*

X

Policía en Indonesia quema 3 toneladas de marihuana y deja a todo un pueblo "fumado"

Por: pijamasurf - 03/27/2015

Una nube de humo de marihuana provocó mareos, dolores de cabeza y esperamos que también algunos risueños viajes en los pobladores de Palmerah, Indonesia

Un hot box de proporciones épicas se creó en Indonesia luego de que la policía quemó 3.3 toneladas de marihuana incautadas, haciendo que el humo de la marihuana se quedara en la atmósfera y provocando un estado cannábico colectivo. Un mega oops que seguramente derivó en innumerables ataques de risa y de paranoia.

Según reportes, los residentes de Palmerah reportaron mareos, dolores de cabeza y una sensación de intoxicación después de que una enorme nube de ganja se elevó sobre el poblado.

Al parecer también fueron incautadas miles de pastillas de éxtasis. Esperemos que la policía haya decidido deshacerse de ellas de una forma más discreta.

 

Un caso así de estupefacción masiva remite solamente al experimento de la CIA dosificando a un pueblo entero con LSD. Esto ocurrió en 1951 en un tranquilo pueblo del sur de Francia, el cual fue sacudido por alucinaciones masivas y delirios colectivos; al menos cinco personas murieron, 12 fueron internadas y más de 100 se vieron afectadas por un extraño psicótico. En un principio se creyó que se trataba de un envenenamiento involuntario debido al hongo ergot que crece en el centeno. Más tarde se supo que no había sido negligencia del panadero, sino que la CIA había dosificado el pan con LSD.

 

Esta pareja vivió 6 años entre lobos para contarnos su historia secreta

Por: pijamasurf - 03/27/2015

Nadie como Jim y Jamie Dutcher ha realizado un proyecto de conservación tan convincente y amplio. Conoce su historia

wlf2-700x467

Muy poco se sabe de los lobos. Desconocemos el significado de su aullido, aunque algunos dicen que es para estar en contacto con los que extrañan; tampoco sabemos bien a bien qué es eso metafísico que los une tanto con la noche y con la luna, o cómo es que organizan su manada por medio de cruces de miradas. Pero sabemos que fueron antaño abundantes y se distribuían por el planeta como ejércitos de magos, y ahora habitan únicamente en una muy limitada porción del que antes fue su territorio. Y algo se tiene que hacer, porque su existencia es imperiosa.

Muchas empresas para reintroducir a los lobos al entorno salvaje han tenido lugar (recordemos siempre esa noticia del lobo más solitario del mundo que encontró a su manada años después), y siempre monitoreándolos, con la esperanza de aprender algo de su comportamiento extraño. Pero nunca se había intentado introducir al humano al entorno salvaje del lobo para acaso entender algo más certero de ellos. The Hidden Life of Wolves hace este ejercicio, y recomendamos muchísimo darle seguimiento.

wlf5

Jim y Jamie Dutcher optaron por vivir 6 años con una manada de lobos en los bosques de Idaho de una manera constante pero discreta, no intrusiva. Con el tiempo ganaron la confianza de los lobos y conocieron de cerca su complejidad y su inaudita inteligencia. “Son capaces no sólo de emoción sino de verdadera compasión, rara vez dos lobos se cruzan sin rozar sus hombros o intercambiar una lamida amistosa”, comentan en su sitio. Lo relevante del aporte de los Dutchers es que nos muestra un comportamiento lobuno muy rara vez documentado. Nos acerca un poco más a poder entender su magia y su importancia en la Tierra.

wlf4

Nos cuentan acerca del duelo que viven cuando muere un miembro de la manada, la excitación que sienten ante el nacimiento de un cachorro y el papel compartido que juegan los adultos al criar a los jóvenes del grupo. Y mientras los lobos son cazados furtiva y legalmente en los alrededores del mundo, lo que vivieron los Dutchers puede nunca volver a suceder; por ello deciden compartirlo con audiencias grandes antes de que la matanza se siga acelerando. Deciden acercarnos a su mundo en aras de la conservación, en aras de, con suerte, convidarnos compasión y empatía por ellos. La suya es una de las más admirables empresas por salvar al lobo.