*

X

Sin dinero, este ciudadano consiguió más de 8 mil firmas para ser candidato independiente en México

Por: Ana Paula de la Torre - 05/11/2015

Sin padrinazgos políticos o empresariales y con un equipo promedio de 6 ciudadanos por día, Pedro Kumamoto logró su candidatura independiente

1160559Hoy, la democracia es un concepto que genera gran escepticismo alrededor del mundo. La crisis financiera de 2008 destapó por ejemplo cómo los gobiernos, a pesar de haber sido elegidos democráticamente, privilegian las agendas de bancos y corporaciones por encima del bienestar público. 

En México hoy existe una abominable partidocracia que ha causado un descontento generalizado. Por años la clase política ha demostrado mantener una misma visión, sobre todo económica, neoliberal, que ahora busca culminar con la privatización del agua y ha probado cultivar, sin importar el partido que representa, los mismos intereses: el enriquecimiento propio y el privilegio de las élites por encima del beneficio de la población. 

Durante años se ha presionado para que los ciudadanos tengan cabida en la política mexicana. Y finalmente se tuvieron avances, por ejemplo las candidaturas independientes –a pesar de que la partidocracia las aprobó no sin minar su camino con candados y restricciones.

En medio de un escepticismo generalizado Pedro Kumamoto, quien recién terminó su  carrera y apenas tiene 25 años, logró sin dinero y con un equipo promedio de seis personas diariamente, conseguir hasta 8 mil 500 firmas físicas en sólo 40 días. Así alcanzó la primera candidatura independiente para diputado del Congreso de Jalisco, un estado del occidente de México. 

La crónica 

A Kumamoto las autoridades electorales de su estado le avisaron, sólo 20 minutos antes de que iniciara la contienda, que su candidatura independiente había sido aprobada. Para conseguirlo dispuso sólo de 40 días para reunir un mínimo de 5 mil 500 firmas. Lo anterior sin dinero público ni una estructura operativa. Cabe anotar que las firmas debían incluir una copia de la credencial de elector con los datos personales lo que, naturalmente, producía desconfianza entre la gente --requisito que, por cierto, no se le pide a ningún partido político. 

Los primeros 28 días

Kumamoto pertenece a una asociación civil llamada Wikipolítica; la mayoría de los miembros son jóvenes que desde el arte, el activismo y ahora desde la política con las candidaturas independientes, buscan mejorar la vida colectiva. Los primeros 28 días el hoy candidato independiente, junto con un promedio de seis personas al día (aunque en ocasiones llegó a ir él solo), fue a tocar puertas para promover su candidatura con personas que no querían escuchar nada sobre política. 

Cuando faltaban 12 días

Se dieron cuenta que difícilmente alcanzarían la meta; la estrategia fue decir la verdad a las personas que visitaban, no como un posible chantaje sentimental, sino como un llamado para que las personas conocieran que realmente se trataba de una candidatura de un ciudadano común que necesitaba del apoyo colectivo. Solo 2 días después de confesar su situación pasaron de 100 a hasta mil firmas diarias, con ayuda de hasta 120 personas que se les unieron en los mejores días. Muchos ciudadanos se aliaron y visitaron casas, otros consiguieron las firmas con sus familiares y amigos. Finalmente, en sólo 12 días alcanzaron hasta 8 mil 500 firmas, 3 mil más de las que necesitaban. 

¿Qué sigue?

Kumamoto ya es un candidato independiente pero ahora deberá competir, con sólo 18 mil pesos de presupuesto público, contra partidos que reciben financiamientos públicos para este tipo de candidaturas de hasta 1 millón de pesos. En radio y TV tendrá sólo 12 spots para 2 meses, la misma cantidad de la que dispone un partido político en 1 hora. Las leyes permiten que este candidato pueda recibir financiamiento privado pero, para no deber favores a ningún donador, sólo recibirá un tope de 7 mil 200 pesos por persona. 

Las empresas y los partidos políticos tienen la concentración de la voz, las decisiones tienen que tomarse tomando en cuenta las decisiones de las mayorías con perspectiva en las minorías; eso es democracia.

La agenda ciudadana que impulsará Kumamoto en el Congreso deberá estar respaldada con firmas de hasta 7 mil ciudadanos; "se trata de comenzar a hacer política para la gente", nos dice. 

Este chico de 25 años ha hecho hasta hoy historia, rompiendo con un cerco que los analistas veían imposible: con poco dinero y sin un padrino político o económico, ya tiene buena parte del camino alcanzado para el próximo 7 de junio.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Una radiografía de la piratería en internet (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 05/11/2015

Este infográfico nos permite entender cómo funciona la "piratería" digital y cómo está dividido este campo de batalla

Brisbane_Energy_Flow_by_wubalicious

La piratería digital es un tema polémico. Por un lado tenemos la postura que defiende la circulación libre de información –y por ende de los contenidos, mientras que del otro está la defensa del derecho de autor y el valor comercial de la creatividad. En torno a estos dos extremos tenemos posiciones intermedias, como la diferenciación entre compartir "amigablemente" contenidos y lucrar organizadamente con ellos sin tener los derechos correspondientes.

Otro factor que complica aún más este interesante mapa es que el flujo de obras y contenidos está plagado de agendas e intereses económicos encabezados por la ambición de intermediarios que generalmente corresponden a grandes disqueras, casas productoras, distribuidores y otros modelos corporativos que, sin ser los autores creativos de los contenidos, terminan quedándose con la mayor porción del pastel. 

sopa-explained-to-mom-how-the-stop-online-piracy-act-will-usa-censor-of-internet-1

Con la masificación del acceso a internet se habilitó un efusivo intercambio de contenidos, un fenómeno sociocultural que pronto rebasaría al mercado tradicional y lo evidenciaría como un modelo obsoleto. Sin embargo, una vez llegados a este punto, fue inevitable fijar la atención en muchos aspectos del mercado que eran francamente cuestionables al privilegiar obscenamente a los intermediarios corporativos por sobre autores y público.

Y a pesar de que lo anterior comenzó a ocurrir hace ya unas décadas, por lo pronto seguimos discutiendo y experimentando alternativas viables y dignas para todos los involucrados, mientras que los grandes intereses económicos siguen cabildeando para lograr leyes y penas que frenen algo que es, a todas luces, imparable: el flujo de información.

Pero más allá de posturas y opiniones, a continuación les compartimos un infográfico (publicado en Visual.ly) que mapea con bastante lucidez el tablero donde se desenvuelve esta batalla contemporánea. ¿Quiénes protagonizan esta lucha? ¿Quiénes se benefician de la piratería en línea y quiénes la padecen realmente? ¿Qué papel jugamos nosotros los usuarios, las redes sociales, los buscadores y otras entidades? Tras analizar la siguiente infografía y dedicarle unos minutos de reflexión (y "referenciación") es bastante probable que obtengamos respuestas decentes a las anteriores interrogantes.

the-battlespace-of-online-piracy_502918cabc877_w1500
 
Al centro del mapa observamos la generación de contenidos, desde música y películas hasta porno, videojuegos, libros y software –por cierto, los contenidos son el pilar de toda esta discusión y su valor, innegablemente, debe reconocerse. Abajo de este centro tenemos a las agencias reguladoras, los marcos legales y los gobiernos, pero también aparece un considerable núcleo de cabilderos que, respaldados por asociaciones de las diferentes industrias, presionan permanentemente para que se diseñen medidas que les favorezcan (o dicho de forma más clara, que beneficien su negocio).
 
En la parte superior del infográfico se visualiza el proceso de compartir dichos contenidos, el cual evidencia una incontenible miríada de vehículos entre plataformas estilo The Pirate Bay (que básicamente son catálogos digitales de contenidos que pueden descargarse gratuitamente), sitios como SideReel, donde vía streaming se hace disponible contenido, y comunidades P2P (soportadas por seeders/uploaders, usuarios que ponen a disposición de los demás su archivo personal de contenidos). Posteriormente, el sharing se amplifica considerablemente cuando llega a blogs, redes sociales (Facebook, Google+, etc.), motores de búsqueda (Google, Bing, etc.) y redes de contenido (YouTube, Reddit, etc.). Estos últimos actores, por cierto, monetizan buena parte del contenido que se comparte a través de sus plataformas.
 
En pocas palabras estamos ante una fotografía que nos ayudará a entender, al menos en mejor medida, cómo se gesta esta danza digital a la que, en una etiqueta que incentiva su condena cultural, se le conoce como piratería en línea. Un fenómeno, por cierto, en el que prácticamente todos participamos, que implica dilemas éticos y que representa un reto para la sociedad contemporánea –razones de sobra para tratar de entenderlo. 
 
* Imagen principal: Wubalicious/Deviant Art