*

X

Estos escorpiones diminutos viven en tus libros viejos

Por: pijamasurf - 09/06/2014

Los "escorpiones de libro" o "pseudoescorpiones" habitan dentro de los libros viejos y hacen una labor invaluable de control de plagas allí dentro

book-scorpion

Para añadir vida, terror e imaginación a los libros viejos que están tautológicamente guardados en estanterías de bibliotecas y casas existen los llamados “escorpiones de libro”, que los recorren sin cansancio.

Propiamente llamados “pseudoescorpiones”, estas criaturas diminutas aman el entrañable olor a libro viejo, porque los libros viejos contienen pulgas de libro y ácaros del polvo. En realidad, estos insectos hacen una labor invaluable de control de plagas, y no son realmente escorpiones: no pueden lastimarnos. Parecen alacranes por sus largas pinzas que miden el doble de su cuerpo, pero no tienen cola ni aguijón.

De las 3,300 especies de pseudoescorpiones, la más común es la llamada Chelifer cancroides, que se encuentra en todo el mundo y no crece más de 4 milímetros de largo. Pero a pesar de su tamaño miniatura, el ch. cancroides puede cargar sobre su cuerpo almanaques enormes o enciclopedias.

Desde que se hicieron famosos, los pseudoescorpiones han sido objeto de ternura para algunos y de horror para otros. Pero este video (ridículamente) los revindica:

 

La frágil y transparente belleza de los albinos (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/06/2014

Más allá de las particularidades médicas y la pigmentación de la piel, la fotógrafa Sanne De Wilde ha tratado de capturar el tipo de belleza particular que emana de los albinos, produciendo una serie de retratos de hombres y mujeres de todas las edades.

El proyecto Snow White busca retratar la frágil belleza de los sujetos, elaborando un delicado diálogo con la luz.

La piel de los albinos parece casi traslúcida, transparente, como de papel; la apuesta de De Wilde, paradójicamente, ha sido la de dar consistencia a la transparencia del albinismo:

"Trato de presentarlo como un estado físico frágil, una máscara no deseada, pero al mismo tiempo como una poderosa metáfora para el 'otro'... Ellos se convierten en metáfora, en símbolo para los estereotipos; ellos magnifican la idea errónea de la debilidad humana y la fragilidad física, pero también de una belleza no terrenal y arrebatadora".