*

X

Top 5: las mayores amenazas que enfrenta la humanidad

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Transgresiones meteorológicas, guerras, asteroides y pandemias son algunas de las principales amenazas que enfrenta la supervivencia de nuestra especie

Screen Shot 2014-08-01 at 4.50.18 PM

Si apelamos a la máxima budista que advierte en la impermanencia una de las leyes universales, entonces tendríamos que aceptar la eventual e inminente desaparición de nuestra especie. Sin embargo, la búsqueda por sobrevivir (y por evolucionar) le da sentido, por sí sola, a nuestra existencia –debemos considerar, al menos como probabilidad "placébica", la infinitud del juego.

Acorde con las dos premisas anteriores, y para deleite de aquellos que practican una relación fetichista con la noción del Apocalipsis, diseñamos este ejercicio que consiste en enlistar las cinco mayores amenazas que enfrenta, de acuerdo al actual escenario, la humanidad. Se trata de factores o fenómenos que, de consumarse, bien podrían bastar para oficializar el game over de la raza humana.  

Pandemia

La incontenible propagación de un virus o una enfermedad potencialmente letales es un peligro latente que ha pulsado a lo largo de la historia. La pandemia es un agente que no se puede descartar como posible detonante de nuestro final. Para avalar esta afirmación basta rememorar algunos episodios históricos, por ejemplo, la gran peste española registrada en 1918 y la cual podría haber infectado a unos mil millones de personas (15% de la actual población mundial). Se calcula que este virus ocasionó entre 20 y 100 millones de decesos. 

Impacto de un asteroide

Mucho se ha hablado del peligro de que la Tierra sea impactada, con consecuencias fatales, por un asteroide (escenario, por cierto, dramatizado en múltiples novelas y películas hollywoodenses). De acuerdo con cálculos y predicciones de los astrónomos, existen pocas probabilidades de que esto suceda, al menos en los próximos siglos. Sin embargo, también han reconocido que ciertos comportamientos rompen con los patrones preestablecidos de trayectorias. Por ejemplo, en 2013, un asteroide penetró sin previo aviso la atmósfera terrestre. El ángulo en el que viajaba así como su tamaño considerablemente pequeño evitaron que, a pesar de arribar a una velocidad de 60,000km/h, ocasionara mayores daños tras aterrizar en Rusia.  

Guerra nuclear / biológica / química

Aunque resulte increíble que a estas alturas de la trayectoria supuestamente evolutiva del ser humano aún estemos amenazados por conflictos bélicos que pudiesen, virtualmente, terminar con nuestra especie, lo cierto es que es algo plausible. La sofisticación tecnológica del armamento, así como la diversificación del mismo (abarcando campos como el clima, la bioquímica y otros), aunado a perturbadas agendas geopolíticas, financieras, dogmáticas, etc., nos impiden descartar que un eventual cataclismo pudiese ser cortesía de una guerra.

Extinción de las abejas

Durante la última década se han denunciado indicadores alarmantes alrededor de la desaparición masiva de colonias de abejas. Más allá de lo lastimoso que esto puede parecer, el mayor problema es que las abejas son una pieza fundamental dentro de la biodiversidad planetaria –recordemos que son las responsables de una buena parte de la polinización que permite a la flora propagarse. Hace apenas tres meses se declaró "oficialmente" a la abeja en peligro de extinción, luego de que se confirmara que cuatro especies de abejorros se han extinguido en Europa, y la tendencia señala situaciones similares en Norte América y China.

Casi una tercera parte de la producción global agrícola depende de la polinización animal (protagonizada por las abejas de miel). Causas que incluyen misteriosas plagas aparentemente causadas por parásitos, el uso de pesticidas que indirectamente afectan de manera fatal a las colonias de abejas, o una sinergia de causas destructivas, están provocando una acelerada desaparición de la población de abejas en el mundo.

Todo parece indicar que si termináramos con las abejas sería cuestión de tiempo, y poco, para que el planeta, o al menos la humanidad, colapsara. 

Cambio climático

Este es uno de los temas más polémicos entre los medios y la comunidad científica. A pesar de que existen diversas opiniones al respecto, lo cierto es que hay numerosas pruebas de que algo está ocurriendo dentro de los ritmos climatológicos de nuestro planeta. Uno de los aspectos más preocupantes dentro de este gran fenómeno es el calentamiento global (más allá de las posturas, los años más calurosos de los que se tiene registro en la historia del planeta se han registrado durante la última década).

Aparentemente este cambio climático es provocado, o al menos acelerado notablemente, por la actividad humana. La cantidad de carbono emitida, complementada con otra serie de prácticas en las que hemos incurrido masivamente, parecen ser factores determinantes en el origen de este proceso. Incluso, más de un especialista advierte que, lamentablemente, hemos pasado ya el "punto de no retorno", es decir, podría ser ya demasiado tarde para revertir este proceso que terminará por alterar todos los ecosistemas existentes y, en el ínter, sepultará bajo el agua a una buena parte de las ciudades costeras.

Todo parece indicar que, al menos en cuanto a probabilidades, el cambio climático es la principal amenaza que hoy enfrenta la raza humana.  

 

Dime dónde vives y cuánto ganas, y te diré cómo es probable que mueras

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Existe una radical diferencia entre las causas de muerte y las expectativas de vida entre países considerados como ricos y aquellas naciones que ocupan los últimos escaños en cuanto a ingresos

rich-nations-poor-nations

La muerte es uno de los comunes denominadores que compartimos todos los seres humanos. Sin embargo, la forma en la que morimos, así como la expectativa de vida, varía significativamente de acuerdo al país en el que vives y, sobretodo, a tu posición socioeconómica. 

El Banco Mundial reconoce a 213 países, los cuales esta organización divide en tres grupos: aquellos con ingresos altos (39,312 dólares anuales), medios (4,721) o bajos (664). Y, aunque comprensible, no deja de resultar sorpresivo que las principales causas de muerte entre uno y otro grupo difieran esencialmente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, si vives en un país (o en un entorno) económicamente privilegiado, es decir, perteneciente al grupo 1, lo más probable es que mueras de un infarto cerebral, un paro cardíaco o un mal respiratorio (incluyendo cáncer y enfisema pulmonares). En cambio, si eres uno de los 34 países más desafortunados en cuanto a ingresos, el grupo 3, entonces lo más probable es que la muerte se te presente disfrazada de una infección respiratoria, VIH o diarrea.

Pero, como mencionábamos, la radical distinción no sólo incluye las causas de muerte, ya que también existe una drástica diferencia en cuanto a la expectativa de vida. Mientras que, en promedio, aquellos que forman parte del grupo 1 sobrepasarán los 70 años, en los del grupo 3, en alarmante contraste, sólo 6 de cada 10 personas logran superar la barrera de los 15 años de vida. 

Un pretexto más para dedicarle unos momentos de reflexión a la indignante desigualdad que impera en este, nuestro planeta.