

Por: pijamasurf - 05/05/2015

Este interesante hallazgo pretende reformular las leyes y acciones de salud pública respecto a la obesidad en un marco de protección a la salud mental

obesidad

Una nueva investigación publicada en el Reino Unido simplemente parece contravenir todo lo que creemos saber acerca del sobrepeso: resulta que en un estudio comparativo realizado durante años se llegó a la conclusión de que las personas con algunos kilos de más tienen menos riesgo de sufrir demencia en la vejez.

El estudio analizó la historia clínica de casi 2 millones de personas, con una edad promedio de 55 años. El más obeso tenía 29% menos probabilidades de sufrir demencia 15 años después, comparado con personas de peso normal. Como correlato a esto, las personas demasiado delgadas tienen 39% más de probabilidades de sufrir demencia, que se define en nuestros días como una enfermedad que provoca pérdida de memoria y otras alteraciones cognitivas.

Los resultados no parecen verse afectados por hábitos como el tabaco o el uso de alcohol. De hecho, los investigadores no pueden ofrecer muchas explicaciones sobre el por qué de esta extraña relación entre el peso y la salud mental. Sin embargo, en palabras del jefe de la investigación, el doctor Stuart Pocock, los analistas creen que "los resultados sugieren que los médicos, científicos del sector salud y los políticos deben volver a pensar la mejor manera de identificar a quienes están en riesgo de demencia".

"También debemos prestar atención a las causas y consecuencias de salud pública en el vínculo entre el bajo peso y el riesgo incrementado de demencia que nuestra investigación ha encontrado", dice Pocock. ¿Quiere decir que debemos salir corriendo a comer todas las cosas grasosas que encontremos? No exactamente. La diabetes, hipertensión y otros riesgos asociados a la obesidad siguen siendo realidades comprobadas, aunque tal vez estas noticias nos alienten para no satanizar el sobrepeso.