*

X

Biólogos no se explican por qué lobos marinos siguen intentando fornicar con pingüinos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/18/2014

Una perturbadora escena ha llamado la atención de especialistas: monumentales lobos marinos tratando de copular con pequeños pingüinos

 

El clima de la Antártida es literalmente inclemente. Los vientos gélidos, la blancura estática y una radical oscuridad durante buena parte del año son factores que no pueden ignorarse. Sin embargo, ni siquiera esto justifica el que los lobos marinos antárticos (Arctocephalus gacela) insistan en copular con los pingüinos rey (Aptenodytes patagonicus), animales mucho menores en tamaño y que difícilmente podrían fungir como receptores sexuales. 

Fue en 2006 cuando investigadores detectaron por primera vez este extraño arrojo romántico, pero supusieron que se trataba de una excentricidad aislada y no de un futuro patrón conductual. A partir de entonces, y en particular en los últimos meses, han notado múltiples casos similares. La naturaleza de este romance transespecie intriga a biólogos y especialistas, ya que aún no logran descifrar a qué se deba.

Así que hasta ahora la escena de un lobo marino macho montado sobre un pingüino de género desconocido, sometiéndolo con su desproporcionado peso y tratando de fornicar con él, se mantiene como un enigmático --y un tanto perturbador-- espectáculo.   

Te podría interesar:

Un enorme silencio se extiende sobre el mar: el desolado sonido de la extinción

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/18/2014

El músico y naturalista Bernie Krause lleva 40 años grabando sonidos de la naturaleza, pero tal es la velocidad de la extinción que ahora encuentra cada vez más silencio

422px-Haeckel_Trachomedusae

Cuando el músico y naturalista Bernie Krause sumerge su micrófono en los arrecifes de coral de Fiji escucha crustáceos, anémonas, tiburones, camarones, peces payaso y peces globo. Cada uno tiene su sonido y juntos son una orquesta que toca la música de la vida del mar.

Pero a 1km de allí, donde el mismo arrecife está severamente dañado, sólo puede escuchar el ir y venir de las olas y algunos camarones saltantes. Es, dice, el desolado sonido de la extinción.

La música electrónica de Krause ha sido usada en películas clásicas como Rosemary’s Baby y Apocalypse Now, y ha trabajado regularmente con Bob Dylan, George Harrison y The Byrds. En 40 años ha grabado a más de 15 mil especies y coleccionado 4 mil 500 horas de sonidos de muchos de los lugares más prístinos del planeta.

Dr. Bernie Krause

Pero él, al igual que el marinero Ivan Macfadyen, quien en su último viaje por el mar encontró que “el océano está roto”, estima que algo gravísimo sucede en el mar. “Un gran silencio se expande sobre el mundo natural incluso cuando el sonido del hombre se ha vueld11bab2fc0753cef7b3609be270c5150to ensordecedor”, escribe en su nuevo libro The Great Animal Orchestra:

Poco a poco la vasta orquesta de la vida, el coro del mundo natural, está en proceso de ser acallado. Ha habido un declive masivo en la densidad y diversidad de criaturas vocales clave, tanto grandes como pequeñas. El sentimiento de desolación se extiende más allá del mero silencio.

De primera mano, y como alguien que se ha dedicado tantos años a escuchar las sinfonías animales del planeta, Krause cree que todos esos sonidos que ha grabado serán muy pronto sólo un archivo de algo que no existe más, imposibles de repetir porque los hábitats ya no existen o han estado demasiado comprometidos con el ruido humano. Sus cintas son quizás el único testimonio de la diversidad original del planeta.