*

X

Álter-instructivo: ¿cómo predecir matemáticamente la caída de un rayo?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/20/2015

Científicos de la Universidad de California desarrollaron una manera de calcular el número de rayos que pueden caer en determinada zona, lo cual, sin embargo, está relacionado con el calentamiento global

tumblr_nme8k7EEGy1tc2wy5o1_500

Coloquialmente un rayo es uno de los acontecimientos improbables por antonomasia, símbolo de aquello que no se puede predecir ni prever y que por lo mismo siempre toma por sorpresa. Sin embargo, matemáticamente esto no es totalmente cierto, pues hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley desarrolló una fórmula para calcular el evento.

En breve, esta fórmula sostiene que la razón de rayos por área es igual al número de precipitaciones por el potencial de energía eléctrica de esa misma área. Traducida a su forma sintética:

fm

En donde R es la relación de rayos por área, P es el promedio de precipitación y EPCD es la energía potencial de convección disponible, esto es, la cantidad de energía presente en una parcela de aire con una temperatura más elevada que su entorno. η sobre E es la constante de proporcionalidad resultante de la eficiencia de conversión sin dimensiones entre la energía liberada por relámpago.

Con este desarrollo, David M. Romps y otros colegas tomaron datos de cierta cantidad de precipitaciones y EPCD en Estados Unidos en 2011 para poner a prueba la fórmula, comparando los resultados con estadísticas de tormentas eléctricas ocurridas en el mismo período y lugar. Esto fue lo que obtuvieron:

cal 

El parecido sin duda es asombroso y el desarrollo matemático y meteorológico detrás de este sería impresionante, de no ser por una circunstancia que tiene su matiz negativo.

Estos resultados de Romps y compañía son posibles porque parten de una hipótesis: que el número de relámpagos se ha incrementado por causa del calentamiento global, y por lo mismo es más o menos sencillo predecir su incidencia.

En resumen: sí, es posible predecir la caída de un rayo con mayor precisión que antes, pero sólo porque la temperatura del planeta se ha elevado más de lo habitual en el último siglo.

También en Pijama Surf: Así se ve la piel de alguien golpeado por un relámpago (FOTO)

Contempla la belleza de una enorme serpiente de plasma solar en este elegante video

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/20/2015

Una fina muestra de poesía solar: la erupción de un gigantesco dragón de plasma

Este es uno de los videos más poéticos que hemos visto en mucho tiempo. La NASA registró este 28 de abril una gigantesca explosión de plasma solar en la que el desprendimiento de un filamento de la superficie del Sol dibujó una espectacular figura descrita como una serpiente. El video capta en diferentes longitudes de onda y a diferentes velocidades esta demostración de gracia, poder y belleza de nuestra estrella. Esta "serpiente" solar mide más de la distancia que hay entre la Tierra y la Luna, para que dimensionemos el tamaño de este filamento.

 

Los filamentos son canales de materia solar producidos por los campos magnéticos que surgen del interior del Sol hacia la superficie y pueden destacarse en estas imágenes al contrastar, por tener una menor temperatura que el cuerpo central del Sol. Cuando las líneas de los campos magnéticos --también conocidas como prominencias solares-- se parten, mucho de este material es lanzado al espacio y el material restante regresa al Sol. El material que es echado al espacio forma el fenómeno que se conoce como eyecciones de masa coronal y puede ser observado como tormentas geomagnéticas en la Tierra (auroras cerca de los polos). Estas "serpientes" son luego vendavales electromagnéticos de superna belleza en la atmósfera de la Tierra. (La elección de llamarlas serpientes es interesante ya que fácilmente podemos imaginarlas como dragones, el animal del cielo que en diferentes tradiciones ha sido asociado con el fuego e incluso con el mismo Sol. La otra imagen que viene a la mente es la de una lengua: "el dragón rojo", según el nei dan).

 

GS_20150427_Sun_1024