*

X

Científicos rusos planean reconstruir la torre de Tesla para abastecer al mundo de energía libre

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/08/2014

Los hermanos Leonid y Sergey Plekhanov creen que pueden cumplir el sueño cósmico de Nikola Tesla de proveer energía libre para todo el mundo

tesla_broadcast_tower_1904

Dos científicos rusos planean realizar el proyecto para transmitir energía inalámbrica que fuera parte central del trabajo visionario de Nikola Tesla, el brillante inventor serbio que creía que se podía utilizar la energía del cosmos para alimentar gratuitamente a la Tierra. Tesla construyó  un prototipo, la Wardenclyffe Tower, pero no logró llevar a cabo su sueño; ahora Leonid y Sergey Plekhanov, del Instituto de Tecnología y Física de Moscú, dicen haber estudiado el trabajo de Tesla y creen que podrán materializar su ambicioso proyecto para dotar al hombre de energía libre y encender la mecha del cielo.

Los hermanos Plekhanov se encuentran levantando fondos --dicen necesitar 800 mil dólares-- para construir una Torre de Tesla 2.0, que incluye también paneles solares. ¿Hasta que punto esto es oportunismo subido en los hombros de un gigante esotérico? ¿O se trata de ciencia libertaria, el sueño humanitario del fuego de los dioses? Es difícil decir, aunque seguramente el grueso de la ciencia y la academia descartaría el proyecto, atribuyéndolo a un disparate digno de los programas secretos de la KGB.

Los autores del proyecto, que se encuentra en etapa de crowdsourcing, creen que las necesidades de energía eléctrica de todo el planeta pueden ser satisfechas con la instalación de un panel solar de 316 x 316km posicionado en el desierto cerca del ecuador. Su argumento se basa en una "interpretación creativa" de la teoría de Tesla supuestamente confirmada a través de un software Ansoft HFSS. 

 

En sus viajes por el Sistema Solar los robots se han convertido en los grandes fotógrafos de nuestra época, brindándonos una nueva veta de inspiración poético-visual

ESP_035143_1325

Y ahí van, hacia Marte, sólo por el placer del viaje, pensando que encontrarán un planeta como el cristal de un vidente, en el cual leer un futuro milagroso. Pero encontrarán, sin embargo, una imagen deteriorada de ellos mismos. Marte es un espejo, no un cristal.

Ray Bradburry, Crónicas marcianas

Durante siglos, los paisajes marcianos han estimulado nuestra imaginación como la proyección más ansiada del exotismo espacial. En los últimos años hemos podido empezar a materializar las anticipaciones de la ciencia ficción en imágenes captadas por las cámaras dentro de los vehículos exploradores que estudian el planeta rojo. Sin duda uno de los fenómenos sobresalientes dentro de esta nueva imaginaria colectiva tienen que ser las dunas de Marte, sistemas que muestran que pese a lo que se podría pensar este planeta tiene un sistema meteorológico dinámico que, literalmente, va cincelando la Tierra (con el trípode colérico de la deidad marcial).

La cámara (HiRISE) del Mars Reconnaissance Orbiter ha estado monitoreando este año los enigmáticos campos de arena (el término exacto es "regolita") de Marte, registrando alteraciones morfológicas y regalándonos estos paisajes que evocan abstractas pinturas con una textura casi lisérgica. Vemos en las imágenes ondulaciones en las dunas, manchas que marcan la migración de estas protuberancias y pequeñas cascadas de arena. Los robots espaciales se han convertido en los fotógrafos que generan las imágenes más estimulantes de nuestra época.

La morfología de las dunas está definida por la dinámica de los vientos; la tierra es labrada por el pincel eólico que en su trazo es un código de tiempo.

Arriba en la imagen vemos una duna en un cráter en los altos del sur captada cuando el Sol se encontraba 5 grados sobre el horizonte. Las parcelas azules --que han sido aumentadas digitalmente-- son acumulaciones de escarcha que marcan la llegada del invierno a este hemisferio.

marsd-dunes

 

En este campo de dunas cerca del cráter Mawrth Vallis podemos ver una formación en V aparecer, como si se tratara de un "font" hiperdimensional en una topografía plana. La formación en V aparece en la naturaleza en el vuelo de algunas parvadas que maximizan su eficacia al tomar altura en la atmósfera, sirviéndose de los pequeños vórtices que generan las alas de las aves que vuelan por delante. En este caso tenemos grafittis vorticiales naturales marcianos derritiéndose. 

 

mars-lsd

 

Dunas al extremo norte marciano emergen del invierno cubiertas en hielo de dióxido de carbono. La superficie se descarapela para recibir a la primavera en esta imagen tomada el 16 de enero de 2014 por HiRISE.

Un espejo también para una excursión de psiconáutica líquida. "Snowboard de pixeles en Marte".

 

changing-dunes-670x440-140505-jpg

HiRISE convierte a la superficie marciana en un lienzo donde registrar la dinámica morfológica del viento y los granos de regolita, tonos y texturas que son caricias eólicas.

 

themis-mars

 

La críptica belleza de las dunas en el cráter Temis, formando una especie de convolución cerebral concéntrica, una formación en C. 

Las dunas son indicadores únicos de la interacción entre la atmósfera y la superficie; se acumulan donde existen granos arenosos que son arrastrados por la saltación provocada por los vientos. Estudiar las dunas es parte de la ciencia atmosférica pero también sedimentaria; los vientos son influenciados por cambios en los parámetros de la órbita de Marte, por lo que esta "lectura de arena" es una fuente de enorme cantidad de información interrelacionada.

 

mars-dunes-06-670x440-140114

En la Tierra se ha observado también una poética relación fractal entre las nubes y las dunas, que encarna la idea de que la Tierra es el espejo del cielo. Para seguir con este juego micro-macro-cósmico, los invitamos también a darse una vuelta por el paisaje interior de los granos de arena, que contienen mundos dentro.

dunes-hellas-basin-mars

Relieve de dunas en la cuenca de Hellas (la Grecia marciana), rasguños en la piel de Ares. 

Twitter del autor: @alepholo