*

X

En este museo puedes tomarte las selfies que quieras con grandes obras de arte (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/29/2015

En vez de intentar prohibir una tendencia, este museo en Filipinas aprovechó la fiebre contemporánea de las selfies para ofrecer a sus visitantes la posibilidad de experimentar el arte desde esta práctica lúdica

Como sabemos bien, buena parte de la vida contemporánea la experimentamos sólo por mediación de una pantalla, inevitablemente en algunos casos, pues hay elementos de nuestro mundo que sólo existen digitalmente (un tweet, esta nota, un video de YouTube); otras veces, sin embargo, se trata de un acto deliberado, por ejemplo, en un concierto, cuando casi como en un acto reflejo los asistentes sacan sus teléfonos y comienzan a grabar algunos minutos del evento.

El arte no escapa a esta situación. De hecho, no es extraño que, antes que apreciar una pintura o una escultura, el primer impulso del espectador sea más bien tomarse una selfie con la obra en cuestión. Una evolución sin duda interesante: las obras que por siglos se han celebrado como cimas de la estética, la creatividad y otros valores positivos del ser humano, ahora son poco más que objetos cuya única utilidad parece ser alimentar la máquina de narcisismo y consumo de imágenes que tanto caracteriza a este momento de la historia.

Por estas y otras razones, el museo filipino que ahora presentamos llama tanto la atención. Porque, con humor e ingenio, convierten esa curiosa relación entre el arte y el espectador en su oferta como espacio de consumo cultural. En Art in Island, situado en Manila, es posible tomarte todas las selfies que quieras con reproducciones de pinturas célebres.

El museo, claro, es notablemente lúdico, y en cierta forma esa es su diferencia. Muestra que el arte puede perder cierta solemnidad que a veces lo rodea, pero sobre todo, que es difícil o imposible frenar ciertas conductas colectivas cuyo control incluso está más allá de los individuos que las ejecutan.

Imágenes vía Hyperallergic

¿A qué edad nuestro cerebro alcanza su desarrollo máximo?

Por: pijamasurf - 03/29/2015

Un estudio reciente revela que, a diferencia de otras partes de nuestro cuerpo, el cerebro podría tener distintos momentos de auge a lo largo de nuestra vida

brEn varios ámbitos nuestro cuerpo se desarrolla físicamente hasta alcanzar un punto máximo, después de lo cual comienza a decaer. Hay una edad para la madurez sexual idónea, también para la fortaleza muscular y para la salud ocular, y aunque en muchos de estos casos se trata de momentos que se pueden identificar con facilidad, en otros dicho parámetro es controvertido. Por ejemplo, con el cerebro.

Hasta ahora no existe una edad que se pueda señalar como el punto en que el cerebro humano alcanza su apogeo. Ya Aristóteles, en sus célebres Problemas, se preguntaba por qué el aprendizaje era más sencillo en edades tempranas y aún en la juventud y mucho más complicado para los viejos, algo que por momentos parece una regla, salvo cuando conocemos a personas mayores que sin mayores problemas manejan una computadora o aprenden un nuevo idioma.

En una investigación reciente, los psicólogos Joshua Hartshorne y Laura Germine examinaron a casi 22 mil personas que realizaron distintas pruebas en el sitio TestMyBrain, las cuales están enfocadas a ejercitar capacidades cognitivas como la memoria o el pensamiento lógico.

Al analizar la información colectada, Hartshorne y Germine notaron que había ciertas divergencias en la relación entre el tipo de prueba realizada y la edad de las personas que habían obtenido los mejores resultados. Así, por ejemplo, en pruebas de memoria a corto plazo, los mejores eran personas de entre 20 y 30 años, después de lo cual dicha habilidad ya no es tan buena como solía ser; en contraste, si se trataba de reconocer una emoción sólo por una imagen, los mejores eran personas de entre 40 y 50 años.

Entre otras conclusiones, estos resultados sugieren que nuestro cerebro tiene distintos momentos de auge, dependiendo tanto de la capacidad cognitiva que se examine como de la propia historia de vida de cada persona.