*

X

Snowden aconseja dejar de usar Dropbox, Facebook y Google

Por: pijamasurf - 10/14/2014

Al justificar que "no tienes nada qué esconder", lo que ocurre es que "estás invirtiendo el modelo de responsabilidad sobre cómo funcionan los derechos"

Edward Snowden, uno de los informadores más célebres de los últimos años, concedió una entrevista remota dentro del New Yorker Festival, donde tocó temas concernientes a la privacidad de los usuarios y al por qué la postura del "no tengo nada qué esconder" es perjudicial más allá de la evidente apatía de sus partidarios.

El analista de datos advirtió que, en nuestros días, la privacidad de la información de los usuarios de internet es responsabilidad de los mismos usuarios, pues las compañías enfrentan grandes presiones gubernamentales para garantizar el acceso a cuentas de sospechosos de crímenes, aunque el sistema se encargue también de fabricar las sospechas.

Al justificar que "no tienes nada qué esconder", lo que ocurre es que "estás invirtiendo el modelo de responsabilidad sobre cómo funcionan los derechos".

Según Snowden, "cuando dices 'no tengo nada qué esconder', estás diciendo 'no me importa este derecho.' Estás diciendo 'no tengo este derecho, porque he llegado al punto en que tengo que justificarlo'. La manera en que los derechos funcionan es que el gobierno debe justificar su intrusión en tus derechos".

Por otra parte, Snowden recomendó "deshacerse de Dropbox", pues aunque la compañía afirme que nuestros datos son codificados en su viaje desde tu computadoras a sus servidores, e incluso al interior de ellos, alternativas como SpiderOak permiten codificar la información también mientras está dentro de tu computadora.

Aunque sugirió que Facebook y Google han mejorado sus medidas de seguridad, se refirió a ellos como "servicios peligrosos" que también debemos evitar. Algo irónico, considerando que la charla con Snowden podía verse a través de Google Hangout o Youtube. Otra recomendación fue la de dejar de utilizar sms sin codificar y preferir servicios como RedPhone y Silent Circle para este propósito.

El asunto de la privacidad es crucial en la construcción de ciudadanía pues, a decir de Snowden, debemos estar al tanto del poder que ejercen los gobiernos sobre nuestra información. No tenemos que conocer cada detalle, eso es cierto (el mito de la transparencia en realidad genera otra espiral kafkiana, señalada puntualmente por el filósofo Byung-Chul Han), pero si confiamos ciegamente en las buenas intenciones del gobierno "ya no seremos ciudadanos, ya no tendremos líderes", sino que "somos vasallos y tendremos dictadores".

 

Árbol de navidad que parece un monumental juguete sexual escandaliza a París

Por: pijamasurf - 10/14/2014

Llueven críticas de parisinos molestos ante la instalación de un sugerente árbol navideño creado por el escultor Paul McCarthy

sextoy_3076734b

Históricamente, París se ha caracterizado por el exquisito cuidado de su estética urbana: calles que se disuelven en el horizonte gracias a la perspectiva y otros dotes estéticos que le imprimieron a su planeación urbana, permanente restauración y mantenimiento de las obras y edificios públicos, una cuidadosa iluminación, etc. Y quizá por esto es que la instalación de un peculiar árbol navideño en una de las principales plazas de la capital francesa, la Place Vendôme, ha generado tanta polémica. 

Más allá de la estética de la pieza --la cual, como ocurre con cualquier obra de arte, se fundamenta en lo subjetivo--, la cualidad que ha concentrado buena parte del escándalo es su notable semejanza con un juguete sexual, en particular con un plug anal, alusión que por lo visto los parisinos no desean que forme parte de su vida cotidiana.

El responsable de la singular pieza es el artista estadounidense Paul McCarthy a quien, por cierto, un ciudadano parisino abofeteó en la propia plaza, como muestra del descontento generalizado. Sin embargo, no es la primera vez que McCarthy es foco de polémica, ya que entre sus obras se incluye una especie de performance en 1976 que se llevó a cabo en un salón de clases de la Universidad de California y que incluyó la introducción de una muñeca Barbie a través de su ano. También, en 2001, se instaló en Rotterdam la figura de un Santa Claus sosteniendo un extraño instrumento fálico.    

El problema es que en cuestión de arte público tal vez no haya nadie tan poco tolerante (para bien y para mal) como los habitantes de la "ciudad luz", lo cual sugiere buenas probabilidades de que la escultura navideña sea pronto removida.