*

X

Comer materia fecal podría curarte de múltiples enfermedades

Salud

Por: pijamasurf - 07/26/2014

Los trasplantes fecales podrían ser uno de los probióticos más efectivos

fecal-transplant-3Antes habíamos visto cómo comer un poco de tierra puede considerarse bueno para la salud; ahora consideremos por qué comer heces fecales podría ser una importante herramienta para sanar diversos padecimientos. En los dos casos la clave tiene que ver con las bacterias y demás microorganismos que pueden encontrarse en las heces fecales y en la tierra, los cuales son vitales para mantener el balance del microbioma humano (el ecosistema que formamos junto a nuestra flora intestinal).

El New York Times reportó sobre un caso extremo en el que un paciente no respondía a antibióticos luego de contraer una infección de Clostridium difficile que lo había dejado ya en un estado en el que tenía que utilizar una silla de ruedas por la constante diarrea que padecía. Su médico, el Dr. Khoruts de la Universidad de Minnesota, recurrió in extremis a un trasplante, en este caso, de su esposo. Para poder darle la bacteria sana de su esposo, el Dr. Khoruts mezlcó una solución salina con el excremento del hombre. Increíblemente, la diarrea desapareció en un día y no regresó. Al analizar los microbios de esta mujer, el Dr. Khoruts descubrió que las bacterias de su esposo habían colonizado su intestino, precipitando la cura de su enfermedad.

Este procedimiento es conocido como bacterioterapia o trasplante fecal y ha cobrado cierta popularidad en los últimos años como un medio efectivo para restaurar la flora intestinal --muchas veces dañada por el uso de antibióticos. 

El Dr. Paul Jaminet señala que esta terapia bacterial puede hacerse también simplemente comiendo las heces fecales de una persona sana o insertándolas en el recto --aunque siempre es recomendable tener supervisión calificada. Recomienda tomar mucha agua después de comer las heces fecales, para que las bacterias laven el estómago y rompan la barrera de ácido. 

Los trasplantes fecales podrían ser los mejores probióticos disponibles, ya que suele ser difícil encontrar exactamente la cepa de bacterias necesaria y la mayoría sólo se basan en lactatos. Algunos doctores recomiendan probióticos basados en la tierra (soil-based) o incluso los que se pueden obtener de alimentos fermentados como el kimchi, la col agria, los búlgaros o, en México, el pulque.

La importancia de los probióticos en la dieta no debe subestimarse, ya que mantener un equilibrio en nuestra flora intestinal es vital para tratar diversos padecimientos como la enfermedad de Crohn, la disbiosis, el síndrome de intestino irritable, Candida e incluso diversas enfermedades mentales, como sugiere el trabajo de la Dra. Natasha Campbell

El ser humano tiene 10 veces más células bacterianas que propiamente humanas y la gran mayoría de neurotransmisores son producidos en el intestino, a la vez que nuestro microbioma forma nuestro sistema inmune adquirido. Es importante recordar y saber que cuando nos alimentamos también estamos alimentando a este delicado ecosistema con el cual formamos un superorganismo.

Así que recuerda, con un aire de poesía escatológica: comer caca te puede hacer más fuerte. Y si tienes un amigo muy sano, quizás sea el momento de pedirle un regalo cuando vaya al baño. Lazos coprofílicos que sanan.

 

¿Por qué Harvard eliminó a los lácteos de su lista de "alimentos sanos"?

Salud

Por: pijamasurf - 07/26/2014

Las personas adultas no necesitan consumir leche; no existe evidencia de que mejore la salud de los huesos y, además, la mayoría de la gente en el mundo es intolerante a la lactosa

coolest_celebrity_got_milk_ads

Los gobiernos, con ayuda de los científicos, diseñan pirámides de alimentos recomendables y difunden esta información como una guía para la dieta de la población. En muchos casos, estas recomendaciones son obsoletas, basadas en creencias o en estudios que no han logrado mantenerse con el paso del tiempo; asimismo, muchas de estas recomendaciones científicas están comprometidas por conflictos de intereses, ya sea por el lobby de compañías de alimentos o por la participación de científicos con vínculos a compañías privadas que promueven ciertos alimentos y farmacéuticas que se benefician de cierto tipo de alimentación.

En Estados Unidos, la pirámide alimenticia oficial recomienda tres vasos de leche diarios. Seguir esta recomendación al pie de la letra, sin embargo, podrían tener consecuencias deletéreas para la salud. La pirámide alimenticia oficial basa su recomendación en la idea de que la leche es una importante fuente de calcio, potasio y vitamina D; esto principalmente para supuestamente mantener los huesos sanos. Sin embargo, un estudio científico con seguimiento de varios años realizado por investigadores de la Universidad de Harvard muestra que no existe relación entre el consumo de leche y un menor riesgo de fracturas de huesos. 

Según el Dr. David L. Katz, de la Universidad de Yale, "existe clara evidencia de que el consumo de lácteos no es esencial para un ser humano adulto. Poblaciones que toman mayormente agua, comen plantas, se ejercitan y reciben luz solar --una combinación en rápido declive-- tienden a tener huesos y corazones más fuertes, menos cánceres, infartos y diabetes". Pese a lo que nos ha hecho creer el marketing, poblaciones con menos consumo de leche que en Estados Unidos (pero mayor exposición al Sol) tienen menos índice de osteoporosis. Así que al parecer lo importante es recibir un poco de vitamina D del Sol y no de la leche, la cual es mejor absorbida. Asimismo, existen mejores fuentes de calcio (como la tortilla) y de potasio (como ciertas frutas) que la leche.

HEPApr2013Walter Willett, nutriólogo del departamento de Salud Pública de Harvard, señala categóricamente que nuestros hábitos de consumo de leche son un riesgo para la salud. "Existe mucha información que apunta a que existe una correlación entre el cáncer de próstata y el alto consumo de leche. Y tenemos evidencia mixta que apunta a que tomar tres vasos de leche al día está asociado con el cáncer en los ovarios". Willett añade también que no hay evidencia que sostenga que el consumo de leche ayude a mejorar la salud de los huesos. Por esto, desde hace un par de años, Harvard eliminó a los lácteos de la configuración de su pirámide de alimentos sanos.

Uno de los problemas que tiene el consumo masivo de leche tiene que ver con que la leche contiene lactosa. Para digerir este disacárido se debe de descomponer en partes más pequeñas, lo cual requiere de la enzima lactasa. Todos los mamíferos hacemos lactasa en la infancia pero, en la mayoría de los casos, después dejamos de producirla. Para algunas poblaciones humanas poder digerir lactosa evolucionó como una ventaja adaptativa, lo que hace que algunas etnias tengan en mayor medida está habilidad. Sin embargo, la mayoría de las poblaciones tiene cierta intolerancia a la lactosa.  

Algunas personas incluso hacen una lectura racista en torno al marketing cultural de la leche: una bebida blanca para la raza blanca. En Estados Unidos cifras muestran que más de 90% de los asiático-americanos, 74% de los nativoamericanos, 70% de los afroamericanos y 53% de los méxico-americanos son intolerantes a la lactosa, mientras que sólo 15% de las personas caucásicas lo son. Personas que tienen un intestino permeable (leaky gut) pueden sufrir de acidez, ardor, gases, inflazón, diarrea y otras reacciones (algunas de las cuales reaccionan en conjunto con el gluten) cuando toman leche (algo que, en un círculo vicioso, contribuye a su vez a tener un intestino permeable).

En realidad, los beneficios asociados a los lácteos tienen que ver con un arquetipo que podemos llamar oral-maternal (la leche nos remite como memoria corporal a la infancia y a la madre) y a las bacterias que contienen cuando han sido fermentados --no cuando están pasteurizados, algo que además impide que la misma leche contenga la enzima lactasa y ayude a digerirla. Sin embargo, las bacterias bacilo que contiene la leche (especialmente el yogurt), que contribuyen a la salud del microbioma humano, pueden ser obtenidas de otros alimentos fermentados o consumiendo probióticos. Como suelen decir: la leche de vaca es el alimento perfecto, pero sólo si eres un becerro.