*

X

¿Cuánto cuesta una cerveza, una prostituta, un camello? Las búsquedas de costos por país más populares en Google

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 04/29/2015

¿Cuáles son las preocupaciones económicas o los máximos deseos de adquisición de los diferentes países según Google?

--3045496-slide-north-america-2-1_0

Una serie de fascinantes gráficas basadas en las búsquedas más populares en Google construidas con la frase "cuánto cuesta" nos revelan las preocupaciones económicas y los mecanismos psicológicos que mueven a los diferentes países del mundo. 

Las gráficas fueron elaboradas por el sitio Fiar.com basándose en el predictor de Google en inglés para completar búsquedas. Esto hace que no sean documentos precisamente rigurosos, pero de cualquier manera en el acumulado de Big Data seguramente revelan aspectos interesantes, a tomarse con un grano de sal.

cost1

Cerveza, prostitutas y ganado parecen ser mundialmente los términos de costo más populares. En México "tummy tuck", sugiere que los mexicanos viven preocupados por su peso y buscan reducirlo, algo que tiene cierta coherencia si uno considera las estadísticas de obesidad. Corea del Sur tiene también una preocupación cosmética con la "rinoplastia". En los Emiratos Árabes Unidos, la obsesión con el lujo y los petrodólares generan la búsqueda "Ferrari". En Irán, donde se permite comprar y vender riñones para transplantes de emergencias médicas, los resultados reflejan esto. En realidad las búsquedas parecen reflejar estereotipos, por lo que, de nuevo, un poco de cautela es requerida.

 

--3045496-slide-europe-1_0

Los europeos piensan en cuánto cuesta una cerveza

 

--13045496-slide-africa-1_10

El ganado es lo principal en la mente de los africanos

 

-13045496-slide-south-america-1_0

Prostitutas en Brasil. Cerveza en Argentina. ¿Coca en Chile?

 

-113045496-slide-asia-1_0

Ganado, riñones, electrónica... Y el más noble en Nepal: viajar

--13045496-slide-australia-1_0

Te podría interesar:
El CEO de Facebook había declarado hace unos años que la privacidad no era importante en nuestra época

 1713914-goldman-sachs-gives-mark-zuckerberg-450-million-reasons-to-change-his-privacy-settings-rotator

Hace un par de años Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, declaró que la privacidad había pasado a mejor vida y que en la era de lo social no habría qué ocultar, por lo que todos deberíamos de abrazar el fin del anonimato y compartir alegremente terabytes de data sin cuartel. Claro que, al hacerlo, incrementamos su fortuna.  

Ahora Zuckerberg ha sido criticado por invertir cientos de millones de dólares en su privacidad. Recientemente Zuckerberg adquirió un terreno de más de 300 hectáreas en Hawái, la mayoría de las cuales no planea desarrollar sino que utilizará el espacio para mantenerse aislado como en un "buffer" de privacidad. A esto se suma la compra previa de las cuatro casas que rodean a su residencia en Silicon Valley, las cuales se mantienen vacías para proveer una zona de exclusión que impida que sea observado por ojos intrusivos.

Anteriormente Zuckerberg se había enfadado con su hermana por compartir en Facebook una foto privada en la que aparecía él; aparentemente su hermana no logró descifrar la configuración de privacidad de Facebook, la cual está hecha así a propósito para que las personas hagan pública más información. 

Se dice que para asegurarse de que la gente que trabaja en su casa y sus mismos huéspedes tengan lugar para estacionarse en su barrio, Zuckerberg contrata personas para que se queden estacionados en sus automóviles durante la noche cerca de su hogar.

Queda claro que cuando Zuckerberg decía que la privacidad no importaba, no se refería a sí mismo o a la clase privilegiada que tiene decenas de millones de dólares y por lo tanto requiere --ella sí-- de privacidad para poder preservar su importante tiempo e integridad. Esta también es la razón por la cual Zuckerberg usa la misma ropa todos los días o casi todos los días, ya que considera que su tiempo es demasiado importante para gastarse tomando pequeñas decisiones como qué ponerse, y busca así evitar el "síndrome de fatiga de decisión".