*

X

TOP: 10 palabras intraducibles del inglés

Arte

Por: pijamasurf - 07/07/2014

El inglés es uno de los idiomas más libres, por lo cual abunda en términos que no tienen equivalencia ni traducción precisa

shakEn sus Investigaciones filosóficas, Ludwig Wittgenstein especuló sobre la posibilidad de que un león hablara, que tuviera un lenguaje articulado similar a cualquiera que ha desarrollado el ser humano. Sin embargo, aseguró el filósofo, “si un león pudiera hablar no lo entenderíamos, porque imaginar un lenguaje es imaginar una forma de vida”. El lenguaje surge de una realidad específica, con su tiempo y su espacio, sus prácticas y una vasta red de significantes que se anudan de formas caprichosas y, sobre todo, imprevisibles.

Desde cierta perspectiva, este es el fundamento de “lo intraducible”. Incluso sin pensar en que un animal pudiera “hablarnos”, sabemos que cada idioma tiene términos que transitan con dificultad hacia otros territorios lingüísticos, ya que no tienen “traducción literal” o equivalente.

¿Cómo traducir la “saudade” del portugués o la “lítost” del checo? ¿Qué palabra de nuestro español expresa el sentimiento de estar solo en el bosque que se condensa en el vocablo alemán “Waldeinsamkeit”?

El idioma inglés es particularmente único en este aspecto: es creativo por naturaleza, lúdico y espontáneamente inventivo (aquí una buena opción para viajar y experimentar su particular atracción). En buena medida gracias a su tradición barroca (con Shakespeare a la cabeza), pero también por su renuencia a instaurar una Academia de la Lengua, el inglés se ha desarrollado con una libertad desconocida en otros idiomas. De ahí que existan numerosas palabras propias  cuya traducción se complica hasta casi volverse imposible. A continuación, algunos ejemplos:

 

1. Serendipity

Encontrar algo que es al mismo tiempo inesperado y afortunado. El descubrimiento de la penicilina es el ejemplo clásico de “serendipitia” (según la castellanización de la palabra). Aunque Alexander Fleming investigaba el comportamiento del virus de la influenza, un cultivo olvidado de estafilococos examinado después de una temporada de vacaciones de dos semanas devino en el hallazgo del primer antibiótico farmacéutico de la historia.

 

2. Gobbledygook

Si un texto abunda en jerga al grado de que parece incomprensible, entonces se le califica de gobbledygook. Esta especie de “parloteo” se caracteriza, además, por lindar con lo absurdo. En español podría tener cierta semejanza con la palabra “jerigonza”, célebre por uno de los sonetos de Quevedo contra Góngora y los poetas culteranos.

 

neville-scholes-bromance

3. Bromance

Si por apócope usamos bro (por brother) y lo unimos con romance tenemos bromance. Se trata de una palabra extraña para definir una situación también muy específica: esa atracción-no-necesariamente-homosexual que hay entre dos hombres que son muy muy cercanos, una amistad profunda que, desde la década de los '90, tiene su propio término.

 

4. Spam

Gracias a internet, el correo electrónico y los mensajes que aseguran que nos ganamos la lotería del Reino Unido o que un príncipe en África necesita nuestra ayuda económica, sabemos qué es el spam. Pero… ¿podríamos traducirlo sin recurrir a una explicación tan extensa?

 

5. Pimp

Pimp es un verbo que se refiere al acto de mejorar algo (un coche, una casa, una página de internet, una bicicleta, etc.), casi siempre adornándolo. En español, coloquialmente, se ha adoptado la forma pimpear.

 

6. Okay

Esta palabra es sumamente común y quizá por eso hemos perdido de vista su singularidad. Pero, ¿qué significa en realidad okay? ¿Una expresión de asentimiento con un poco más de personalidad que un simple “sí”?

 

7. Insight

Insight es un término que se ha utilizado en distintos ámbitos y quizá por eso ha adquirido matices que resulta difícil conservar cuando se le intenta traducir a otros idiomas. Intuición, sagacidad y perspicacia pueden funcionar como equivalentes, pero no siempre tienen la precisión deseada.

 

8. Issue

Quizá esta palabra es sencilla, pero en los últimos años su uso coloquial la ha dotado de un sentido particularmente familiar. Un issue es un problema, un asunto, una dificultad a veces pequeña que de pronto parece no pasar por el lenguaje verbalizado.

 

9. Trade-off

Si cambias algo por otra cosa y la transacción implica un sacrificio por una ganancia, te encuentras en una situación que en inglés se define como trade-off. En ajedrez, por ejemplo, puede ser que un jugador decida perder una pieza valiosa para conseguir una mejor posición en el tablero o para atraer a su rival a una trampa.

 

Head in Hands 

10. Facepalm

Entre los muchos términos que internet ha puesto en circulación, facepalm puede ser uno de los más divertidos. Su definición sería algo como: “el gesto (explícito o sugerido) de llevar la palma de la mano a la frente como signo irónico de desaprobación ante algo que se escucha o se mira y que se considera absurdo, ilógico o tonto”.

 

“Es lo que hacemos y lo que somos lo que da sentido a nuestras palabras”, sostuvo Wittgenstein, algo que es evidente en estos términos y expresiones anclados de lleno en los hábitos de una sociedad, sus acciones cotidianas o los gestos que se intercambian cara a cara y persona a persona, sutilezas de las que podemos darnos cuenta sólo cuando tenemos contacto con ese idioma, con su entorno y las personas que lo utilizan. Para verdaderamente entender y vivir este universo del inglés es necesario aprender no sólo el idioma sino integrar la cultura, algo que ofrece Kaplan International.

Funcionarios mexicanos gastan 300 mil pesos en botanas para ver partidos de futbol

Por: PijamaSurf Mexico - 07/07/2014

Ser empleado público en México equivale a tener privilegios que rayan en lo ridículo

segobLa opulencia de los políticos ha sido un tema recurrente en México y en muchos países. El circuito de funcionarios públicos está acostumbrado a no rendir cuentas y hacerse de vidas que de otra forma no habría tenido; en síntesis, a llenar sus complejos aspiracionales desde su ventajosa posición.

Recién se reportó como algunos empleados de la Secretaría de Gobernación (Segob) aseguran que esta instancia gastó hasta 300 mil pesos en los tres partidos que  jugó la selección mexicana. El gasto se hizo entre la renta de pantallas, la instalación de toldos y  la compra de algunas botanas.

Este capítulo es sólo uno más de los excesos que se suceden en la administración pública mexicana. La rendición de cuentas no sólo es poca sino que el órgano encargado de vigilar el gasto público, la Secretaría de la Función Pública, prescinde de funciones para imponer sanciones penales a los corruptos.

Según algunas declaraciones hechas al periódico Reforma, se destinaron 60 mil pesos para rentar la pantalla gigante y seis televisores de tamaño casero instalados en la explanada de la sede, y –por la  temporada de lluvias– unos 45 o 50 mil pesos. Además, la comida de los dos últimos partidos fue cargada al erario público. En la Cámara de Diputados también se ofrecieron carnitas y refrescos.