*

X

La Gente de los Renos: fotos de la alianza entre una tribu chamánica mongola y los renos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/30/2015

El maravilloso mundo de los dukha, una tribu mongola que ha domesticado a los renos y vive con ellos en las montañas

reindeer-people-hamid-sardar-afkhami-1

Los dukha son una tribu nómada del norte de Mongolia que tiene una especial relación con los renos, casi podríamos decir una simbiosis. Estas fotografías logradas por el académico Hamid Sardar-Afkhami muestran la vida de esta tribu chamánica que conserva una relación mágica con los animales, a los que consideran sus vitales aliados. Los dukha han domesticado a los renos y los usan como animales de carga y transporte en las regiones inhóspitas por las que se aventuran cotidianamente. Asimismo, obtienen leche y utilizan su piel para fabricar abrigos.

Actualmente se estima que sólo quedan entre 200 y 400 miembros de esta tribu. Lamentablemente, se han visto también sacudidos por la globalización y su principal forma de ingreso son los turistas que buscan paseos en reno. Esperemos que no desaparezca esta tribu y su hermosa tradición de vivir con estos animales.

reindeer-people-hamid-sardar-afkhami-67

Vestiduras mágicas de colores en la montaña, y los tambores rituales

 

reindeer-people-hamid-sardar-afkhami-66

Los renos han sido amansados de tal forma que son especialmente buenos con los niños

 

reindeer-people-hamid-sardar-afkhami-8

La belleza no sólo de los animales sino de increíbles paisajes en las alturas

 

Álter-instructivo: ¿cómo predecir matemáticamente la caída de un rayo?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/30/2015

Científicos de la Universidad de California desarrollaron una manera de calcular el número de rayos que pueden caer en determinada zona, lo cual, sin embargo, está relacionado con el calentamiento global

tumblr_nme8k7EEGy1tc2wy5o1_500

Coloquialmente un rayo es uno de los acontecimientos improbables por antonomasia, símbolo de aquello que no se puede predecir ni prever y que por lo mismo siempre toma por sorpresa. Sin embargo, matemáticamente esto no es totalmente cierto, pues hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley desarrolló una fórmula para calcular el evento.

En breve, esta fórmula sostiene que la razón de rayos por área es igual al número de precipitaciones por el potencial de energía eléctrica de esa misma área. Traducida a su forma sintética:

fm

En donde R es la relación de rayos por área, P es el promedio de precipitación y EPCD es la energía potencial de convección disponible, esto es, la cantidad de energía presente en una parcela de aire con una temperatura más elevada que su entorno. η sobre E es la constante de proporcionalidad resultante de la eficiencia de conversión sin dimensiones entre la energía liberada por relámpago.

Con este desarrollo, David M. Romps y otros colegas tomaron datos de cierta cantidad de precipitaciones y EPCD en Estados Unidos en 2011 para poner a prueba la fórmula, comparando los resultados con estadísticas de tormentas eléctricas ocurridas en el mismo período y lugar. Esto fue lo que obtuvieron:

cal 

El parecido sin duda es asombroso y el desarrollo matemático y meteorológico detrás de este sería impresionante, de no ser por una circunstancia que tiene su matiz negativo.

Estos resultados de Romps y compañía son posibles porque parten de una hipótesis: que el número de relámpagos se ha incrementado por causa del calentamiento global, y por lo mismo es más o menos sencillo predecir su incidencia.

En resumen: sí, es posible predecir la caída de un rayo con mayor precisión que antes, pero sólo porque la temperatura del planeta se ha elevado más de lo habitual en el último siglo.

También en Pijama Surf: Así se ve la piel de alguien golpeado por un relámpago (FOTO)