*

X

¿Una barba puede hospedar más microbios que un excusado?

Salud

Por: pijamasurf - 05/05/2015

¿Qué tan cierto científicamente es el prejuicio de que la barba crecida es un símbolo de falta de higiene personal?

tumblr_myqn5e31pp1qaud6fo10_500Quizá hayas notado que, de pronto, todos los hombres comenzaron a dejarse crecer la barba, algunos con mayor fortuna que otros, pero todos obedeciendo a una suerte de orden silenciosa y secreta que, misticismos aparte, no es otra fuerza más que la moda. Por alguna razón poco clara, las barbas se pusieron de moda, esta vez acompañadas además por tatuajes, una combinación que parece invencible en cuanto a atracción sexual se refiere.

Entre las muchas preguntas que puede suscitar esta explosión y crecimiento repentinos del vello facial masculino, hay una en particular en el dominio de la higiene. Si de por sí nuestros cuerpos son el terreno natural de seres microscópicos que viven en nuestro cabello, nuestra piel, nuestros órganos y más, ¿qué pasa en ese pequeño bosque oscuro que puede ser la tupida barba de un hombre?

Para responder  a esta duda, diversos estudios han analizado la calidad salubre de una barba promedio, y sus resultados son diversos. En 1967, una investigación concluyó que las bacterias que ordinariamente puede albergar el rostro de una persona se adhieren con mayor tenacidad a una barba que al rostro mismo. Por otro lado, en el año 2000, científicos del Departamento de Anestésicos del Hospital de Chelsea & Westminster, en Londres, estudiaron la presencia de bacterias en personal hospitalario masculino usuario de máscaras quirúrgicas, encontrando que estas eran significativamente más en el caso de los hombres con barba, en especial en la zona debajo de los labios.

Con todo, más allá de estas investigaciones, en realidad es casi nulo el sustento para ese prejuicio social que ve en las barbas pronunciadas un símbolo de descuido personal y falta de higiene. Mucho menos para una noticia que ha circulado por estos días a propósito de la presencia de bacterias propias de la materia fecal en la barba de un hombre.

Así que, si tenías pensando mesarte la barba o mesársela a alguien, adelante. En eso no hay ningún riesgo sanitario.

Te podría interesar:

Aprueban "Viagra femenino" pese a preocupación por efectos secundarios

Salud

Por: pijamasurf - 05/05/2015

Algunos creen que ya era hora de que las mujeres tuvieran acceso a un medicamento para aumentar su deseo sexual; otros consideran que existen riegos que no están siendo tomados en cuenta

pinkpill

Pronto podremos cotejar la famosa "pastilla azul" con la "pastilla rosa". La FDA, el organismo que regula medicamentos en Estados Unidos, anunció la aprobación del flibanserin, un fármaco que aumenta la libido de las mujeres. Esta misma sustancia había sido rechazada en dos ocasiones anteriores, aparentemente debido a sus efectos secundarios. En una nueva votación obtuvo 18 votos a favor y 6 en contra, avanzando definitivamente la moción de que el medicamento pueda ser recetado a mujeres próximamente. 

La aprobación de este fármaco es en buena medida el resultado de una fuerte campaña liderada por el grupo Even the Score, que argumentó a favor de la igualdad y la capacidad de las mujeres de decidir si el tratamiento con flibanserin vale la pena. Miembros de este grupo señalan que esta sustancia es importante ya que tiene la capacidad de salvar matrimonios y permitir que algunas mujeres logren superar ansiedad, depresión y otros malestares relacionados a la falta de deseo sexual.

A la par de este campaña la farmacéutica Sprout, que fabrica el medicamento, ha montado también una campaña de lobby y relaciones públicas en la que ha gastado millones de dólares.

El tema aquí parece dividirse entre aquellos que están preocupados por la aprobación de este medicamento, ya que el deseo sexual femenino es más complejo y el medicamento afecta la química cerebral para poder ser efectivo, y entre la facción que señala que la aprobación llega tarde y muestra un claro sesgo patriarcal en los organismos reguladores. 

Los resultados del flibanserin en pruebas clínicas son prometedores, pero mucho más modestos que los que se obtienen con el Viagra. Por otro lado, se cree que la combinación de esta sustancia con el alcohol podría ser peligrosa.

A la par, algunas personas opinan que el medicamento fue rechazado en ocasiones anteriores no tanto por sus efectos secundarios sino por una moral conservadora, temerosa del exceso sexual femenino, una especie de miedo a la ninfomanía. Este artículo en la revista Pacific Standard cree ver en esto un atavismo patriarcal, remanente de ese mismo instinto que prohibió la poligamia y se pregunta: "¿cuánto tiempo seguiremos temiendo a las vaginas?". Según el periodista Tom Jacobs, la promiscuidad femenina genera miedo de "tener que criar al hijo de otro hombre".