*

X
Sicilia es un museo vivo, un gabinete de maravillas que asombra aun a quien regresa del centro de la Tierra

 image004

De los muchos viajes que ayudan a comprender la historia y la geografía de nuestro mundo, pocos habrá que, además de ello, sean tan evocadores y obsequien tantos placeres, lo mismo intelectuales que sensoriales, como aquel que toca Sicilia.

El emplazamiento de esta isla en un crucero señalado de todos los tiempos, mirando a la vez África, el Medio Oriente, Europa y, con énfasis, Grecia, la hizo un verdadero punto de encuentro y crisol de civilizaciones: estuvieron allí Fenicia, Cartago, Grecia, Roma, Bizancio, árabes, normandos, angevinos, aragoneses, prusianos... e italianos.

Como en una real sinergia, en Sicilia la mezcla produce algo único, singular, equiparable al emblema que la distingue: el trisquel o trinacria (así llamaron los helenos a la gran ínsula). Simboliza al país mismo la trinacria, extraño signo que revela tres piernas en forma de hélice, en cuyo núcleo aparece la cara de una Medusa cuya cabellera serpentina se entrelaza en su cuello con tres espigas de trigo:

530px-Coat_of_arms_of_Sicily.svg

Emblema muy antiguo que habla de evolución, comienzo y desenlace; de los tiempos que hubo, hay y habrá, y de la conciencia en expansión en tanto resultado del aprendizaje permanente. Ni más ni menos.

Cada rodilla de este peculiar diseño helicoidal representa una esquina del dilatado territorio triangular que ocupa la isla, en donde se encuentran diversos tesoros, a cual más apreciable. Entre ellos los paisajes y los paisanos, el generoso producto de las vides de esta tierra volcánica, las criaturas oceánicas y las telúricas: la oveja y la cabra, ¿qué más?

Mucho más: el triple escenario de un arte griego del mayor refinamiento, véase si no el Templo de la Concordia, en Agrigento, tomado con buen juicio por la UNESCO como su signo emblemático; la muy feliz combinación de las arquitecturas árabe y normanda adornadas con impresionantes mosaicos bizantinos como la que presenta, en Palermo, el Palacio de los Normandos con su excelsa Capilla Palatina, o ese gran monumento catedralicio: el Duomo de Monreale, edificio portentoso al cual volveré más adelante (sí, es una advertencia).

A tal díada se suma el arte barroco transformado en ciudad, como es la suerte de Ragusa, Módica y Noto o la misma Palermo, pero, sobre ellas, Siracusa, que reúne en Ortigia --su centro primigenio-- historia, arte y mito dentro de una escenografía fantástica: a la vez quimérica e imaginativa, excelente y magnífica.

 Hay una recompensa adicional: cerca de Piazza Armerina, camino a Siracusa desde Agrigento, se levanta la villa romana del Casale, adonde yacen muy extensas superficies de pisos recubiertos por los mejores mosaicos romanos existentes, hechos al gusto de algún dignatario del Imperio, en los primeros siglos de esta era: escenas de caza en África para proveer de fieras al Circo, jóvenes deportistas en atuendo de bikini pre-moderno, en acción o recibiendo los premios del certamen, Eros y Psiqué entregados a sus vocaciones complementarias, rondas de juegos infantiles...  

Quien ello desee en Sicilia, podrá asimismo otear la silueta o aun hollar enormes continentes de magma, volcanes como el Etna o el Estrómboli, éste en el haz pelágico de las Eolias.

Si se tienen curiosidad, voluntad --y medios-- para intentar vislumbrar siquiera apenas una porción del maravilloso puzzle terráqueo, asómense a Trinacrio: hay algo allí que aporta un sentimiento de pertenencia a una estirpe firme y noble, y una reconfortante plenitud.

MonrealeCathedral-pjt1 Como epílogo de estas líneas, y luego de mi advertencia arriba, relataré una anécdota, un suceso significativo en la nimia escala personal. En la casa familiar crecí acompañado por dos enormes volúmenes llamados Il Duomo di Monreale. Illustrato e riportato in tavole cromo-litografiche, Palermo, 1859-1869, dos tomos en folio imperial abierto, formato 71 x 52cm, de D. Domenico-Benedetto Gravina, abad casinense, impresa en los Establecimientos Tipográficos de Francesco Lao. Obra abrumadora según su tamaño, peso y

contenido, pues reproduce planos arquitectónicos y diseños de todos los murales de mosaicos, y es difícil cambiar de página sin utilizar casi toda la fuerza del torso y ello aun con el auxilio de un atril inmenso.  

Al principio supuse que se trataría de un templo en el Canadá francés, luego aprendería que Monreale es idéntico a Monterrey, Monterey, Montreal o Königsberg, es decir: monte real, sólo que ese Monreale se hallaba en Italia, específicamente en Sicilia, y se refería a una de las más grandiosas catedrales existentes, tanto por sus espacios perfectos tan dilatados y aéreos como por la vasta riqueza inigualable de sus inmensos muros cubiertos con mosaicos bizantinos policromos con acentos áureos, de altísima manufactura. Un verdadero icono (¡y vaya que lo es!) del arte arábigo-normando.

Muchas décadas después, en este 2014, pude visitar la reminiscente y hermosa ciudad de Palermo, en cuyas goteras se yergue tal templo; llevaba conmigo una fotografía de aquellos voluminosos tomos relativos al Duomo, por si acaso algún librero anticuario pudiera darme mayores datos. La gentil dependienta del establecimiento que encontré al azar me respondió: no conozco esos libros, pero tengo algo que acaso le interese, y me mostró un bello ejemplar con el mismo título que aquel de mi infancia, este sí con un tamaño manejable: una reproducción integral del tomo de ilustraciones original de 1869, impreso apenas en 2007, con un texto de Monseñor Cataldo Naro, por esos años arzobispo de Palermo, a quien sedujeron lo mismo el admirable edificio entonces su sede y su encargo, como la obra decimonónica que lo plasmó en el papel.

El Arzobispo no cejó hasta saber que Edizione Lussografica se haría cargo de la reimpresión de las tablas cromo-litográficas del original, misma que no pudo ver completa en vida y la cual, sin embargo, presenta un texto previo de dicho monseñor ("Los mosaicos de Monreale como experiencia de gracia"), cuyo buen sentido y tenacidad no puedo sino reconocer aquí.

image005

Después de sufrir las peripecias acostumbradas de los servicios postales trasatlánticos, este ejemplar que adquirí llegó a mí y ahora me sirve como referencia para consultar luego los viejos volúmenes, cuya gran dimensión los hace irremplazables, sin acudir al engorroso empleo de la polea (exagero, evidentemente, aunque solo un poco).

Julio Verne, al cabo de su Viaje al centro de la Tierra, hace emerger al profesor Lidenbrock desde la boca del Estrómboli, en la costa siciliana, completando así su asombroso recorrido de 1,200 leguas desde Islandia. No es algo casual en lo absoluto.

Sea dicho todo lo anterior para demostrar que Sicilia es un museo vivo, un gabinete de maravillas en donde todo fue, es y, de seguro, será posible: un lugar utópico e intemporal, a la vez que tangible y simultáneo. 

En este documental de 15 minutos vemos a Leif Haugen, un preventor de incendios en Montana, viviendo en la cima de una solitaria montaña en una cabaña de más de 100 años de vieja

 NumaLookout

Imagina que cada año, todos los veranos, te vas a vivir solo a la cima de una montaña en Montana y te dedicas a buscar incendios con unos binoculares. Vives por alrededor de tres meses en uno de los puntos más altos y solos del lejano Oeste, donde reinan los caballos salvajes y los páramos vaqueros y las cordilleras se extienden más allá de donde alcanza la vista. Leif Haugen, quien ha trabajado para prevenir incendios en esa zona desde 1994, hace justo eso.  

El cineasta Brian Bolster documenta a Haugen en el Fltahead National Forest de Montana. “Es un trabajo solitario”, apunta Haugen en el video, “pero los problemas son completamente distintos a los que encontrarías en una ciudad... Para ser un mirador [lookout], realmente tienes que disfrutar el tiempo en soledad. Esto es un recordatorio de mantener la vida simple. Sólo soy yo y este lugar  y el trabajo".

Haugen se despierta todos los días para mirar al horizonte con binoculares y reportar el clima al departamento de incendios de Montana por medio de un radio portátil. El resto del día lo pasa mirando a todas partes, leyendo, soportando los fortísimos vientos que azotan su cabaña y haciendo reparaciones al mirador, que tiene más de 100 años de antigüedad.

Puede que muchos de nosotros comprendamos racionalmente los beneficios y retos de llevar a una vida simple, pero hace falta experimentar algo de la envergadura de vivir solo en una montaña para que la simpleza y el espíritu de la naturaleza se inscriban en el alma.

El documental, que dura apenas 15 minutos, es una buena manera de recordar que hay cientos de posibilidades de vidas y que cuando no estamos rodeados de distracciones y cosas sólo quedan el clima y la conciencia, y que a veces ambos se mezclan para ser una sola cosa. Además de estar allí arriba por tres meses al año Hauden está protegiendo hectáreas y hectáreas de bosque que, sin él, probablemente arderían al contacto de un relámpago o por un accidente humano.