*

X

“Tap to Retry”, el video análogo que retrata tu neurosis digital

Por: pijamasurf - 04/06/2015

Video completamente análogo nos demuestra el deje neurótico que se manifiesta cuando estamos navegando en la red

Screen Shot 2015-04-06 at 4.42.28 PM 

A través de blogs, redes sociales, portales de noticias, YouTube, etc., internet ha causado que nuestro lapso de atención sea cada vez más breve, distraídos por la oferta de información y entretenimiento que tenemos alrededor. El usuario promedio de la red rara vez lee un artículo completo; más bien lee los titulares y revisa rápidamente el contenido para ocasionalmente “compartirlo”, y así sucesivamente.

Un video análogo de animación en stop motion llamado Tap to Retry critica este comportamiento un tanto neurótico al mostrárnoslo como un espejo. Creado por Neta Cohen, fue su proyecto final para graduarse de la universidad. Los frenéticos planos breves que cada vez se recortan más están ideados como “metáforas de la manera en que nos comportamos en esta era de sobrecarga de información”.

En palabras de Cohen, “quería darle una interpretación perceptible a conceptos vagos e indefinidos, pero de una manera que sumara a la desorientación que sentimos a veces viviendo en un mundo donde lo real y lo virtual se mezclan y cambian constantemente”. Usó su sala como locación y la mesa como escenario. “Decidí hacer 30 escenas diferentes para enfatizar el síndrome TDAH (Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad) en la pieza y darle características de una larga serie de videos de YouTube". En Tap to Retry trozos de papel cobran vida y ponen de manifiesto la cada vez más breve atención del usuario de la red convertido en espectador. El paradójico contraste de recortes de papel simulando la era virtual le da un encanto muy especial; consigue la atención del  desatento, y eso ya es un gran paso hacia la autorreflexión.

Tao to Retry de Neta Cohen, en Vimeo

El documental de HBO que la Iglesia de la Cienciología no quiere que veas

Por: pijamasurf - 04/06/2015

La Cienciología promulga una religión del dinero donde los grados se adquieren mediante contribuciones. Recuerda al Vaticano durante la Edad Media pero, ¿la Cienciología vivirá tanto como para ser una religión seria, o este documental de HBO es el último clavo de su ataúd?

p02mf1lx

Un documental sobre la Cienciología producido por HBO se ha convertido en el documental más visto a poco de su estreno, sumando 1,7 millones de espectadores.  

La Iglesia de la Cienciología es un viejo favorito del internet. Mezcla extraña entre fanáticos religiosos y otakus de la ciencia ficción, sus adeptos no se caracterizan por ser autocríticos, pero sus campañas de desprestigio contra aquellos que atenten contra su doctrina son legendarias. Como respuesta a uno de estos ataques surgió el grupo de ciberhacktivistas Anonymous, y "la Iglesia" fue uno de sus primeros objetivos estratégicos.

Titulado Going Clear: Scientology and the Prison of Belief, el filme toma sus bases de un libro homónimo ganador del Pulitzer, escrito por Lawrence Wright, y una serie de testimonios de antiguos miembros de la Iglesia, así como footage comprometedor de algunas celebridades de Hollywood como Tom Cruise y John Travolta (la imagen de Travolta predicando sobre paz y comprensión enfundado en un traje de soldado es notable en sí misma).

Más que una crítica teológica, el documental centra sus ataques en el aspecto financiero y el carácter franquiciatario de la Iglesia: sobre las gestiones de David Miscavige, actual líder de la Cienciología, para chantajear a diversos miembros del IRS (Servicio de Recaudación Fiscal) para que su empresa tuviera estatus de Iglesia, una brecha legal que también ha explotado la Iglesia de Satán.

GoingClearCover

A pesar de que a muchos les parece un mal chiste de aficionados de Buck Rogers, la Cienciología es cosa seria, y los abogados que pueden comprar la fe son un auténtico milagro de Hubbard. Rápidamente emprendieron una campaña de desautorización del documental, argumentando que "se realizó sin pedir la versión de la Iglesia". Pese a ello, y con una vocación envidiable, afirman su compromiso "con la libertad de expresión", puntualizando que esta "no da carta blanca para emitir o publicar información falsa".

Se trata de un enfoque contextual sólo comparable con la genial ocurrencia duchampiana de sacar un objeto de un contexto (un baño de hombres) para colocarlo en otro (un museo): la Cienciología no se mete en debates teológicos que no pueda ganar, simplemente porque el discurso de ventas carece de pensamiento y funciona con la misma ciega eficacia que las fábricas de automóviles o las oficinas de telemarketing.

Con su buen gusto habitual, los cientólogos han comenzado una campaña de desprestigio para todos los que aparecen en Going Clear, siguiendo (y confirmando) punto por punto la estrategia de chantajes bajo la que mantienen en cintura a los miembros, algunos de los cuales se sienten encadenados "moralmente" a la Iglesia debido a los secretos que han compartido: todo lo que han dicho podría ser usado en su contra. 

Lo cierto es que HBO dio por sentada una reacción así, por lo que la ejecutiva Sheila Nevins bromeaba hace unos meses diciendo que la cadena tenía "probablemente a 160 abogados analizando el film". Incluso, antes de su estreno, la Iglesia de la Cienciología publicó desplegados en The New York Times Los Angeles Times donde desacreditaba formalmente el contenido del film.