*

X

5 formas de autoesculpir tu estructura mental para mejorar tu desempeño cognitivo

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2015

Actualmente se sabe que las neuronas del cerebro cuentan con cierta plasticidad sináptica que modifica la eficacia de la transferencia de la información, lo cual deja huellas en la percepción y construcción de nociones psicocognitivas

tumblr_n8h0zyQtoG1qbzbnso1_1280

No tiene más de 15 años que la ciencia consideraba que el cerebro alcanzaba un punto de maduración donde las neuronas (y sus conexiones) llegaban a un número fijo. Inclusive se creía que era casi imposible generar nuevas neuronas ante lesiones, enfermedades o abuso de sustancias. Se definió entonces al cerebro como un órgano inmutable cuya estructura, definida por el código genético, tarda en desarrollarse y alcanzar una madurez fija.

Actualmente se sabe que las neuronas del cerebro cuentan con cierta plasticidad sináptica que modifica la eficacia de la transferencia de la información, lo cual deja huellas en la percepción y construcción de nociones psicocognitivas. De modo que esta maleabilidad neuronal permite esculpir constantemente este andamio genético y químico que resulta en creencias, pensamientos, sentimientos, conductas e interacciones con nuestro medio ambiente. 

De acuerdo con el doctor Matthew Owen Howard y el doctor Eric Garland, investigadores en el campo de la neuroplasticidad, existen maneras de transformar a la mente, es decir, de autoesculpir la estructura mental para un mejor desempeño integral. Estas son cinco que puedes intentar:

-          El ejercicio regular es una de las alternativas más frecuentes para reducir hasta 60% el riesgo de la demencia. Al caminar, el cerebro construye nuevas conexiones neuronales, las cuales entran en un estado de plasticidad facilitando procesos cognitivos como el aprendizaje.

-          El aprendizaje de una nueva habilidad (como la danza, un idioma o un instrumento musical). Para mantener al cerebro en su óptima condición es necesario realizar ejercicios que reten a las habilidades regulares como por ejemplo, el aprendizaje de un idioma, un instrumento o un tipo de danza. Estas actividades activan el núcleo basal, el cual es el responsable de consolidar nuevas conexiones neuronales asociadas con la atención y concentración.

-          Practica algunos ejercicios mentales. Conforme se envejece, el cerebro puede encontrar dificultades para registrar y retener nueva información. Por lo que Michael Merzenich, pionero de la investigación de la neuroplasticidad, explica que es ideal entrenar ciertas áreas específicas del cerebro, las cuales se encargan de procesar imágenes y sonidos. A diferencia de los juegos en línea o en periódicos, este tipo de ejercicios requieren de una concentración intensa para resolver combinaciones líricas entre consonantes y vocales a una velocidad sorprendente. Esto ayuda a agudizar las habilidades auditivas y memoriales del cerebro. Inclusive, en NIH a esto se le conoce como Brain HQ.

-          Presta atención detallada al sonido de tu voz. Existen voces que son capaces de motivarnos; otras simplemente nos exigen entregarnos a Morfeo. Esto sucede debido a las frecuencias vocales y a la habilidad del orador de escuchar las diferencias sutiles de su propia voz. Por lo que la persona que cuenta con una voz activa y motivante, es gracias a su habilidad superior de escuchar y actuar en función de. Por ello, escuchar atentamente a lo que estás diciendo, al simple sonido (no tanto el contenido), te otorgará la capacidad de refinamiento auditivo y mental.

-           Descansa la cantidad de tiempo que tu cuerpo te pide. A la hora de dormir, el cerebro realiza ciertas actividades que permiten la rehabilitación del cuerpo: por un lado, la glía elimina los productos nocivos y tóxicos que se encuentran en el cuerpo; por otro, forma nuevas conexiones neuronales con una mayor consistencia y durabilidad. Realiza un horario donde le brindes a tu cuerpo las horas necesarias para reconstituir sus células. 

5 beneficios de los escritorios para trabajar de pie

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2015

Pasar más tiempo de tu día de pie reduce significativamente el riesgo de obesidad, diabetes y cáncer, entre otros

 

Scool1Llegó el momento en que el estilo de vida de trabajar en la computadora está afectando demasiado a nuestro cuerpo. Las investigaciones en torno a esto muestran que el impacto acumulativo de estar sentado todo el día por años está asociado con problemas de salud que van desde obesidad o diabetes hasta cáncer. En pocas palabras, sentarse todo el día frente a la pantalla es una actividad letal.

El problema es que el humano parece tener una inercia a no abandonar la computadora ni siquiera para dar un paseo en el mismo lugar de trabajo. Las caminatas se reducen a ir del estacionamiento al escritorio, del baño al escritorio, de la cafetera al escritorio. El trabajador promedio pasa 5 horas con 41 minutos sentado cada día. Algunos incluso se aventuran a decir que sentarse es el nuevo fumar (sentarse es el nuevo tabaco).

La solución, dicen, no es sentarse 6 horas y luego dirigirse al gimnasio, porque la evidencia sugiere que los efectos negativos del sentado prolongado no pueden ser contrarrestados por pocos episodios de ejercicio. La respuesta es una que Burroughs, Dickens, Kierkegaard y Hemingway ya sabían: trabajar de pie.

Estos son los 5 beneficios de trabajar en un escritorio para estar de pie:

 

1. Reducen el riesgo de obesidad

Investigaciones han encontrado que la gente que está de pie quema 50% más calorías que los que están sentados; pero estar de pie también tiene beneficios metabólicos: las células del cuerpo se vuelven más receptivas a la insulina y liberan la enzima lipoproteinlipasa que, entre otras cosas, descompone los ácidos grasos.

 

2. Reducen el riesgo de diabetes tipo 2 y otros problemas metabólicos

El detrimento de estar sentado todo el día va más allá de la obesidad. Sentarse prolongadamente esta correlacionado con baja efectividadScreen shot 2015-03-12 at 6.54.01 PM al regular niveles de glucosa en la sangre (síndrome metabólico), lo cual aumenta dramáticamente el riesgo de diabetes tipo 2.

 

3. Reducen el riesgo a enfermedades cardiovasculares

Estudios han encontrado que las personas que pasan más de 5 horas al día sentadas tienen el doble de riesgo de algún fallo en el corazón que aquellos que caminan.

 

4. Reducen el riesgo de cáncer

Varios estudios han sugerido que periodos extendidos de inactividad están relacionados con muchas formas de cáncer;  sobre todo de cáncer de colon y de pecho. Un estudio incluso publicó que sentarse es responsable de tanto como 49 mil casos de cáncer de pecho y 43 mil casos de cáncer de colon al año en Estados Unidos.

 

5. Aumentan el rango de vida

Por supuesto, si estar sentado aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y cáncer, también reduce la vida significativamente. Un estudio de 2012 encontró que si una persona reduce su tiempo de estar sentado a 3 horas al día, su esperanza de vida escalaría por 2 años.