*

X

Lecciones de discrepancia: el legendario debate sobre LSD entre Tim Leary y un profesor del MIT

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/18/2014

Un épico enfrentamiento argumentativo ocurrió en un auditorio del MIT en 1967; más allá de la temática central, y de una u otra postura, este encuentro actúa como un recordatorio fundamental a favor de la discrepancia

lettvin-leary

Son ya 74 años desde aquel día en que el Dr Albert Hoffman sintetizó por primera vez la dietilamida de ácido lisérgico, mejor conocido como LSD. Cinco años después, en 1943, este brillante suizo experimentó el primer viaje con este psicoactivo, el cual reportó a uno de sus colegas, en un informe, así:

Viernes 16 de abril de 1943: Me vi forzado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde y dirigirme a casa, encontrándome afectado por una notable inquietud, combinada con cierto mareo. En casa me tumbé y me hundí en una condición de intoxicación no desagradable, caracterizada por una imaginación extremadamente estimulada. En un estado parecido al del sueño, con los ojos cerrados (encontraba la luz del día desagradablemente deslumbrante), percibí un flujo ininterrumpido de dibujos fantásticos, formas extraordinarias con intensos despliegues caleidoscópicos. Esta condición se desvaneció dos horas después.

Albert Hofmann

 
A partir de ese momento comenzaría a gestarse una genuina revolución que terminaría por impactar prácticamente todos los planos de la existencia humana. La moda, la ideología, la música, la forma de narrar la realidad. Un par de décadas después de este momento histórico se consumaría un movimiento masivo derivado, en buena medida, de la llamada revolución psicodélica: una especie de renacimiento que utilizaba como mapa referencial las lecciones extraídas a partir de experiencias psicoactivas, entre las cuales destacó el LSD. 
 
En los casi tres cuartos de siglo que lleva latente esta sustancia se han acumulado distintos momentos históricos, instantes particularmente significativos en nuestra relación con el LSD. Y uno de ellos es precisamente este legendario debate ocurrido en 1967 dentro del Auditorio Kresge, en el MIT. Los protagonistas fueron, de un lado, el carismático doctor en psicología Timothy Leary, efusivo promotor del uso de psicodélicos, y del otro, el profesor Dr. Jerome Lettvin del Massachusetts Institute of Technology. 
 
Leary, con la soltura de palabra que le caracterizaba, advirtió frente a un auditorio repleto de futuros científicos que esta sustancia refleja la esencia del espíritu científico, el arriesgar para descubrir, el experimentar y retar los límites preestablecidos de una realidad cultural heredada:
 
El verdadero reto del científico es "volarse". No sé si el LSD es bueno o malo. Es una apuesta. Es un riesgo. El sacramento es siempre un riesgo... ¿Hay algo que no lo sea? Pero el LSD es la mejor apuesta de la casa. 
 
Poco después de tomar la palabra (alrededor del minuto 30 del video), Lettvin demuestra que es por lo menos tan lúcido y simpático como el propio Leary. En lugar de atacar de manera frontal y predecible la postura del gurú psicodélico comienza a tejer su propio tablero de juego, comenzando por sacar el debate de un plano científico y enfatizando en que en realidad se trata de un dilema moral. Además condena la persecución y prohibición arbitraria, por parte del gobierno, contra el uso de LSD, e incluso califica de ridícula la criminalización de la marihuana –con lo cual deja claro que no es un típico opositor moralino y limitado del consumo de sustancias. Sin embargo, cuando llega el momento de hablar del LSD y otras sustancias, por ejemplo la psilocibina o la mezcalina, Lettvin advierte que el riesgo es suficientemente grande como para condenar la promoción abierta. 
 
learyEl principal argumento de Lettvin, además de recalcar que está prohibido por la ley es que a diferencia de, por ejemplo, una borrachera, tras la cual el individuo eventualmente recobra el "sano juicio", con los psicodélicos no existe esa certeza. Incluso si hay 99% de probabilidades de regresar del viaje, ese 1% debiese ser suficiente para descalificar su consumo –incluso propone al LSD como un detonante de modalidades psicóticas.
 
Vale la pena escuchar el debate disponible en este video que encontramos gracias al sitio Open Culture ya que, más allá de su valor histórico, de algún modo nos invita a reafirmar la idea de que aunque quizá nos sintamos muy liberales promoviendo el LSD, o muy coherentes condenándolo, ninguna de las postura debiese servir como pretexto para construir un dogma. Lejos de la cultura on/off que se nos ha inculcado, nada es absolutamente bueno o absolutamente malo, además de que existen infinitas variables que influyen en el decreto hacia uno u otro sentido. 
 
Una buena oportunidad para reflexionar sobre el LSD, sobre la dogmatización y, en especial, sobre el monumental valor de la única postura que puede, potencial y paradójicamente, unirnos a todos: la discrepancia. 
 

Un compendio casi definitivo y por momentos sinceramente épico para apreciar la obra itinerante del bardo psicodélico, Terence McKenna

Ayer 16 de noviembre se cumplieron 78 años años del nacimiento de Terence McKenna, el gran psiconauta que unió diversos conceptos filosóficos bajo la narrativa de la experiencia del éxtasis y la revelación de las plantas psicodélicas. McKenna se convirtió en una de las estrellas del internet en los 90, cuando este medio parecía ser una alternativa para el consumo de información que era anatema en la televisión y realmente parecía ser el "LSD de los noventa", en palabras de Tim Leary.  

El documental El objeto trascendental al final del tiempo celebra a McKenna reuniendo lo mejor del material que lo llevó a ser una fuerza memética propulsora del cuestionamiento de la cultura dominante, a la manera de un "greatest hits", con una duración de 3 horas y media en las que podemos revisar la mayoría de los temas recurrentes en la visión de McKenna --con una fuerte dosis de epifanías-- y acercarnos a su personalidad, siempre combinando un humor cannabinoide (el bufón de la Diosa Madre) con los altos vuelos del pensamiento racional psicodélico (ese híbrido único entre la sabiduría libresca y la exploración hacia los terrenos más terroríficos y fantásticos de la mente que el bardo de Colorado encarnó). El documento es realmente valioso como un compendio de sabiduría cifrada en pláticas y soundbytes --"rap, rant y rave"--, la materia prima de la exposición de McKenna, como ocurría en los Upanishads, sentarse cerca y conversar encendiendo la mecha a un lado de la fogata del sueño de la historia donde las imágenes de la eternidad se vuelven visibles y deben de ser comunicadas. Más que sus libros, esta es la obra de McKenna, la experiencia directa de lo sentido --un medio caliente-- que revive el origen de la conciencia y el lenguaje. (al final del artículo un índice del contenido del video, para surfear temas).

 

Tim Leary lo introduce un poco en broma y le pasa el báculo del bardo psicodélico: "Terence McKenna es una de las cinco 0 seis personas más importantes del planeta, en verdad no puedo acordarme de ninguna otra (tengo pérdida de la memoria de corto plazo)". Leary sugiere que McKenna es una versión de él mismo, sólo que más actual, parte de un mismo hilo histórico. Las perlas de McKenna tienen que ver con recordarnos que "toda nuestra energía y sabiduría viene de nuestras reinas sinergísticas: las plantas... ¡un aplauso para las verduras!... lo que hemos olvidado es que además de darnos alimento y de haberlas usado en forma de leña para encender el fuego, las plantas nos han dado el regalo de la visión, la iluminación... a través de la historia han sido las antorchas y faros, y ha sido siempre una mujer la que toma esta maravilloso vegetal y nos dice: 'ilumínense"'.

 

Sobre la evolución y la teoría del mono dopado

"Es posible argumentar que el lenguaje mismo es una habilidad que fue coaccionada de una especie primate que evolucionó por el hecho de que tomaba plantas psicodélicas en su dieta. La psilocibina en bajas dosis, se ha demostrado, aumenta la agudeza visual. En ese estado evolutivo en el que nos encontramos con la psilocibina, siendo una manada salvaje de primates en África, en esa situación, un compuesto que agudiza los sentidos significa una gran ventaja y esos animales que no lo incluyen en su dieta pueden ser eliminados del escenario evolutivo... es posible argumentar que esta cualidad que manifiesta la mente de los psicodélicos en realidad confirió una ventaja evolutiva a algunos primates que se catapultaron a un estado más alto de autorreflexión y podría ser el trasfondo detrás de las diosas del ganado y los hongos como muestran pinturas rupestres en algunas cuevas... el misterio está relacionado con el ganado y este con la Gran Diosa Madre, tal vez la trinidad en este sentido está completada por el hongo... los hongos crecen en el abono del ganado.. una relación simbiótica entre plantas y primates pudo haber catalizado la evolución del hombre".

"Toda la biología en cierto sentido es una conquista de la dimensionalidad... un ascenso filogenético".

"Los animales somos una estrategia [de la mente del universo] para conquistar el tiempo-espacio".

 terrence2

Sobre la alquimia 

“Hemos entendido que la alquimia no era el trabajo de la transmutación de metales en oro, sino una especie de danza de la imaginación donde los procesos psicológicos dentro de los alquimistas se entrelazaban, amalgamándose con procesos químicos creando una mitología de la materia, un paisaje donde el león verde, el dragón rojo, la reina hermafrodita, el perro de cuatro cabezas… eran figuras fluyendo en las especulaciones febriles de los filósofos… La creencia era que el hombre podía trabajar con la naturaleza, en completa sociedad con el proceso divino y redimir la luz caída en la materia y de esta forma redimirse a sí mismo”.

“Los alquimistas laboraron durante siglos padeciendo el tormento del sulfuro, el tormento del cinabrio, buscando el auriga triunfal del antimonio, buscando la quintaesencia que representa la unión de todo el mundo…”.

“Los filósofos alquimistas vivían en un sueño despierto y muchas de sus recetas estaban diseñadas para disolver las fronteras entre la vigilia y el sueño. Las etapas de la gran obra empezando en el nigredo, el ennegrecimiento; el rubedo, enrojecimiento; el citrinitas, amarillamiento; el viriditas, el verdecimiento; y finalmente el albedo, el emblanquecimiento y la purificación (o ablutio), con subetapas de  disolución, coagulalción y refinamiento de contenidos psíquicos que culmina en el “hidrólito sófico”.

 

Sobre la cultura 

"La cultura provee una serie de reglas para que no tengas que pensar y una serie mitos para que no tengas que volver a pensar. La cultura provee todas las respuestas... Pero nos podemos dar cuenta si vivimos lo suficiente que esto es una farsa, nos damos cuenta que aquello por lo que supuestamente trabajamos en realidad no vale la pena, nos damos cuenta que nuestros políticos son bufones, nos damos cuenta que los científicos sólo buscan crear una buena reputación, nos damos cuenta que todas las organizaciones se corrompen por la ambición, ¿se dan cuenta, no? Y descubrir esto significa que estás alienado, descubres que el BMW, el diploma de Harvard, todas esas cosas son patrañas... y en realidad la mayoría de las personas no tiene idea de qué se trata el mundo y se la pasa decidiendo qué tenedor usar".

"La batalla sucede a un nivel lingüístico, porque lo que no podemos decir y no podemos comunicar... [no lo podemos repetir e inseminar en los demás para expandir el paso de la información hacia la conciencia]...  el astronauta interno de los psicodélicos ve cosas que nadie jamás ve, pero esto no tiene significado si no se puede llevar de regreso a la colectividad".

"Para salir de esto se necesita coraje porque tienes que darle la espalda a tu cultura... una forma de hacer esto es si todos usan gris usar verde, pero otra forma es romper sus leyes".

"Disolver fronteras es la libertad y esto es lo que queremos hacer, disolver fronteras entre los ricos y los pobres, entre los muertos y los vivos... [los psicodélicos son tecnología para disolver fronteras]".

Nuestro rol: "acelerar la velocidad a través de la cual la naturaleza puede expresarse a sí misma [a través de nosotros]".

Sobre el hongo

"Aprende a ver en la oscuridad, el streaming en las cejas de los hongos y luego las olas, hasta que se anuncia el tsunami, alaridos, y no hay nada que hacer más que entregarte y pedir que no te lastime, es como observar una explosión termonuclear prístina y piensas que esta explosión debe de haberse sentido en todo el mundo y luego se disuelve la frontera y no hay tú y yo, sujeto y objeto".

"Le puedes hablar a los hongos y decirles: "Sé MDMA" y será MDMA... pero si le dices "Muéstrame quién eres", puede ser aterrador y verás una inteligencia galáctica que conoce la historia de millones de civilizaciones".

 

Sobre la vida después de la muerte

"La naturaleza no desperdicia la conciencia lograda con la muerte".

 

La religión psicodélica (el retorno de lo arcaico)

"En todas las tradiciones religiosas que vi las personas quieren más información, nuevas posturas, enseñanzas secretas, acelerar su desarrollo espiritual... la experiencia psicodélica es una puerta abierta... y lo que buscas más bien son los frenos para poder detenerte y poner atención [ante la explosión de la supercarretera holofractal de los símbolos de la eternidad]".

"La naturaleza es dios, estamos buscando al Leviatán, esto es lo que nos dice Moby Dick".

transcendental

El objeto trascendental al final del tiempo

"El proceso en el universo no está conduciendo los eventos desde el pasado sino que es llamado por un atractor trascendental que está por delante de nosotros". Tenemos la oportunidad de "exteriorizar el alma humana al final del tiempo y abrir la puerta violeta del hiperespacio".

"La historia es el desenvolvimiento del sueño colectivo de nuestra especie en el espacio-tiempo".

La visión profética de McKenna, que devino en new age y en el culto del 2012, estaba basada en una mezcla de las ideas de Alfred North Whitehead, la singularidad tecnológica (ley de Moore), el I Ching y la matemática fractal. El aumento de información y autorreflexión de este objeto transdimensional escatológico era tal que al final en un microsegundo se descargaba toda la historia del universo entero y estallaba en una nueva explosión cósmica (un amanecer galáctico). La "timewave zero" es la máquina Aleph de Mckenna, el sueño de que esta visión de la totalidad en cada parte, el holograma en el quantum,  ya no fuera un secreto místico sino una experiencia tribal global, como un viaje de DMT perpetuo, el punto Omega que hace uróboros con el Alfa. Aquí los críticos de McKenna notarán una especie de fanatismo proyectado a su piedra filosofal: las drogas psicodélicas como herramienta de revelación, de dilucidación apocalíptica. Sin embargo, más allá de que estas fueron sacralizadas dentro de la filosofía tecno y neopagana de McKenna, su análisis no es invalidado por el medio que utiliza, por el tipo de nave que aborda para llegar al centro de la galaxia. Este es el gran valor de McKenna, en la tradición socrática que tanto celebraba Leary de "cuestionar a la autoridad y pensar por ti mismo", una crítica de la cultura y una propuesta de fuga, un programa alterno para vivir y sentir el misterio de otra forma más cercana al origen.

Twitter del autor: @alepholo

Mapa de contenido del video

The Transcendental Object At The End Of Time

Part 1: Introduction 2:32
Part 2: Human Evolution 10:10
Part 3: Alchemy 15:02
Part 4: Plants 28:26
Part 5: Psychedelics 30:33
Part 6: Culture 34:25
Part 7: Psilocybin 39:48
Part 8: Leaving History 45:16
Part 9: How do you communicate with the mushroom? 51:23
Part 10: What is the voice? 54:18
Part 11: Conversation with Ram Dass 57:51
Part 12: DMT 1:09:46
Part 13: The DMT Experience 1:12:42
Part 14: Rupert Sheldrake and Ralph Abraham 1:26:46
Part 15: Rap, Rant, Rave 1:38:38
Part 16: The Big Bang 1:52:35
Part 17: Humanity 1:57:07
Part 18: "Why is it important for you to do this?" 2:02:38
Part 19: The Good, The True, and The Beautiful 2:12:30
Part 20: Kathleen Harrison 2:15:10
Part 21: Bad Trip 2:17:34
Part 22: High Water Weirdness Event 2:20:57
Part 23: The Promise Of Art 2:26:00
Part 24: Cannabis 2:35:45
Part 25: From Monkeydom To Starshiphood 2:41:41
Part 26: The Transcendental Object At The End Of Time 2:47:10
Part 27: Last Thoughts 2:51:12
Epilogue 3:10:20